La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Cultura 20 de mayo de 2020

Chen Xiwo: “En mis trabajos, la pornografía sigue siendo una metáfora de la política”

El escritor habla de su novela "Amo a mi mamá", que fue prohibida en China. "Para mí escribir significa ofender la normalidad y arrancar la máscara". Y profundiza: "En cierto sentido, la China de hoy es una "sociedad de incesto" y existen varios principios éticos rotos".

En su controvertida novela “Amo a mi mamá”, que se acaba de editar en la Argentina, el autor chino Chen Xiwo (Fuzhou-1953) conmueve a partir de la trama detectivesca que elige para narrar una historia en la que aborda el vínculo incestuoso entre una madre soltera y su hijo discapacitado, estructurada en base a un extraordinario manejo del diálogo donde el protagonista pone al descubierto detalles revulsivos de esa relación prohibida.

La novela desnuda con crudeza el desamparo de los personajes de una clase social baja que viven en situación de hacinamiento, e indaga en los límites del vínculo de una madre y su hijo que padece una discapacidad física, mientras alientan una cosmovisión del mundo que puede llevarlos a la destrucción.

El libro –prohibido en China por considerarse “pornográfico”– da cuenta de la doble moral de esa sociedad con un hecho extremo como el incesto que “es el mayor tabú de la humanidad”, manifestó Chen, autor además de una colección de novelas “El libro de los pecados”, premiada en el Reino Unido, y traducida al inglés, francés, italiano y japonés junto a sus otras obras.

En una entrevista con Télam el escritor revela cómo surgió “Amo a mi mamá” que con esta primera traducción al español llega a Argentina a través de editorial Mil gotas.

-Télam: ¿Cuál fue el disparador de esta novela?

– Chen Xiwo: La China de hoy está llena de lugares donde todo parece funcionar bajo la “ley de la selva”. Acaso sea una manifestación de la esencia de los seres humanos oscurecidos por la “civilización”. En cierto sentido, la China de hoy es una “sociedad de incesto” y existen varios principios éticos rotos. En “Amo a mi mamá” quise simbolizar esta sociedad y cuando escribía la novela, sucedió algo interesante. La ciudad de Dongguan, provincia de Guangdong, llevaba tiempo con un PBI alto, sin embargo, debido a la presión de las autoridades, se realizó una campaña para eliminar la pornografía. Como resultado, el PBI de ese año decreció, en parte debido a que la industria del porno es capaz de estimular a toda la industria, como la de alquileres, la hotelera, restaurantes, turismo, impuestos y cargos gubernamentales. Esta situación es común en China, muchos hablan de ética pero hacen cosas “malas” y así amasan fortunas con bajo perfil.

Es como la madre de la novela al principio, que está atrapada en el tema del abuso sexual del hijo. Y para mí el niño discapacitado tiene que romper esas “reglas implícitas”. En cierto sentido, él las revela: si lo que hacemos no es bueno: ¿se puede decir o se oculta? Creo que dar lugar a la expresión de los deseos es valiente. Ser valiente también es corregir los errores, pero como escritor, quise revelarlos. Hace algo malo, lo sabe, y continúa haciéndolo... En cierto sentido, el chico discapacitado es mi propia mente.

T: A través del interrogatorio el protagonista da cuenta de la atracción que siente por su madre y da detalles de los momentos de intimidad. ¿Qué significa para usted escribir desde lo revulsivo?

C.X: Escribir significa ofender la normalidad y arrancar la máscara. Este tipo de escritura me emociona. Por eso me gusta hacerlo desde la perspectiva del sexo, el sexo es quizás la zona más oscura de la naturaleza humana, y desde el incesto se puede ver también el deseo más oscuro de los seres humanos. Por lo tanto, el incesto es el mayor tabú de la humanidad, no solo en Oriente, sino también en el Occidente. Cuando se publicó la versión en inglés de “I Love My Mom” en Londres, algunos lectores británicos dijeron que la novela no solo era pasible de ser prohibida en China, sino también hace unos años en el Reino Unido. También me gusta ofender la política, es peligroso. Utilizo el incesto para hacer una metáfora del modelo chino: en nombre del socialismo, pero también en nombre del capitalismo existen el poder de los funcionarios, el intercambio de intereses entre funcionarios y empresarios, la relación entre hombres y mujeres muy similares a la prostitución y la prostitución en sí.

T: ¿Cómo fue construir el vínculo incestuoso de amor y odio entre madre e hijo en esta novela?

C.X: En la novela, la vida de madre e hijo es desesperada. La madre ama a su hijo, para atender la supervivencia de su hijo, especialmente sus problemas físicos, incluso va a buscarle una prostituta. Pero al hijo no le gustan las prostitutas, al igual que a la madre. Esto está claro, es limpio, pero el objeto que ama es su madre, lo que lo hace más sucio. Este amor asusta a la madre, no escribo simplemente sobre amor u odio. Debido a que ofende la moral y la ética humana los seres humanos no pueden enfrentarlo y quieren rechazarlo, pero como ha estado prohibido durante mucho tiempo, puede generar una emoción profunda y resultar tentador. Las personas no solo tienen instintos de supervivencia, sino también instintos de muerte. En idioma chino, las personas sentirán que van a morir si hacen un gran escándalo. Pero al mismo tiempo, la muerte tiene un encanto especial, libera.

T:¿Por qué la novela fue prohibida en su país?

C.X: Después de escribir la novela, ninguna publicación se animó a editarla. En 2003, una revista me pidió un manuscrito y les di la novela. Como resultado, el “revisor” (un rol único en el sistema editorial chino) la envió al centro de propaganda del Comité Central del PCCh y el editor en jefe de la revista casi fue despedido. Al final, la revista tuvo que criticar la novela en varias instancias para continuar.

Si para una obra literaria las autoridades buscaron silencio apoyados en el “secreto de estado”, fue simplemente porque no podían distinguir entre obras pornográficas y obras literarias. En China, esta distinción siempre es difícil, y China tiene regulaciones confusas. Prohibir la pornografía es una forma simple y efectiva. Por supuesto, en mis trabajos, la pornografía sigue siendo una metáfora de la política.