La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 24 de junio de 2020

Trabajadores de una parrilla reclaman 4 meses de sueldo

Unas 16 personas aguardan respuestas por parte de los propietarios del local gastronómico Los Chicos de Europa, en el centro de la ciudad. Aseguran que no tienen respuesta y exigen ayuda: "Tenemos hambre, no podemos seguir esperando".

Trabajadores de la parrilla Los Chicos de Europa se encuentran reclamando respuestas por parte de sus empleadores ante la falta de pago desde iniciado el periodo de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

A más de tres meses de haber dejado de trabajar, unas 16 personas que desempeñaban tareas en el local gastronómico ubicado en 20 de septiembre y avenida Luro aseguran no tener ninguna certeza acerca de su continuidad laboral. Algunos de ellos tienen más de 18 años de antigüedad en la emblemática parrilla.

Alejandro Orellana, empleado del lugar, habló con LA CAPITAL para visibilizar la situación que atraviesa con sus compañeros y recibir alguna respuesta por parte de los empleadores.

“El comercio cerró el 17 de marzo y al día de la fecha no tuvimos respuesta alguna, solamente inscribieron a algunos de nuestros compañeros en el sistema del ATP-el 50% del sueldo que otorga el Estado-. El resto de los trabajadores que no estaban registrados no cobraron nada: ni marzo ni abril ni mayo ni junio. Y seguramente tampoco lo haremos en julio”, señaló el hombre, quien aseguró que la primera reacción nunca fue salir en los medios, “pero pasaron cuatro meses”, indicó.

Si bien en un principio trascendió que los trabajadores serían reubicados en otros comercios de la misma empresa, Orellana aseguró que eso no fue garantizado. “Necesitamos que se comuniquen con nosotros para llegar a un acuerdo. Dicen que nos van a reubicar. ¿Cuándo? ¿Después de la pandemia? ¿Y mientras tanto qué?”, indagó.

Según señaló el momento que atraviesan los trabajadores es “desesperante”. “Lo que pasa es que tenemos hambre y no podemos seguir esperando. No podemos seguir haciendo cuarentena con la panza vacía”, señaló y agregó: “Somos 16 familias que estamos en la calle y no tenemos ayuda de ningún tipo”.

El emblemático local tiene más de veinte años en el centro de la ciudad, pero hoy, en pleno aislamiento, lejos está de trabajar con delivery: fue vaciado.