La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 3 de agosto de 2019

Aldosivi está en construcción y todavía debe ensamblar sus piezas

El equipo marplatense busca su forma tras el profundo recambio en el plantel. Román Martínez es el hombre clave para su andamiaje colectivo. Ilusionó el tramo inicial contra Argentinos, con una buena actuación de Franco Pérez.

Franco Pérez le gana a Carlos Quintana. Una imagen que se repitió seguido durante la primera mitad

Por Juan Miguel Alvarez

Aldosivi está en proceso de construcción. Su conformación reciente, con muchas piezas nuevas, requiere de más tiempo para el engranaje. Al menos eso reflejó el partido con Argentinos Juniors, del que se pueden rescatar cosas positivas más allá de la necesidad de mejorar a futuro.

El equipo marplatense se armó con paciencia en el mercado de pases. Eso acortó los plazos de trabajo. Gonzalo Verón entrenó el viernes y ayer jugó 45 minutos. Román Martínez llegó hace poco más de dos semanas, hizo la “puesta a punto” y fue titular en el Minella. El DT confía en que, por la jerarquía individual, se puede alcanzar más rápido la forma colectiva deseada.

Hay algunas cuestiones que facilitan esa búsqueda. Aldosivi sabe a qué juega. Con un esquema 4-3-3 de base, el orden y la prolijidad como premisa. Ayer no fue tan sólido como otras tardes defensivamente. De hecho Argentinos lo complicó más que Estudiantes. Fue en parte por virtud del rival y también por algunas distracciones propias.

En volumen de juego, si bien mejoró respecto a La Plata, todavía debe crecer mucho. Los primeros minutos en el José María Minella ilusionaron. El equipo asumió una postura protagonista y tuvo profundidad por las bandas, con Franco Pérez como eje.

El necochense cumplió con creces en la posición de delantero centro. Con muy buenas descargas con los dos perfiles, a uno o dos toques. El juvenil retrocedió para colaborar con la gestación -sacó a Carlos Quintana de su zona de confort-, generó faltas, pivoteó e incluso ganó algunos duelos aéreos en desventaja de altura. Y en un par de oportunidades, con salida de pelota quieta desde el arco rival, cambió posición con Sebastián Rincón para tapar mejor la proyección de Elías Gómez. Hizo un desgaste enorme y sumó puntos para la consideración del DT.

Gonzalo Verón la tuvo más complicada en un complemento con menos elaboración. El flamante refuerzo buscó más correr al espacio vacío. Llegó dos veces al fondo, en una resolvió mal con un centro muy pasado y en la otra dio un buen pase atrás para Solís en una de las situaciones más claras. El ex Boca, aplicado en su función, alternó buenas y malas. Mientras que Sebastián Rincón amenazó más de lo que concretó en ataque y recibió un par de llamados de atención cuando perdió la marca.

Román Martínez mostró pinceladas. Una salida en campo propio con “la roulette”, marca registrada de Zidane. Otra tocando la pelota por un lado de su marca y pasando por el otro. O un pase bárbaro por elevación con dirección y potencia justa para la corrida de Verón. Su incidencia será vital en el juego de Aldosivi. A mayor contacto con la pelota, más calidad tendrán las ofensivas marplatenses. Sobre todo con otros dos volantes que, por características, se destacan en la recuperación.

“El objetivo es armar un equipo que juegue mejor”, dijo Gustavo Alvarez antes del inicio del torneo. En esa búsqueda está hoy Aldosivi, recién con dos partidos jugados en la Superliga. Tiene nombres propios para lograrlo. El tiempo dirá si concreta su deseo.