11 de julio de 2017
Comentarios

Del abandono a la restauración

La Casa sobre el Arroyo, emblema de la arquitectura modernista, fue creada por Amancio Williams para favorecer la integración con la naturaleza. Su diseño innovador se expuso en el Moma y aún hoy es estudiado en el mundo.

La Casa del Puente será escenario de las actividades de biocultura.

Escuchar el arroyo desde el propio hogar, el bosque y los pájaros, fue la idea que inspiró al arquitecto y teórico Amancio Williams (1913-1989) a construir en 1943 una casa innovadora que se convirtió en un emblema de la modernidad. La construcción ideada por Williams, un vanguardista, uno de los máximos referentes del Movimiento Moderno en nuestro país, es hoy un monumento histórico nacional cuyo diseño fue expuesto en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y aún es estudiado en el exterior.

Este ícono de la ciudad de Mar del Plata es una caja con forma de prisma que se asienta sobre un puente curvo que une las dos orillas del arroyo Las Chacras, en medio de un parque de dos hectáreas con más de 200 árboles.

Luego de muchos años de deterioro en los que la casa estuvo abandonada, y sufrió actos de vandalismo, la edificación fue adquirida por la Municipalidad de General Pueyrredon con el objetivo de restaurarla e integrar la a la vida cultural. Un sueño anhelado por la Asociación Amigos de la Casa sobre el Arroyo (Aacasa), que dirige la arquitecta María Haydée Pérez Maraviglia y que brega por ese objetivo desde hace cuatro años.

Pérez Maraviglia acaba de presentar en Buenos Aires el libro Casa sobre el Arroyo. Croquis, con prólogo de Eduardo Stupía y Roberto Frangela, que con tiene 48 ilustraciones de la edificación hechas por el grupo Croquiseros Urbanos. En esa oportunidad, la arquitecta planteó la situación actual de la casa y los desafíos que están pendientes. Los croquis se exhiben hasta este próximo viernes en la Sociedad Central de Arquitectos (Montevideo 938, CABA).

– Recuperar la Casa sobre el Arroyo, ¿sería la concreción de un sueño?

– Es una de las consignas sobre las que se funda Aacasa que es una organización sin fines de lucro integrada por profesionales de diversas disciplinas que tiene como misión principal colaborar con la restauración y puesta en valor de la Casa sobre el Arroyo.

– ¿Desde cuándo lo está intentado?

– Hace cuatro años que se formó esta asociación y buscamos un enlace entre la comunidad, el municipio y las instituciones nacionales. Para lograr el trabajo conjunto, proponemos que Aacasa colabore aportando recursos técnicos y humanos para completar dicho plan teniendo injerencia en la coordinación de las diferentes etapas y procesos.

Optimismo

– ¿Es optimista sobre el objetivo de recuperarla? ¿Qué tan cerca estamos?

– Sí, soy optimista porque han asumido un compromiso entre la Dirección Nacional de Arquitectura, Municipio y Monumentos para la realización de la documentación, de los planos necesarios para el llamado a licitación. La DNA ha comprometido en 45 días entregar dichos planos al Municipio como así también nos han dicho tener el monto dentro del presupuesto anual para su realización.

– ¿Qué valor arquitectónico tiene la construcción? ¿Por qué es considerada una edificación icónica?

– La casa de Amancio Williams cuenta un pensamiento. Su importancia, para mí, radica en contarlo con las herramientas que manifiestan el momento de la intervención. El tiempo donde radica y se configura la idea. Con los pensamientos de vanguardia, en toda la casa, estructura espacial, casa elevada, carpinterías corridas, techos ventilados, casa que contempla la voluntad de su padre: Músico para quién la realizó. La “integralidad” del pensamiento es lo interesante, y también realizarlo con una calidad ejemplar.

– ¿Cuál fue la idea que inspiró la construcción de la casa?

– El tenía un pedido de su padre quien quería escuchar el arroyo. Escuchar el bosque, escuchar los pájaros, esa era su fuente de inspiración. Amancio obedeció lo requerido por su padre y construyó esta Casa sobre el Arroyo donde a esa altura podía ver la copa de los árboles, el ruido del agua, todo lo que buscaba, eso lo logró con una casa totalmente abierta al exterior. Sus carpinterías se corren y se tiene la idea de estar en una galería, donde participan el interior con el exterior. Esa voluntad fue concretada con un valor estructural totalmente novedoso.

– ¿Qué repercusión tuvo fuera de nuestro país?

– En el mundo es estudiada y valorada. Fue expuesta en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) en 2015, dentro del Movimiento Moderno Latinoamericano.

– ¿Puede decirse que es parte del patrimonio histórico?

– Sí, tiene des de ha ce muchos años reconocimiento como monumento histórico da do por el estado nacional, provincial y municipal. Se estudia en todas las facultades de arquitectura.

– ¿Qué trabajos implicará la puesta en valor?

– Proponemos conformar en la práctica y con suma urgencia un equipo de trabajo mixto entre profesionales de la Municipalidad de General Pueyrredon; Cultura, Area de Obras; Turismo y Aacasa para que juntos podamos coordinar y llevar adelante esta tarea compleja pero posible.

– ¿Cumple hoy la casa esa función cultural que previó la Municipalidad cuándo la adquirió? ¿Qué importancia tendría ese rol cultural para la ciudad?

– Es un elemento cultural de valor internacional. No hay duda de su importancia. La casa debería ser un hito cultural, turístico de la ciudad.

– Hablemos del libro. ¿Qué puede encontrar el lector allí?

– El libro nace de plasmar las obras realizadas por croquiseros que viajaron a Mar del Plata para dibujar esta casa, que ellos también la reconocen como un “valor patrimonial”. Recorrer el libro es disfrutar de las distintas maneras de mirar las cosas y mostrar las capacidades expresivas de ellos.

– ¿Dónde podrá adquirirse el libro una vez concluida la exposición?

– Lo vende la Librería Concentra en Buenos Aires (Sociedad Central de Arquitectos) y el Colegio de Arquitectos de Mar del Plata.

Subir