La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Zona 19 de mayo de 2020

Punto Limpio: un proyecto que fue creando conciencia ambiental en Miramar

Si bien restan muchos temas por delante en cuanto al tratamiento y disposición final de residuos, la creación de un centro de reciclaje no solo trajo un espacio de trabajo para los recolectores, sino que incentivó a la comunidad a avanzar en la separación domiciliaria. A un año de su puesta en marcha, los resultados son alentadores.

Recicladores realizando su tarea diaria en el "Punto Limpio".

MIRAMAR (Corresponsal).- El 17 de mayo de 2019 se ponía en marcha un proyecto anhelado desde hace bastante tiempo: el “Punto Limpio” de Miramar, acondicionado sobre uno de los galpones del viejo ferrocarril.

Allí, organizados en una cooperativa, los recicladores podían comenzar a ejercer su trabajo de manera adecuada, ya que hay quienes viven de los que otros descartan y más allá que es su fuente de ingresos, generan un beneficio global al disminuir la contaminación ambiental por cantidad de residuos que se disponían en el predio de relleno sanitario.

De acuerdo a la información oficial, hasta el momento se reciclaron -y en gran parte comercializaron-, 15 toneladas de papel, 17 de cartón, 22 de plástico, 12,5 de hierro, 6 de chapa y 37 de vidrio, entre otras cosas.

Claro que para ello se necesitó un fuerte impulso de las autoridades municipales quienes conscientes de una cuenta pendiente, la creación de la ansiada planta de reciclaje, se encargaron de poner en valor una vieja estructura inutilizada para que los trabajadores desarrollen su actividad diaria.

Por otra parte, cuando ya pasó un año del comienzo de este proyecto, y pese a que se debe mejorar la actitud general sobre el cuidado del medioambiente, la comunidad residente y turistas que llegan en temporada estival, toman cada vez más consciencia de los beneficios del reciclaje y reutilización de residuos, por lo que significó sin dudas un paso adelante.

“Fue una planificación del ex director de Gestión Ambiental, Guillermo Jorge, quien lamentablemente falleció pero nos dejó muchas enseñanzas en materia ambiental. La cuestión era empezar a cambiar las costumbres de la comunidad, por eso se dio la oportunidad que aquellos interesados empezar con el reciclado tuvieran el punto limpio a su alcance”, dijo a LA CAPITAL el secretario de Producción municipal, Federico Meaca.

“Otro de los beneficios fue sacar a los trabajadores de la informalidad y todo lo complejo que es estar a la intemperie con otros riesgos en existen en el relleno sanitario. Se van modificando cosas pero la verdad está funcionando correctamente y tuvo muy buena aceptación por parte de la comunidad”, aseveró el funcionario.

Como precaución sanitaria -teniendo en cuenta el Covid-19- cuando llega material para reciclar, los agentes por recomendación de las autoridades optan por dejarlos, si el clima lo permite, afuera al menos un día. “Está demostrado que el coronavirus baja muchísimo su carga de contagio si nos manejamos de esa manera”, sostuvo Meaca.

“La idea es a futuro replicar este proyecto en las localidades de Otamendi y Mechongué”, agregó.

Relleno sanitario

No obstante, al liberarse el predio de relleno sanitario situado sobre ruta 77 -a unos 8 kilómetros de Miramar-,  hubo gente que se instaló ocupando esos espacios. “Tampoco podemos hacer oídos sordos a quienes tienen la necesidad de trabajar, pero por la pandemia frenamos el ingreso y la actividad. Se manifestaron y los escuchamos, además elaboramos rápidamente un protocolo que fue chequeado por OPDS y el miércoles ya estarán desarrollando sus tareas allí”, concluyó Meaca.