La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Cultura 25 de marzo de 2020

Viajes en el tiempo, aventuras, acción y romance en “La Ruptura del Continuum”

Entrevista con Marisa Potes sobre el fin de su biología. Con esta novela juvenil, que fue publicada en febrero por la editorial Del Nuevo Extremo, terminan las andanzas de Laura y Mateo, para evitar "El efecto Elefante".

Marisa Potes, fotografiada por Ramiro Barretto.

Por Claudia Roldós

“La Ruptura del Continuum”, novela de la escritora marplatense Marisa Potes, fue publicada en febrero por la editorial Del Nuevo Extremo. La obra completa la bilogía orientada al público juvenil que se inició con “El efecto Elefante” y que ofrece un repaso por numerosos hechos de la historia de nuestro país, en el marco de una serie de aventuras con acción, romance y misterio.

Potes es docente, y siempre le gustó leer y escribir porque es una buena manera de vivir muchas vidas y viajar por muchos lugares a la vez. Por eso tiene escritas novelas y cuentos para público infantil, juvenil, y adulto. Su primera novela publicada fue Malacara en 2010 (mención en el premio Internacional de Literatura Infantil de Editorial Libresa, Ecuador). Después llegaron El Campo Deportivo y El Efecto Elefante, ambas novelas juveniles.

“El Efecto Elefante se publicó por primera vez con distribución local, en el 2011. En el 2018 lo publicó la editorial Del Nuevo Extremo, ya con distribución nacional, y de esa forma se dio la posibilidad de completar la bilogía” señaló la autora a LA CAPITAL.

elefante

Esta nueva historia -protagonizada por Laura y Mateo, dos agentes del Cuartel del Tiempo, que deben cuidar que nada cambie en los hechos históricos, para evitar “el efecto elefante”- toma hechos históricos recientes.

El Cuartel del Tiempo, es una organización internacional, secreta, con sedes en diferentes países del mundo, que se encarga de advertir anomalías que se producen en la historia e interviene para que todo ocurra como ocurrió.

“Las personas que no forman parte del Cuartel no registran estos cambios, solo los perciben los agentes, porque el lugar donde funciona el Cuartel está aislado” contó la autora a LA CAPITAL.

Potes cuenta en el primer volumen, los casos que llegan al cuartel argentino, entre el 2006 y el 2007, período en que las anomalías aumentan y los agentes tienen que trabajar no solo para solucionarlas sino para saber a qué se debe este repentino Cambio. El segundo volumen transcurre en el 2007.

“Son novelas llenas de acción, misterio y también una cuota de romance. El primer volumen es autoconclusivo, pero queda un hilo de conflicto sin resolver, que da origen a lo que ocurre en el segundo, cuando una serie de sucesos trágicos hace que cambie la dirección del Cuartel y la relación con el nuevo presidente de la Corporación Internacional del Tiempo no es buena” adelantó.

tapa libro marisa

Las anomalías comienzan nuevamente a incrementarse, pero esta vez con la particularidad de que la mayoría son misiones a épocas muy cercanas: casi todas fines de siglo XX y hasta principios del XXI.

“Mateo y Laura sospechan que alguien podría estar vendiendo la posibilidad de viajar en el tiempo para cambiar sucesos de su vida. Para investigar lo que está ocurriendo Mateo se involucra personalmente en las misiones” contó.

– ¿Cómo se te ocurrió el tema de “El efecto elefante”? ¿Desde el principio tuviste en mente que sea una bilogía o fue creciendo con el avance de la escritura?

– Siempre me atrajo el tema de los viajes en el tiempo y partí de “¿y si escribo sobre viajes en el tiempo pero en lugar de que sea a ver a Da Vinci, Washington o Julio César, hago viajar a mis agentes por la historia argentina?” Como suele decirse, partí de una carencia: no había podido disfrutar de una historia de viajeros del tiempo en la historia, valga la redundancia, de nuestro país, entonces me di el gusto de escribirla.
Cuando terminé el primer borrador, allá por el 2007, sentí que quedaba mucho por contar, entonces modifiqué el final, guardé la escena que había escrito para incluirla en el segundo libro, y así nació la segunda parte: La Ruptura del Continuum.

– ¿Por qué “El efecto elefante”?

– Es una paráfrasis de El Efecto Mariposa, del cual se habla en la teoría del caos: aquello de que si una mariposa aletea en California, se produce un tsunami en Japón. Mateo, el protagonista masculino, dice que un error en la historia argentina más que un aleteo de mariposa, es una patada de elefante. La novela se llamó así a muy poco tiempo de haberla empezado.

-¿Cómo fue el trabajo de combinación de hechos históricos reales de nuestro país en la trama de estas novelas con acción, misterio y romance?

– Apasionante. Me gusta la Historia. No soy experta, pero sí soy una curiosa de la Historia. Creo que por eso me gusta el tema de los viajes en el tiempo, que además origina contradicciones, conflictos no solo externos, sino internos, y ahí es donde entran elementos que me gusta encontrar en lo que leo: acción, misterio y romance. Leí mucho, investigué de diversas fuentes. Me interesa la verosimilitud del universo que creo, y la mayor precisión que pueda lograr al referirme a un hecho histórico, y mucho más, como agente del Cuartel del Tiempo, no alterarlo. Ni siquiera con la pluma (o las teclas de la computadora, jaja). Una de las que más disfruté fue leer sobre las batallas de Salta y la de Vilcapugio. Sobre todo de esta última, que lo único que sabía eran datos vacíos, pero allí hubo personas que lucharon, tuvieron miedo, se sacrificaron por otros, se confundieron, ganaron y perdieron una batalla. Sí. Es apasionante.

– ¿Cuál es la importancia, desde la ficción, de que los hechos históricos no se alteren? ¿Te ha preocupado el pensamiento de qué ocurriría si los hechos históricos hubiesen sido distintos a como fueron?

– Cuando comencé a escribir pensé en la serie Viajeros, aquella donde viajan para arreglar los errores en la historia. Al empezar a desarrollar la novela comienza a surgir la necesidad de definir las reglas con que se manejan los agentes que yo estaba creando. Cuando hay un súperpoder o una habilidad especial, en este caso viajar en el tiempo, lo que a mi juicio lo hace más interesante son los impedimentos. Entonces llevé el concepto de arreglar los errores de la historia, al extremo lógico de ese trabajo: nada debe ser modificado, porque las consecuencias son, como dice Mateo, como una patada de elefante: enormes. Mientras escribía, muchas veces me planteé qué cambiaría de mi vida y, aunque hay cosas que no me gusta como ocurrieron, no las cambiaría, porque esa suma de cosas es quien soy ahora, los afectos que tengo. Me pongo muy rigurosa con ese pensamiento, tal como lo hacen los agentes, que no comulgan con la teoría determinista, de que todo ya está escrito y hagas lo que hagas nada cambia. Ellos piensan, en realidad “saben” por experiencia que, como en Caperucita Roja, el cuento hubiera sido otro si ella no le hubiera hecho caso al lobo y hubiera tomado el camino más largo.

– En la segunda parte, La Ruptura del Continuum, trabajaste sobre hechos históricos más recientes. ¿cómo los seleccionaste y por qué?

– Un gran tema la selección de hechos. Por ejemplo, me cuestioné que aparece poco San Martín. Hubo hechos de los que quería hablar, pero no se ajustaban a lo que necesitaba para las acciones de los personajes. Fue un poco y un poco: hechos que quería mencionar, y situaciones que necesitaba incluir. Entonces aparece lo de saber detenerse, saber desechar, sino hubiera tenido una novela de miles de capítulos, para mostrar todos los personajes y hechos que quería!

– Te llama la atención eso de viajar en el tiempo…

– Sí. Me parece un hermoso tema literario. Me gustan las películas y series de viajes en el tiempo, aunque desde que empecé a escribir El Efecto Elefante, creo que la única que vi fue Desafío al tiempo, que además no tiene nada que ver con lo que se plantea en mi bilogía. No quería influirme. Me dijeron que el Ministerio del tiempo tiene puntos en común con El Efecto. Pero no la vi (y corroboré que yo escribí mi novela antes, jaja).

– ¿Leer es una forma de viajar en el tiempo?

– Leer es una forma de viajar en el tiempo y en el espacio. Absolutamente. Es la comunicación con un emisor que puede estar muy lejos de nosotros en cuanto a época y distancia, y a la vez es meterse en una historia ajena, en otro mundo, aunque ocurra en nuestra ciudad o sea contemporánea. No importa. Es ficción. Aunque sea realista: viajamos al mundo que ese autor o autora propuso.

– ¿Cómo nació el personaje de Laura?

– Fue el primer personaje que apareció e inmediatamente se llamó Laura. Surgió de algo que me ha sucedido algunas veces: la sensación de que me veo a mí misma en la vereda de enfrente, con otra ropa, en otra situación. Tomé eso para iniciar el primer libro, porque la única explicación que para mí tendría un suceso como ese, sería una paradoja temporal: yo encontrándome conmigo misma. Eso le ocurre a Laura y así es como conoce la existencia de el Cuartel del Tiempo y luego se convierte en agente. El personaje se fue desarrollando con la historia. No hubo una construcción previa, ni un abastecimiento en un apunte aparte. Entramos al mundo de El Efecto Elefante a través de los ojos de Laura.

– ¿Y el de Mateo? ¿Cómo fue ese pasaje de ‘analista’ de oficina a agente de campo?

– Mateo apareció un poco después. En el primer apunte, Laura llegaba al Cuartel por accidente y se encontraba con un hombre de edad avanzada. Pero cuando me puse a narrar, llegó y se encontró con… Mateo. Mateo es un nerd, y está muy comprometido con su trabajo. No quise que fuera el típico nerd que carece de habilidades físicas. Mateo hace cursos de supervivencia, practica artes marciales, se mantiene en forma, y eso le resulta útil cuando en algún momento necesita pasar a investigar los sucesos que ocurren más de cerca.

– ¿Qué es lo que más te gusta de escribir para el público juvenil?

– Las historias. Las historias que en los catálogos terminan en la sección juvenil están llenas de aventuras, acción, romance, tramas complicadas, personajes conflictuados, pero sin xxx. Y son las historias que me gusta escribir. La clasificación, viene después.

– ¿Estás con otros proyectos de escritura?

– Sí. Está en descanso el tercer libro de una trilogía, y estoy trabajando en una novela que transcurre en un ambiente realista contemporáneo, de la cual no puedo decir más.