La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 14 de junio de 2019

Unos 470 estudiantes no tienen cupo en las “aulas de aceleración”

Se trata de un alternativa pedagógica para aquellos jóvenes entre 15 y 17 años que deban terminar el Nivel Básico de secundaria para pasar al 4°, 5° y 6° de secundaria.

El Consejo de la Niñez, acompañado por autoridades del Suteba local, advirtió que en General Pueyrredon hay 470 estudiantes de entre 15 y 17 años que precisan ser incorporados a “aulas de aceleración” y no tienen cupo.

En comisión de Educación del Concejo Deliberante, la integrante del organismo público creado por ley para la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, la abogada Mariela Gómez, brindó detalles de la situación que se vive en la comunidad educativa local con el “método pedagógico pensado para adolescentes que tienen que completar el Nivel Básico (1° y 2° del secundario), para pasar a ser incorporados a 4°, 5° y 6° año”.

“En marzo una organización territorial llamada ‘La trinchera’ y compañeros de la sociedad de fomento del barrio Nuevo Golf trajeron en conocimiento a la asamblea (del Consejo de la Niñez) que había chicos de entre 15 y 17 años que estaban buscando aulas de aceleración para ser incorporados a su escuela secundaria en función de la obligatoriedad de ésta”, señaló la letrada, y agregó que desde los espacios barriales “ya habían hecho la solicitud para que se abra una de estas aulas en su barrio para poder incorporarse a las aulas de aceleración que ya existían”.

“En función de eso, elevamos un pedido de informe a la Jefatura Distrital, a fin de que nos informen cuáles era esas aulas de aceleración, en qué escuelas funcionaban y qué cupos había para estos chicos que ya estaban con necesidad y con ganas de volver a la escuela. Esa respuesta nunca llegó”, dijo Gómez.

La abogada también destacó que tras un relevamiento realizado por el propio Consejo tomaron conocimiento que “sólo hay 15 escuelas que tienen aulas de aceleración y que la resolución 34 de la Dirección General de Escuelas lo que establece es que esas aulas no pueden tener más de veinte estudiantes”.

“Algunas tienen hoy hasta 40 alumnos, están absolutamente sobrepobladas. Tienen un solo docente que los acompaña y un equipo de orientación, que es el mismo para toda la escuela, que acompaña esas trayectorias educativas a estos jóvenes que todos sabemos que son jóvenes que no solamente han repetido sino que atraviesan distintas situaciones socio-culturales difíciles”, agregó.

De esta manera, la integrante del Consejo de la Niñez manifestó su preocupación por el presente educativo de un gran número de jóvenes de la ciudad.

“Estos chicos no están hoy escolarizados. Hay más 470 en lista de espera. Hoy pudieron llegar los compañeros de la Red Newbery, que es una de las redes donde no hay escuelas con aulas de aceleración. Los compañeros de la Red Batán también querían llegar porque querían tomar la palabra porque hicieron un relevamiento fenomenal: solo en Batán hay 90 estudiantes entre 15 y 17 años que están fuera del sistema educativo y quieren entrar”.
Gómez aseguró que lo que buscan de parte de los concejales que conforman la comisión de Educación es que éstos “ayuden a alzar la voz contra esto”.

“La resolución dice que las aulas de aceleración son por ciclo lectivo, que deberían haber iniciado las clases en el mes de abril. Y si bien se entiende que ya estamos en junio, los compañeros de Suteba y equipos de orientación escolar queremos que al menos se pueda iniciar las clases en el segundo cuatrimestre. En el peor de los casos estarán un año y medio en lugar de un año, pero al menos es mejor a que estén en la calle”, cerró.

La comisión, que este martes solo contó con la presencia de Mario Rodríguez (UCR), Marina Santoro (UC), Verónica Lagos (UC), Balut Tarifa Arenas (UC), Marcelo Fernández (AM) y Angélica González (CC), se comprometió a conformar una jornada de trabajo con las autoridades del Consejo Escolar para abordar la situación y acercar una solución a los estudiantes.