La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 16 de septiembre de 2020

Se negaron a declarar la hija y el yerno de la mujer asesinada en el barrio Jorge Newbery

Este miércoles se presentaron ante el fiscal Juan Pablo Lódola pero rechazaron ser indagados y permanecerán detenido en el Destacamento Femenino y la Alcaidía Penitenciaria Nº 44 de Batán. Están imputados por el homicidio de Mabel Brazuna (64), ocurrido el martes a la tarde en Bolívar al 8500.

La hija y el yerno de la mujer de 64 años asesinada en su casa del barrio Jorge Newbery se negaron a declarar este miércoles en el marco de la causa en la que están acusados por el homicidio y quedaron detenidos en el Destacamento Femenino y la Alcaidía Penitenciaria Nº 44 de Batán, respectivamente.

Los resultados de la autopsia realizada a la víctima, identificada como Mabel Brazuna, precisaron por otra parte que el fallecimiento se produjo a raíz de un golpe que recibió en la cabeza, y no producto de un escopetazo, como se creyó en las primeras horas posteriores al crimen.

Marcela Marcos (33), hija de la mujer, y su novio, Facundo Calieri (30), habían sido aprehendidos minutos después del homicidio, ocurrido en la tarde el martes en una propiedad de Bolívar al 8500, donde también funcionaba la despensa de la víctima. Este miércoles a la mañana, en tanto, se negaron a prestar declaración indagatoria ante el fiscal Juan Pablo Lódola en Tribunales.

Ambos están acusados de haberle robado a la mujer luego haberla asesinado golpeándola “con un elemento contundente” en la cabeza. La víctima fue hallada muerta por su pareja, quien la encontró cerca de las 15 del martes tendida en el suelo, junto a un pasillo que conecta con el patio de la vivienda, donde funcionaba además una pequeña despensa que ella misma atendía.

Fuentes policiales indicaron que el interior de la propiedad estaba “desordenado”, por lo que los investigadores trabajaron sobre la hipótesis de un robo. Tras la intervención de la fiscalía de Lódola y en base a los testimonios de algunos vecinos, se dispuso horas después del crimen la aprehensión de la hija y el yerno de la víctima, ambos con antecedentes por robo.

Una fuente de la causa indicó además que al momento de su identificación, el acusado calzaba unas zapatillas con “manchas hemáticas”. Tras negarse a declarar en los tribunales marplatenses, la hija de la víctima fue trasladada al Destacamento Femenino, mientras que Calieri quedó alojado en la Alcaidía Penitenciaria Nº 44 de Batán.