La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Más allá de las noticias 10 de junio de 2018

Adriana Brodsky confesó que fue víctima de “varios abusos”

Dura confesión de la actriz protagonista del sketch "La Bebota", que inmortalizó a Alberto Olmedo como el "Manosanta".

Adriana Brodsky reveló que fue víctima de “varios abusos”, pero negó que se hayan dado en el ámbito artístico, ya que detalló que le “tocaron la cola varias veces en el colectivo cuando tenía 6 años e iba” con su mamá.

Brodsky sostuvo que sufrió más acosos “antes de ser famosa” y añadió que a partir de lo vivido aprendió a defenderse sola, porque antes la mujer no era escuchada.

“En mi época era como que no se podía decir eso. Tenía miedo de decirle a mi mamá que un señor me había tocado”, indicó la actriz en diálogo con el canal televisivo Crónica.

“Los acosos estuvieron siempre y en todas las edades. El acosador no espera ver una mujer voluptuosa, acosa a cualquiera que sea frágil, que no esté protegida, como a una niña o mujer indefensa. Es espantoso”, añadió.

La protagonista del sketch “La Bebota”, que inmortalizó a Alberto Olmedo como el “Manosanta”, indicó que “abusos hay de todo tipo, también desde lo psicológico, porque te quieren boicotear y te dicen cosas que la víctima termina creyendo”. Asimismo, detalló que “no fue una sola vez, sino varias desde que era chiquitita”.

“No necesitás ser una diosa para que abusen. Qué atractivo puede tener una nena de 6 años. Subí a un colectivo con mi mamá y un tipo me tocó la cola. Eso pasaba siempre, me pasaba en todos los colectivos. Cuando fui creciendo aprendí a defenderme sola y si me pasaba algo así me daba vuelta y le daba un cachetazo”, afirmó.

Brodsky además señaló que “los temas de abuso pasan en todas partes” y recordó que “cuando trabajaba en una oficina de turismo aparecían acosadores de todos lados”.

“No tuve que esperar a ser famosa para que me acosaran, porque cuando era una gran desconocida, a donde iba me acosaban”, insistió.

“La Justicia no estuvo ni está. Si hoy para hacer una denuncia te toman el pelo, imaginate lo que era años atrás. Hoy hasta cierto punto son escuchadas. La mujer siempre necesitó ser escuchada y gracias a Dios hoy tiene la voz para lo que quiera”, completó.