La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 8 de julio de 2020

Preocupación en la comuna y la posibilidad de dar marcha atrás

El PAMI envió infectólogos al Hospital Houssay por el brote de coronavirus, donde ya se registraron cerca de 19 casos, la mayoría de ellos en las últimas horas. En la Municipalidad evalúan las medidas a adoptar. "No se descarta una vuelta atrás y cerrar algunas actividades", admitieron.

Municipalidad de General Pueyrredon.

Por Marcelo Pasetti

Los llamados entre el intendente Guillermo Montenegro y sus colaboradores se multiplicaban. Con el correr de las horas, en la tarde se iban recibiendo informes extraoficiales sobre nuevos casos de contagios de coronavirus, en la peor jornada para Mar del Plata desde que se inició la pandemia. Este miércoles casi se duplicaban los casos activos. En tan solo 24 horas pasaban de 15 pacientes contagiados a 29.

A las 21, ya eran al menos catorce los nuevos casos en la ciudad, mayoritariamente del Hospital Houssay (11), entre personal y familiares de pacientes.

“Vamos a tener muchos casos más. Lo del Houssay va a generar decenas de casos más. Y hay mucha bronca porque evidentemente se hicieron las cosas mal. Durante muchas horas no tuvimos interlocutores cuando había que actuar con urgencia, cuando se necesitaba, entre otras cosas, la lista de las visitas a los pacientes del fin de semana para aislar a todos los que podamos”, señalaba uno de los más estrechos colaboradores del intendente.

Mientras tanto trascendía que autoridades del PAMI a nivel nacional -el Hospital depende de la obra social nacional de los jubilados- “bajaron” este miércoles a Mar del Plata para hacerse cargo del manejo de la delicada situación.

De hecho, el intendente Guillermo Montenegro se comunicó con la titular del PAMI, Luana Volnovich, poniéndose a disposición para cualquier tipo de ayuda. Fue en el marco de esa charla que Volnovich le comentó que estaban enviando a la ciudad infectólogos y personal especializado para atender el brote.

A través de un escueto comunicado, el Hospital -ubicado en Juan B. Justo al 1700- informaba que tenían cuatro trabajadores contagiados, tratándose de tres enfermeras y una mucama. Nada se decía de los tres familiares de una paciente que también arrojaron resultados positivos en los testeos, tratándose del marido y los dos hijos de una mujer allí internada que sería de Villa Gesell. “Va a haber muchos casos más de familiares. La cadena de contagios se habría iniciado con un enfermero de 41 años con altísima carga viral que se contagió el jueves 2 de julio, cuando Mar del Plata llegaba a los 53 casos. Al momento de escribirse estas líneas, los casos ascendían a 76, con 29 activos, registrándose así la cifra récord desde el primer caso notificado el 12 de marzo pasado.

Poco después de que se anunciaran nuevas flexibilizaciones para la ciudad -más deportes y una ampliación en los horarios de atención de los cafés- se recibían con preocupación los informes sobre los nuevos contagios.

“Quizás haya que cerrar toda la ciudad, volver a dar marchas atrás y suspender obras privadas e industrias por esto. No sabemos cómo va a terminar pero en las próximas horas, a partir de la escalada de casos que puedan llegar a venir debido a lo del Houssay, evaluaremos. Siempre dijimos que no nos temblaría el pulso y la prioridad es y seguirá siendo cuidar la salud de los marplatenses y batanenses. Lo que da mucha impotencia es que estemos haciendo un esfuerzo tan grande, con los retenes, con la responsabilidad de los comerciantes, para que todo se derrumbe desde un espacio donde, evidentemente no se hicieron bien las cosas”, refirió uno de los hombres de más confianza del intendente.

¿Hipótesis que se manejaban? “Tenemos que esperar los informes y los resultados de los testeos que se están realizando. A esta hora no me animo a decirte una cifra pero no tengo dudas de que van a ser muchísimos los contagios que provendrán de allí”, se escuchó cerca de la secretaria de Salud, Viviana Bernabei. Desde esa dependencia se confía en que se pueda controlar todo lo relacionado al Houssay.

También, se coincidió en señalar, todo dependerá de la cantidad de camas que se ocupen en las próximas horas para la atención de los nuevos pacientes, y la gravedad de los cuadros. “Hasta ahora, la mayoría no son pacientes graves. Para ser claros, no fue necesario aún acudir a respiración asistida en ningún caso, pero todo puede cambiar en cuestión de horas. Entre mañana (por este jueves) y el viernes tendremos un claro diagnóstico. Estamos muy preocupados”, admitieron fuentes municipales que añadieron que “ahora es fundamental controlar este brote del Houssay. Esta piña entró”, graficó uno de los funcionarios.

Si bien hubo dos casos más en un geriátrico -ya son 4 allí, dos pacientes y dos empleados-, las miradas apuntan al Houssay.

“Lo del geriátrico es mucho más claro. Ya fue hisopado todo el personal y este jueves estarán los resultados de los testeos a los residentes”, expresó la fuente.

“Tres días con los resultados de hoy y el lunes hay que volver todo a cero. Porque en las últimas 24 horas casi se triplicaron los nuevos contagiados”, se señalaba también cerca del intendente.

Las próximas, entonces, serán horas de definiciones.