La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 10 de agosto de 2020

Preocupación por el avance de un proyecto inmobiliario en Lago Stantien

Un grupo desarrollador busca edificar viviendas y locales comerciales en el predio de terrenos fiscales. El lugar es mantenido hace 12 años por vecinos, cooperativistas y la asociación civil Lago Stantien. El proyecto avanza en el Concejo Deliberante.

El predio de Lago Stantien está compuesto por seis manzanas fiscales en la avenida Luro entre las calles Pigüe y Coronel Czetz,

Vecinos, cooperativistas e integrantes de la asociación civil Lago Stantien sacaron a la luz la preocupación que reina en el barrio Jorge Newbery ante la inminente posibilidad de que un proyecto inmobiliario -bajo tratamiento en el Concejo Deliberante- se emplace sobre el predio de tierras fiscales que funciona como un pulmón verde en la zona y que ellos mismos se encargan de mantener en condiciones desde hace 12 años.

Las alarmas en el barrio se encendieron cuando, sin ser notificados, un proyecto privado para construir viviendas y locales comerciales sobre los terrenos volvió a cobrar impulso, luego de haber quedado frenado por algunos meses debido a la pandemia de coronavirus.

El proyecto sostenido por la firma Emprendimientos Fincas de Stantien SA fue tratado en su momento en la comisión de Obras del Concejo Deliberante y la semana pasada fue abordado en Legislación, con la participación del grupo inversor, el estudio de arquitectura y el secretario de Obras y Planeamiento Urbano de la comuna, Jorge González.

El avance del proyecto cayó como “un baldazo de agua fría” en el barrio Jorge Newbery y más aún entre los integrantes de la asociación civil Lago Stantien y las cooperativas La Unión y Nuevos Horizontes, que se encargan de limpiar, cortar el pasto y mantener en condiciones al espacio verde.

Días atrás, los vecinos y cooperativistas realizaron una jornada de limpieza para expresar su preocupación, tanto por la pérdida del espacio verde como por la intención de “interrumpir” el cauce del arroyo El Cardalito.

“La asociación civil Lago Stantien y las cooperativas mantenemos limpio ese lugar hace 12 años. La verdad es que nos causaría mucho dolor perder ese espacio, un pulmón verde para todos los vecinos”, indicó a LA CAPITAL la secretaria de la entidad, Norma Romero.

La postura de los vecinos no se opone al desembarco del proyecto inmobiliario. Sí les molestó no haber sido notificados. Se enteraron por los medios. Pero cuestionan que solo se pretenda dejar una manzana como espacio verde y exigen que por lo menos dos de los seis terrenos cumplan esa función.

“Nosotros con lluvia, frío o calor mantenemos el lugar, que es un espacio de paseo y recreación. No nos oponemos a que haya desarrollo y se genere trabajo, pero queremos que nos tengan en cuenta y nos escuchen”, apuntó Norma Romero.

Frente al avance legislativo de la propuesta, los vecinos analizan la posibilidad de solicitar la Banca 25 para expresarse en el Concejo Deliberante o bien participar del debate en las comisiones internas, para acercar su postura.

Otra de las preocupaciones está relacionada con el futuro del arroyo El Cardalito. “Para desarrollar este proyecto deberían entubar una parte del arroyo y no estamos de acuerdo, somos vecinos, cuidamos el espacio y merecemos ser escuchados”, dijo la secretaria de la asociación civil Lago Stantien, quien insistió: “Aceptamos que haya urbanización, pero nos duele perder este pulmón verde para los vecinos del barrio”.

El proyecto

El proyecto en cuestión está en tratamiento en el Concejo Deliberante y contempla la construcción de viviendas (duplex) y oficinas comerciales en el macizo de tierra delimitado por la avenida Pedro Luro y las calles Pigüé, Rivadavia y Czetz.

Se proyecta la construcción de casas en dos plantas con retiro al frente y jardín atrás, con hasta 3 dormitorios y un sector de uso comercial y de servicios.

Incluye además la apertura de la calle San Martín y el despliegue de “una propuesta integral de urbanización con un gran contenido paisajístico”.

De acuerdo con el expediente que se trata en el Concejo, el proyecto mantendría “un alto porcentaje de permeabilidad de los suelos” y se dotará al lugar de “equipamiento urbano”, transformándolo en un espacio de “esparcimiento” para el barrio.

La concejal radical Cristina Coria salió a defender la iniciativa: “El proyecto urbanístico muestra un compromiso con la preservación del valor ambiental e histórico del lugar y en consolidar la zona. Y es muy positivo el enfoque de la Secretaría de Obras tendiente a la interacción de lo público con lo privado para mejorar la infraestructura, revalorizar zonas y acercar los servicios a los vecinos de los diferentes barrios de la ciudad”.