12 de septiembre de 2018
Comentarios

En esta nota

Alumnas de Otamendi en la final de la Maratón Nacional de Programación y Robótica

El desafío que les permitió llegar a la instancia decisiva del certamen consistió en un juego que contribuye a difundir el uso de la tecnología aplicada a la mejora del medio ambiente, mediante un robot reciclador.

MIRAMAR (Corresponsal)- Tatiana Romero, Brenda Ríos y Juana Vélez Lauye, concurren a 6to grado de la escuela nº7 Nicanor Otamendi y serán representantes de la provincia de Buenos Aires en la final de la Maratón Nacional de Programación y Robótica.
Se trata de iniciativa del Ministerio de Educación, que busca desarrollar soluciones de programación en base a problemas del mundo real dentro de la cultura digital y la sociedad del futuro.

El pasado 3 de septiembre el grupo “Pinkterex”, conformado por las tres niñas bajo la tutela del cuerpo docente, especialmente las maestras Mónica Esmail y Carolina Palacios, recibieron la noticia que habían logrado el pasaporte a la instancia final que se desarrollará en Capital Federal, representando al territorio bonaerense, junto a otras instituciones educativas de Bragado y Tandil.

La novedad fue tomada con gran emoción, no sólo en la propia escuela sino también en toda la comunidad otamendina que destacó el mérito de las pequeñas.

Esta maratón consiste en resolver diferentes desafíos relacionados con problemas ambientales mediante el programa Scratch, el cual permite que los chicos sean quienes crean sus propios videojuegos a partir de las consignas recibidas.

“Fue un trabajo donde primaron el trabajo en equipo y la colaboración. Ni niños, ni docentes tenían experiencia previa con el uso de Scratch, fueron aprendiendo por lo que les explicaba el facilitador tanto personalmente como por WhatsApp o búsquedas en tutoriales de Internet”, dijo a LA CAPITAL, Mónica Esmail, una de las docentes involucradas en el proyecto.

“Leyendo los tutoriales que enviaban de la Maratón y por ensayo-error a medida que iban probando las distintas opciones del programa fue tomando forma el tema. También hubo intercambio entre los distintos grupos”, agregó la maestra.

 

Compromiso total

Además de las horas de clase, se utilizaban los minutos de recreo y gran cantidad de horas extraescolares, lo que demostraba el compromiso de Tatiana, Brenda y Juana con el desarrollo de su idea.

El desafío que les permitió pasar a la final consistió en crear un juego que contribuya a difundir el uso de la tecnología aplicada a la mejora del medio ambiente mediante un robot reciclador.

Se trataba de un laberinto en un ambiente acuático, donde un submarino y dos buzos descartaban desechos. Cada vez que aparecían esos elementos en forma aleatoria por los distintos sectores, el robot debía juntarlos y los reciclaba.

A medida que lograba reciclar cada objeto obtenía puntos que se iban sumando y transcurrido un tiempo aparecía un personaje con el mensaje “¡Felicitaciones por tu compromiso con el medio ambiente! ¡Has logrado (x) puntos!”

Ahora llegó el momento del próximo y último paso, la ansiada final nacional en Capital Federal el próximo martes 18 del corriente mes. Las chicas tendrán 3 horas para realizar el desafío definitivo, consistente en el desarrollo de un programa en Scratch relacionado a la solución de una situación problemática que cumpla con las consignas técnicas que serán informadas cuando se abra la ronda.

“Se están preparando con un enorme entusiasmo, practicando mucho tanto días hábiles como sábados, domingos y feriados. De todas maneras, ya ganaron, tanto en conocimiento, como reconocimiento. Toda la comunidad está muy orgullosa de sus logros y el compromiso asumido”, reflejó la docente Mónica Esmail.

Subir