La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 11 de mayo de 2020

Argentina se consagraba con Guillermo Vilas como gran figura

Se cumplen este martes cuatro décadas del primer festejo del tenis argentino en la por entonces denominada Copa Mundial por Equipos.

Vilas junto a Clerc y Gattiker durante la consagración de 40 años atrás.

Por Marcelo Solari
Un 12 de mayo, en este caso, domingo, en el año 1980, se produjo el primer gran logro del tenis argentino en competencias por equipos. En la ciudad de Düsseldorf, el conjunto “albiceleste” liderado por el marplatense Guillermo Vilas, logró el título en la, en ese entonces, denominada Copa Mundial por Equipos (antes, Copa de las Naciones).

El atractivo formato proponía un certamen que nucleaba a las ocho mejores naciones de acuerdo al puntaje de sus dos mejores raquetas en el ranking internacional. Y en una sede única, la mencionada ciudad alemana, configuración que se extendió entre 1978 y 2012, cuando dejó de disputarse. Era una especie de Mundialito, ya que el calificativo de Mundial debería destinarse a la Copa Davis, el torneo por seleccionados más importante del calendario.

Con nuevo nombre, otro formato, en otra época del año y en otra sede (ahora en Australia), la iniciativa se reflotó para este 2020, como ATP Cup, jugándose en Brisbane, Sydney y Perth, en enero y como preparación para el primer Grand Slam de la temporada. Su aparición despidió definitivamente la existencia de la Copa Hopman.

Lo concreto es que la evocación remite a 40 años atrás, cuando en apenas la tercera edición de aquella Copa Mundial, Argentina logró alcanzar el título. Lo hizo de manera contundente, de la mano de un Vilas brillante. El zurdo jugó 9 de un máximo de 10 partidos (cinco en singles y cuatro en dobles) y los ganó todos. Formidable. Y no fueron triunfos de ocasión. Entre sus vencidos en singles en aquel mayo de 1980 estuvieron el checo Ivan Lendl (luego se nacionalizaría estadounidense), el alemán Rolf Gehring, el italiano Corrado Barazzutti (dos veces, incluida la final) y el célebre sueco Bjorn Borg, por entonces el número uno del mundo, en la llave de semifinales.

Sus encuentros de dobles los jugó con José Luis Clerc y vencieron a los italianos Adriana Panatta-Paolo Bertolucci (dos veces, incluida la final), a los checos Lendl y Tomas Smid y a los alemanes Gehring-Ulrich Pinner. Unicamente no jugó el dobles ante Suecia, porque la serie semifinal ya estaba ganada, y entonces Clerc actuó junto al tercer integrante del equipo, Carlos Gattiker.

Se jugaban dos singles y un doble por cada match. Argentina batió en Round Robin (o fase de grupos) a Checoslovaquia (2-1), Alemania (3-0) e Italia (2-1). Y fue contundente en semifinales ante Suecia (3-0) y en la final ante Italia (3-0).

Como era habitual en esos tiempos, Vilas resultó imparable, e inició allí un mes de mayo fantástico, ya que a la semana siguiente llegó a la final del Abierto de Hamburgo (perdió ante el estadounidense Harold Solomon) y a continuación ganó el Abierto de Roma (en la final venció al francés Yannick Noah). Dos de los torneos más importantes del circuito -con excepción de los cuatro de Grand Slam- repartían 200.000 dólares en premios cada uno. Una cifra que hasta parece ridícula en la actualidad, en comparación con los millones que se distribuyen en estos tiempos.

El marplatense Horacio Zeballos en el centro del festejo en 2010.

El marplatense Horacio Zeballos en el centro del festejo en 2010.

Otro marplatense, Horacio Zeballos, fue también gran responsable del cuarto y -por ahora- último título de Argentina en la Copa Mundial por equipos, en 2010. El zurdo del Edison Lawn Tenis compartió formación con Juan Mónaco, Diego Veronelli y Eduardo Schwank.

Argentina acredita, también, otros dos títulos en ese certamen (cuatro en total). En 2002, con José Acasuso, Guillermo Cañas, Lucas Arnold y Gastón Etlis. Y en 2007, con Juan Ignacio Chela, Acasuso, Agustín Calleri y Sebastián Prieto.