CERRAR

La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 10 de septiembre de 2022

Cae hombre que extorsionó a la familia de su ex pareja y buscan a su cómplice

Tras una investigación del fiscal Juan Pablo Lódola, personal de la DDI allanó tres domicilios y aprehendió a Diego Tavelli pero no logró atrapar a Braian Cipolla, quien está prófugo. Ambos, junto a un tercer sospechoso, habían exigido a las víctimas 15 mil dólares para dejar de acosarlas.

Sede de la DDI Mar del Plata.

“Si no hacés el pago te vamos a cagar a trompadas, te vamos a quemar la casa con una bomba molotov”. “Las chanchadas de tu hija las vas a pagar vos, las va a pagar tu señora, las va a pagar tu hijo, todos las van a pagar”. “Hacé el pago y no me hinchés más las pelotas”.

Esas y muchas otras amenazas y maniobras extorsivas fueron la prueba clave en la investigación del fiscal Juan Pablo Lódola que permitió al personal policial, en la mañana de este sábado, capturar a un hombre que buscaba apoderarse de 15 mil dólares pertenecientes a la familia de su ex pareja.

Se trata de Diego Tavelli, el principal acusado en la causa, que fue atrapado en uno de los tres domicilios que los miembros de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) local allanaron tras obtener el permiso del juez de Garantías Juan Tapia. En tanto, su cómplice, identificado como Braian Agustín Cipolla, fue declarado prófugo al no ser encontrado en ninguno de esos sitios.

Según el fiscal Lódola, y tal como lo había publicado LA CAPITAL el fin de semana pasado, Tavelli, Cipolla y un tercer sospechoso intentaron extorsionar al padre de una mujer que en el pasado había sido pareja del primero de ellos. De acuerdo con la defensa de las víctimas, encabezada por el abogado César Sivo, el hombre nunca se había resignado a la decisión de separarse y, bajo el pretexto de haber sido estafado en una sociedad empresarial -montada durante la relación para producir y distribuir alimentos para planes nutricionales específicos- perseguía y ejercía violencia de género contra su antigua concubina.

La situación había sido tensa desde la ruptura sentimental, ocurrida a mediados de 2018, con apariciones de Tavelli en lugares donde se encontraba la mujer, y llamados intimidatorios y pintadas, pero en julio de 2021 se incrementó con un hecho particular. Conforme figura en la investigación, los padres de la mujer -médica de profesión- recibieron en su casa dos balas junto a un mensaje amenazante: “Buenos días, te pedimos que devuelvas lo robado, somos una empresa que nos dedicamos a resolver este tipo de problemas por pedido de nuestros clientes, de vos depende la seguridad y el bienestar de tu familia”.

Las balas y la nota que recibió el padre de la víctima en su casa.

Las balas y la nota que recibió el padre de la víctima en su casa.

Entonces, una denuncia concreta contra Tavelli en la Justicia de Familia y en la Fiscalía de Composición Temprana de Conflictos Penales atrajo cierta calma. Sin embargo, en los últimos días de agosto pasado el acusado volvió a la carga y esta vez fue directamente a amenazar a su ex suegro por medio de dos supuestos “matones” contratados, uno de ellos identificado como Braian Cipolla.

Estos hombres se presentaron en la oficina del padre de la mujer le dijeron que de no entregar la suma de 15 mil dólares para supuestamente saldar cualquier tipo de deudas por la divisón de las acciones de la firma que, de hecho, había quedado inactiva, su familia podría sufrir las consecuencias.

En esta oportunidad, las víctimas decidieron notificar a la Justicia y a la policía y así fue que se pergeñó una estrategia para que se avanzara en la posibilidad de acordar la entrega de documentación sobre la propiedad de la empresa de la polémica y una suma de dinero. A medida que transcurrían las semanas, el padre de la mujer continuaba recibiendo mensajes y llamados intimidatorios en su teléfono celular, en los que desconocidos lo instaban a cumplir con su palabra y ponerle fecha a la transacción. Según pudo saber este medio, la misma incluía la suma de 15 mil dólares divididas en tres cuotas de 5 mil.

Una vez que obtuvo el aval de los pesquisas para concretar la reunión y el personal de la DDI estuvo apto para llevar a cabo el operativo, se acordó una reunión en una escribanía céntrica para el pasado viernes 2 de septiembre.

Hasta que llegó el mediodía, los investigadores no sabían quién asistiría a buscar parte del dinero (efectivo y cheques) y de la documentación. Podían aparecerse los hombres que amenazaban por teléfono al padre de la médica, o su ex pareja.

Finalmente, fue directamente el principal sospechoso quien se presentó en la escribanía, junto a un adulto mayor. Entonces, irrumpió la policía y lo aprehendió, sin tomar medidas restrictivas de la libertad de su acompañante.

En simultáneo, en las inmediaciones -sobre la zona de La Rioja y Moreno– los uniformados observaron la presencia de dos hombres y, al intentar identificarlos, uno logró fugarse. Para los investigadores, se trataría de los dos “matones” que podrían haber estado detrás de la “empresa” dedicada a resolver “problemas de este tipo” por pedido de sus clientes.

Al ser advertido de los resultados del procedimiento, el fiscal Lódola ordenó que el ex novio de la médica recuperara su libertad pero fuera notificado, antes, de la formación de una causa judicial en la que será investigado como autor del delito de “extorsión en grado de tentativa”. En paralelo, dispuso que la comisaría segunda le otorgue custodia a las víctimas -la ex pareja del acusado y sus familiares directos- y que recibieran atención y contención de especialistas en psicología y violencia de género. Además, cuentan con un dispositivo antipánico para accionar en caso de que volver a recibir cualquier tipo de amenaza o mensajes intimidatorios mientras continúe el desarrollo del expediente.

Pruebas y allanamientos

Con el paso de los días, el fiscal Lódola ordenó la recolección de distintas pruebas entre las que se incluye el análisis de 16 llamados telefónicos recibidos por el padre de la mujer en las últimas semanas, donde uno de los agresores que se hace llamar Juan Cruz pero que habla desde una línea perteneciente a Cipolla, le pronuncia al hombre de casi 80 años frases como las expuestas al comienzo de esta nota.

Tras determinar también en base a testimonios adjuntados al expediente que Tavelli y Cipolla efectivamente habrían sido autores del delito por el cual se los comenzó a investigar desde el viernes 2 de septiembre, Lódola pidió al juez Tapia tres órdenes de allanamiento y de detención, que se consumaron en las últimas horas.

El operativo se basó en requisas al inmueble de Mitre al 1100, donde fue aprehendido Tavelli; y en dos viviendas de Rawson al 5400 y Chile al 1100, en los que los uniformados presumían que se encontraba Cipolla. En los tres sitios se secuestraron elementos importantes para desarrollo de la causa, como teléfonos celulares y demás objetos de valor judicial, que ahora deberán ser peritados para ratificar si existen más indicios incriminatorios de los acusados.