La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 17 de septiembre de 2019

¿Quién dijo que no iba a haber clásicos en esta temporada?

Peñarol y Quilmes jugarán el domingo a las 20 en el Polideportivo. Estará en juego la Copa "Mar del Plata/Banco Provincia". Será el primer amistoso preparatorio para ambos y la ocasión de presentar ante sus hinchas dos planteles prácticamente nuevos.

Buena noticia para los amantes del básquetbol de la ciudad. El clásico parecía haber quedado fuera de agenda para esta temporada. Pero no puede perderse. Dirigentes de ambos clubes y las autoridades municipales se pusieron en línea y organizaron para este domingo un Peñarol-Quilmes de carácter amistoso.

El cotejo se disputará este domingo a las 20 en el Polideportivo “Islas Malvinas” y se pondrá en juego la Copa “Mar del Plata/Banco Provincia”.

Hacia el mediodía corrió fuerte el rumor de la posibilidad de que se concrete este partido siempre esperado, por la tarde pareció desinflarse y en horas de la noche fue plenamente confirmada.

Las entradas se venderán desde el  jueves, en las sedes de ambos clubes. Y podrán conseguirse a precios accesibles, a partir de 300 pesos para las cabeceras.

La ocasión le permitirá a los dos equipos presentar a sus planteles, prácticamente nuevos, ante sus hinchas. Peñarol estrenará a sus cuatro foráneos (el puertorriqueño Gabriel Belardo y los estadounidenses Darryl Jackson, Cory Johnson y Devin Thomas) y a los nacionales Santiago Vaulet, Patricio Tabárez y Franco Barroso, que estarán respaldados por los juveniles que ya tuvieron rodaje la temporada anterior con Leonardo Gutiérrez y que ganaron la última Liga de Desarrollo.

A propósito de los extranjeros, este martes Belardo y Thomas arribaron a la ciudad y este miércoles entrenarán por primera vez en el microestadio “Domingo Robles” junto a sus nuevos compañeros.

El equipo “milrayitas” estará dirigido por Gabriel Piccato, uno de los asistentes de Sergio Hernández en el cuerpo técnico de la Selección subcampeona en el último Mundial de China, quien el viernes entrenará por primera vez con su nuevo plantel.

Será el único partido de Peñarol antes de su debut del jueves 26 ante Bahía Básket por el Torneo Súper 20.

Quilmes, por su parte, viene entrenando con plantel completo desde hace dieciseis días. Manuel Gelpi, el nuevo entrenador, armó un plantel que aúna experiencia y juventud, jugadores probados y apuestas.

El flamante DT recurrió a la experiencia y capacidad de liderazgo del eterno Maximiliano Maciel para guiar a los más jóvenes. Pero el capitán estará respaldado por el “repatriado” Gregorio Eseverri, un jugador muy querido por el hincha de Quilmes, y por el interminable pivote Alejandro Reinick en esa misión.

La gran apuesta quilmeña de la temporada será la permanencia en el equipo de Juan Esteban De la Fuente, pero con roles protagónicos. Y asimismo se espera mucho del interno Jeffrey Merchant, quien ha crecido mucho en sus salidas a préstamo a Petrolero Argentino de Plaza Huincul y Estudiantes de Olavarría.

La base se la repartirán entre Álvaro Merlo y Raúl Pelorosso y desde el banco llegará la energía de los jóvenes Iván Catani, Agustín Lecona, Juan Cruz Germano y Darío Skidelsky.

Después de este partido ante Peñarol, Quilmes volverá a presentarse el sábado 28 en Tres Arroyos ante Estudiantes de Olavarría.

El clásico y su folklore, el primer amistoso para ambos, la presentación en sociedad de muchas caras nuevas y una sorpresa guardada bajo siete llaves son los condimentos de este nuevo clásico que se resiste al ostracismo.