La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 24 de junio de 2020

Cámaras de seguridad e informes de telefonía, las claves para reconstruir los días del cordobés

La fiscala Laura Mazzaferri encabeza la investigación para determinar si el joven que dio positivo de coronavirus tuvo contacto estrecho con otras personas. Por el caso hay otras 5 personas aisladas. Todas asintomáticas.

Con el objetivo de reconstruir las horas en la ciudad del cordobés que pasó los retenes de seguridad con documentación falsa y luego dio positivo de coronavirus, la Justicia de Mar del Plata pidió acceso a las cámaras de seguridad de la zona donde se hospedó así como también a los informes de telefonía del celular del joven.

Desde la Fiscalía de Laura Mazzaferri, a cargo de la investigación, se solicitó ayer al juez que interviene en la causa, el titular del Juzgado Federal N°1, Santiago Inchausti, una serie de medidas para avanzar en la investigación y conocer cada uno de los movimientos que realizó en la ciudad el joven de 23 años y así determinar el riesgo de propagación viral en su accionar.

La fiscala también dispuso dar aviso al Ministerio de Salud de Córdoba para que las autoridades provinciales puedan hacer su propia investigación epidemiológica, teniendo en cuenta que es probable que el ciudadano cordobés haya tenido otros contactos estrechos previo a emprender un viaje de 1.100 kilómetros hacia la ciudad.

En este sentido, desde la Justicia local analizarán las imágenes de las cámaras ubicadas en las inmediaciones a Gascón al 1800, donde el joven estuvo alojado y reconoció haber salido solo a hacer algunas compras y recorrer la playa junto a su pareja, una marplatense de también 23 años.

La información que pueda aportar la compañía de celular del joven también será fundamental para geolocalizar sus recorridos fuera del aislamiento obligatorio y así intentar determinar los riesgos de contagio.

Facon 03

Vale destacar que tanto él como su novia continúan asintomáticos y aislados, en habitaciones diferentes, en el Hotel Facón del Mar. Ayer el joven volvió a dar positivo de coronavirus (esta vez con su verdadera identidad), mientras que la marplatense será hisopada recién el próximo miércoles, según lo establece el protocolo para casos estrechos del Ministerio de Seguridad de la Nación. Esta demora se debe a que el promedio de días para la incubación de la enfermedad es de siete días desde el último acercamiento a la persona infectada.

La semana próxima también tendrá lugar un nuevo hisopado al joven cordobés. En esta oportunidad la normativa establece que si el mismo da negativo, la persona en cuestión puede continuar el resto del aislamiento en un domicilio. Sin embargo, desde el Municipio advierten que hay dudas respecto a este punto con el caso del joven, por estar en el marco de una causa judicial.

Respecto el resto de las personas aisladas a raíz de este hecho (al final se trata de cuatro personas correspondientes al círculo familiar de la marplatense), todas se mantienen asintomáticas y confinadas en su domicilio de manera preventiva, ya que ninguna tuvo trato directo con el joven cordobés, sino solo con la mujer.

El ingreso del ciudadano de Córdoba tuvo lugar el sábado alrededor de las 8. En el retén de acceso a la ciudad, presentó documentación correspondiente a un amigo de él, dueño del vehículo con el que viajó hasta Mar del Plata. Bajo la excusa de venir a asistir a su abuela por solo unos pocos días (presentó el permiso de circulación para tal fin, también con el nombre de su amigo) optó por abonar un hisopado y así evitar el aislamiento de 14 días que lo imposibilitaría en la supuesta ayuda a la persona mayor. De todas maneras, quien elige someterse al estudio de PCR debe mantener un confinamiento hasta listo el resultado.

La mentira se descubrió cuando el resultado dio positivo y personal del laboratorio se comunicó con el teléfono que el joven había dejado en el retén, que se trataba el del amigo cordobés que le había prestado el auto y la documentación. Tras dar con el número real del joven que ingresó a la ciudad, este se quebró y reconoció haber venido unos días a ver a su novia, la única persona con la que tuvo contacto directo.