La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 1 de junio de 2018

El municipio busca a un nuevo proveedor de pan para escuelas y servicios sociales

Sustituyen a la panadería del Ejército. La licitación prevé una reducción de los kilos asignados a cada establecimiento. Aseguran que la variación obedece a que el pan comercial es "menos pesado".

El municipio decidió poner en marcha una licitación para comprar unos 30 mil kilos de pan para los establecimientos educativos a su cargo y para varias dependencias pertenecientes a la Secretaría de Desarrollo Social, que hasta ahora, eran surtidas por la panadería militar de la Agrupación de Artillería Antiaérea 601.

De este modo, la gestión del intendente Carlos Arroyo dejará sin efecto el acuerdo que la comuna mantiene desde hace varios años con el Ejército Argentino, por el cual el municipio venía adquiriendo de manera directa el pan elaborado en la sede militar ubicada en Mar del Plata.

“Esta decisión tiene su origen en que meses atrás el propio Ejército comunicó que ya no podría hacer frente a la entrega de mercadería, lo que en algún momento provocó la suspensión del suministro y lo que nos obligó a buscar a nuevos proveedores sustitutos”, le explicó a LA CAPITAL el secretario de Educación de la comuna, Luis Distéfano.

La licitación en marcha contempla la compra de unos 25.000 kilos para jardines de infantes y escuelas y de otros 5.000 para establecimientos y programas de Desarrollo Social.

Tras la apertura de este proceso hubo 5 oferentes, de los cuales 3 realizaron distintas propuestas económicas.
Una de ellas fue realizada por la firma Confiser S.A, que presentó una cotización de $1.680.000; la otra por Carlos y Mercelo Luzzi, por un monto de $1.370.000 y la restante oferta fue formulada por Micaela Scándali Luchetti, por una cifra de $1.500.000.

Según lo previsto, el contrato tendrá vigencia hasta que se cumpla con la entrega de la totalidad del pan requerido, lo que según los cálculos, ocurriría dentro de un plazo de unos 40 días, a partir de lo cual la comuna debería realizar una nueva licitación.

Además de producir el pan, la empresa que obtenga la adjudicación deberá garantizar su distribución y entrega en cada uno de los domicilios consignados por la comuna.

Entre ellos figuran 28 jardines de infantes, para los que se solicitó 183 kilos de pan por día; a los cuales se les suman otros 18 edificios donde funcionan escuelas primarias y secundarias, con una demanda diaria de 451 kilos.

Por otra parte, según se desprende de la información de los pliegos de bases y condiciones, el proveedor deberá garantizar el suministro y la entrega de más de 900 kilos de pan semanales a unos 22 establecimientos que dependen del área de Desarrollo Social, entre los cuales se destacan el Hogar Municipal de Ancianos Eva Perón, la Casa del Niño Ricardo Gutiérrez o el Hogar Carlos de Arenaza.

“No hay ajuste”

Las cifras requeridas a través de los pliegos son sensiblemente inferiores a las que, según el acuerdo vigente, el Ejército le venía proveyendo al municipio.

Pero según explicó el secretario de Educación esto no significa que los alumnos de los jardines y de las escuelas municipales vayan a disponer de menos pan en los comedores.

“Lo que sucede es que el pan que fabricaba el Ejército era más pesado que el que ofrecen otros proveedores comerciales. Por ese motivo en el pliego de licitación se reducen los kilos asignados a cada establecimiento ya que ahora estamos adquiriendo un producto distinto y de otra calidad”, aseguró el funcionario.

De acuerdo al decreto 3011 firmado en diciembre pasado, el municipio había contratado a la panadería militar de manera directa para asegurar así la provisión de pan por todo 2018 a las dependencias de Educación y de Desarrollo Social por una suma de $9.546.669.

En ese decreto quedaron establecidas las cantidades de pan que el Ejército debería proveerle a cada establecimiento, con cifras que ya exhibían un ajuste con respecto a años anteriores.

Por ejemplo, el Hogar Municipal de Ancianos, que en el año 2016 tenía garantizado el suministro de 165 kilos de pan por semana, pasó a tener desde este año una asignación de 140 kilos.

En tanto que entre los jardines de infantes también ya se había producido un recorte en la provisión de este producto.

Los 28 establecimientos de este tipo, que en 2016 tenían una asignación de pan diaria de 287 kilos, pasaron a tener desde este año un cupo de 253 kilos, cifra que según los pliegos de la licitación en marcha, volvería a reducirse para llegar a 183 kilos.

Pero, según remarcó Distéfano, esta última disminución no es el resultado de un ajuste en el gasto, sino producto de que el pan en proceso de contratación “es diferente” del que venía proveyendo el Ejército.

“Los chicos van a tener las mismas unidades de pan que siempre”, afirmó.

Por otra parte Distéfano aseguró que por el momento los docentes y alumnos de los jardines y escuelas que ya están recibiendo el nuevo pan “no han planteado ninguna objeción en relación a su calidad”, a diferencia de lo que en más de una ocasión sí sucedió con el que suministraba el Ejército.