La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 3 de diciembre de 2019

Comienzan auditorías, triste final de Arroyo y marplatenses en los gabinetes

Todos los entretelones de lo que es noticia en Mar del Plata

En una semana aproximadamente, una nueva etapa se iniciará en Mar del Plata y Batán cuando Guillermo Montenegro asuma como intendente, en la décima gestión desde la vuelta de la democracia, dejando atrás la olvidable tarea del actual jefe comunal, Carlos Arroyo, a quien, a juzgar por los resultados arrojados a lo largo de su mandato en los últimos cuatro años, el cargo le quedó gigante, lo cual fue claramente dejado en evidencia por los habitantes de este distrito cuando acudieron a las urnas. Apenas 15.944 personas expresaron sus deseos de que el ex director de escuela tuviera un nuevo mandato. El hombre del piloto dilapidó 167.742 votos entre una elección y otra, y la ciudad perdió cuatro años. Y si bien la vara quedó muy baja, no será fácil el desafío para Montenegro, en un contexto económico complicado, y con un gobierno provincial y nacional de otro color político. No obstante, en su equipo reina el optimismo.

“Están todos enganchados, listos para salir a la cancha”, ilustran en el búnker de la calle San Luis, donde las actividades se intensificaron en las últimas horas, entre carpetas, papeles y organigramas. Con todas las secretarías de su gabinete ya definidas, y con un equipo que no fue loteado entre las fuerzas políticas que conformaron la coalición gobernante, lo cual sorprendió a muchos (especialmente a quienes se quedaron con las manos vacías y acudieron a pedir auxilio a La Plata o a algún ministro amigo sin poder torcerle el brazo al intendente electo), Montenegro insiste, puertas adentro, en que no es tiempo para improvisar ni para repetir viejos errores. “La ciudadanía nos dio un mandato y no podemos fallar. Vamos a poner a Mar del Plata en el lugar que nunca debió haber abandonado”, repite como un “mantra” en cada mano a mano con sus futuros funcionarios. “Se ha formado un equipo de gente con una interesante combinación entre experiencia y ganas de mejorar el funcionamiento del municipio que no hace otra cosa que motivar”, reconoció por su parte el próximo secretario de Hacienda, Germán Blanco.

Montenegro encara en estas horas el análisis de las principales iniciativas a desarrollar por cada secretaría en el arranque de la gestión, mientras sus dos virtuales “jefes de gabinete” -ninguno de ellos asumirá formalmente ese cargo- tratan de que todo pueda arrancar sin sorpresas. Alejandro Rabinovich y Cristian Lence se complementan en las tareas. El primero se encarga de lo político, la “rosca”, y toma decisiones, siempre avalado por su amigo Montenegro. Es su sombra y muchas veces dice lo que el diputado nacional no puede o no corresponde que diga (recuérdese el “se van como los cowboys, a los tiros”, cuando se refirió a la frustrada transición con Arroyo y la polémica por las designaciones en la retirada). En cuanto a Lence, de perfil más bajo, conoce al dedillo el organigrama municipal. “El Ruso es la rosca, el ir al frente y tomar decisiones, y Lence complementa a Guillermo en el armado de gestión”, describe otro de los miembros de la “mesa chica”.

A dar vuelta los cajones… No hubo ni empatía ni calidad institucional por parte del intendente que se va -el mismo domingo estuvo retirando algunas pertenencias y carpetas de su despacho con la ayuda de su hijo Guillermo- en la transición con Montenegro. No obstante, entre secretarios actuales y designados, hubo contactos y encuentros, en la mayoría de los casos, “a la altura de las circunstancias”. De todos modos, la decisión del intendente electo es clara: en las primeras horas de gestión, ni bien pisen la Municipalidad, sacarán una “radiografía” de lo que encuentren. Concretamente, se efectuará una auditoría amplia y exhaustiva, con pocos antecedentes en este distrito, a cargo de profesionales que llegarán desde Buenos Aires. De hecho, el pasado viernes, Montenegro, sus secretarios y subsecretarios designados, en un salón con vista al mar escucharon atentamente a la avanzada de los auditores, quienes brindaron precisas indicaciones sobre lo que deberá hacerse en esas primeras horas. Las auditorías se sumarán a las observaciones ya realizadas por el Tribunal de Cuentas de la provincia y a la causa que se inició en la Fiscalía de Delitos Económicos a partir de una presentación realizada por el fiscal federal Juan Manuel Pettigiani. El fiscal David Bruna, a cargo de la investigación, tiene previsto citar a declarar a concejales, a Montenegro y al titular del Sindicato de Trabajadores Municipales, Antonio Gilardi al tiempo que solicitará los legajos de las últimas designaciones del intendente Arroyo que generaron polémica y las denuncias.

“Será como efectuar un inventario de todo, un análisis de lo que se encuentra para luego comparar con lo que debería haber y cada secretario tendrá esa tarea específica siguiendo un plan de actividades detallado. Luego se analizará toda la documentación y en caso de detectarse irregularidades, inmediatamente serán trasladadas al Tribunal de Cuentas de la provincia y eventualmente a la Justicia”, detalló uno de los “futuros” secretarios presentes, quien reconoció que se sorprendió, casi al final de aquella jornada informativa, cuando entre las proyecciones apareció la foto de una cárcel, en un mensaje más que claro. “Este laburo ya lo hizo Montenegro cuando asumió en Seguridad en CABA. Quiere sentarse en su despacho teniendo un diagnóstico claro y preciso de lo que se va a encontrar. Si dicen los papeles que hay diez computadoras, tendrá que haber diez computadoras”, añadió. Entre quienes llegaron a ofrecer la charla se encontraba María Elisa Ferrara, abogada especializada en derecho notarial y ex directora de Control de Faltas Especiales en la Agencia Gubernamental de Control del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Como lo adelantó este medio, Ferrara será la futura subsecretaria de Inspección General, dependencia donde hoy reina el “tedrosismo” (textual de un empleado) a propósito de la presencia en cargos jerárquicos de los tres hijos de la compañera del intendente Arroyo.

Se percibe, al mismo tiempo, un cambio de clima en las distintas dependencias municipales, que se preparan para recibir a “los nuevos”. Hasta se registraron algunas sorpresas, cuando los futuros secretarios dialogaron informalmente con algunos empleados de planta. “Es la primera vez que un funcionarios nos pregunta por nuestro laburo, cómo mejorar o escuchar sugerencias o ideas”, se coincide en afirmar en distintas oficinas. De hecho, quienes conocen a Montenegro aseguran que una de sus principales características es el diálogo con las distintas líneas, “sin quedarse únicamente con el diagnóstico o el informe de sus funcionarios”. Por otra parte, se estableció que, tal como lo anunció durante la campaña, al menos en los primeros meses el intendente electo se instalará en el Centro de Monitoreo, en Juan B. Justo entre España y XX de Septiembre. De hecho ya se definió cuál será la oficina a ocupar como despacho, cerca de las cámaras destinadas, originalmente, para el monitoreo de la seguridad en las calles, hoy usadas, en muchos casos, para realizar multas de tránsito con afán recaudatorio. La seguridad es una cuestión medular para la próxima gestión.

En tal sentido, además de instalarse en el Centro de Monitoreo, Montenegro viene manteniendo reuniones con Darío Oroquieta, subsecretario en el Ministerio de Seguridad de la Nación, quien será el secretario de Seguridad de la comuna. “Su experiencia será fundamental”, refiere el intendente electo sobre Oroquieta, quien fue uno de los impulsores de la llegada de los gendarmes a Mar del Plata. “Tenemos que entender cada una de las modalidades de delitos y el Mapa del Delito y la información te permiten entender eso. Vamos a generar mesas exclusivas, para que cada uno de los sectores pueda expresar cuáles son sus problemáticas así buscamos una respuesta lógica y en conjunto con los ciudadanos. Vamos a poder revertir la situación trabajando entre todos”, adelantó Oroquieta.

………………..

El secretario Legal y Técnico de la comuna, Gustavo Gil de Muro, no se resigna a perder la posibilidad de ser juez de Faltas en las últimas horas de la actual gestión. Con la inestimable colaboración del concejal Guillermo Arroyo y del secretario de Gobierno, Alejandro “El Inmolado” Vicente (socio de estudio jurídico) intentarían quemar los pocos cartuchos que les quedan en la sesión del Concejo Deliberante -la última con la actual composición, que se concretaría este jueves-, la que promete deparar varias sorpresas, a la luz de la desesperación del oficialismo de sacar sí o sí ciertos expedientes antes de dar las hurras. Gil de Muro sabe que su designación no será aprobada, pero apuesta todas las fichas a que al menos se trate en el recinto deliberativo. Y todo tiene una explicación…

Días atrás, Gil de Muro realizó una presentación ante el Concejo señalando que no recae en cabeza del HCD “la facultad de elegir al miembro de la terna seleccionada por el intendente, ni analizar la terna, sino prestar acuerdo a la designación del postulante propuesto”. Y más adelante, dice que “si en el ejercicio de la facultad legislativa se decide denegar el acuerdo, solicito se expliciten detalladamente los fundamentos por los cuales se objeta la ideoneidad profesional del suscripto o la falta de cumplimiento con algunos de los recaudos exigidos por la ley”. ¿Qué pretende Gil de Muro? Lo responde un conocido jurista de Mar del Plata. “Estos tipos son de manual. La jugada es judicializar el tema sino le fundamentan y le indican las razones de la denegatoria del acuerdo”, explica. Y va más allá. “Te apuesto un asado a que pretende invocar el caso Zarlenga contra el Consejo de la Magistratura, sentencia de la Suprema Corte de Justicia que obliga a motivar a los cuerpos colegiados la falta de acuerdo al pliego de un juez, para lograr su objetivo por la vía judicial”.

……………………

Un concejal opositor, que insiste en que este y otros temas deberían tratarse después del 10 de diciembre con el nuevo Concejo -lo más ético y democrático, claro está y no en momentos de la despedida del gobierno- admite que Gil de Muro sabe que lo suyo es ahora o nunca. “La solución -sostiene el edil que tiene bien estudiado el tema y no quiere sorpresas en la probable sesión del jueves- es impugnar la terna elevada por el Ejecutivo ya que está mal conformada, puesto que uno de los propuestos es integrante de una sociedad contratista de la Municipalidad. En definitiva, se impugna la terna, se obliga a que el Ejecutivo conforme una nueva, y no hay judicialización que valga. Será entonces el nuevo intendente quien tenga la potestad de presentar a sus candidatos a jueces de Falta”, ilustró.

De todos modos, son muchos los ediles que están con la guardia alta con respecto a la sesión de este jueves, más aún después de lo sucedido en la semana anterior, cuando el hijo del intendente, el concejal Guillermo Arroyo, sin importarle las formas, comenzó a despedirse recibiendo denuncias de haber realizado “aprietes” a otros ediles. En tal sentido, hubo un picante tuit del diputado Rodolfo Manino Iriart. Desde La Plata, donde se encontraba para participar de la sesión de la Cámara de Diputados de la provincia, se ocupó de lo que estaba sucediendo en el Concejo Deliberante. Y fue duro. Le apuntó al hijo del jefe comunal. “Alguien que le diga a Guillermo Arroyo, concejal de Mar del Plata, que deje de apretar a sus pares para que le aprueben expedientes que no son claros a cambio de pagar los sueldos. Alguien tiene que decirlo”, disparó Iriart. ¿El motivo? Al parecer, al oficialismo le agarró el apuro por aprobar expedientes, uno de los cuales estaba relacionado a una empresa de publicidad callejera (Sarmiento) cuya concesión había caído en 2017 y desde entonces seguía con sus carteleras, con la autorización del Ejecutivo pero sin la correspondiente aprobación del cuerpo deliberativo”. ¿Es necesario irse así después de un mandato de cuatro años como concejal?

Un ex candidato a intendente, dos concejales, un asesor de un ministro bonaerense, algunos empresarios, un par de periodistas y varias personas más -25 eran aproximadamente- compartieron un asado el domingo a la noche, con la excusa de ir despidiendo el año aunque con cierta antelación. En el quincho de un edificio de la zona de Santa Fe y Roca, todo arrancó cerca de la medianoche ya que varios habían avisado que irían al Mundialista para ver Aldosivi-Independiente, llegando famélicos y quejándose del pobre espectáculo visto en ese aburrido 0 a 0. Pero valió la pena la espera, por lo jugoso de los diálogos escuchados. Obviamente, el tema excluyente fue el del gobierno que llega. “Sólo con un poco de sentido común en la gestión y en lo político, Montenegro será Kasparov al lado de lo que vimos estos cuatro años”, admitió el ex candidato a jefe comunal, quien tiró otro dato: “La ceremonia de jura de los nuevos secretarios no se realizará en el teatro Colón. Hasta en eso quiere diferenciarse de los que se van”, reveló. “¿Y dónde va a ser?”, preguntó el joven empresario. “Salvo que llueva, en Villa Victoria”, deslizó. El lunes asumirán los nuevos concejales, el martes en el Concejo Deliberante se producirá el traspaso entre Arroyo y Montenegro y el miércoles a la mañana jurarán los nuevos funcionarios ante el intendente en Villa Victoria. “Se viene una semana movidita”, avisó.

ABADA

“Lindo quilombito le espera a Maxi Abad. Como presidente del bloque de Juntos por el Cambio va a tener que liderar la oposición en la Cámara de Diputados de la Provincia”, chicaneó uno de los concejales, a la hora de servirse el matambre a la pizza. También se daba por hecho, en la mesa, que el próximo presidente del Concejo Deliberante será un hombre del riñón de Abad, concretamente el radical Ariel Martínez Bordaisco y nadie se atrevió a desmentir, ante la duda del periodista, al legislador que anunció que Carlos Katz finalmente será el presidente de Obras Sanitarias Sociedad de Estado. “¿Y a Fiorini no le van a dar nada?”, quiso saber el llegado de La Plata. “El único que tiene esa respuesta es Montenegro, aunque Lucas creo que está peleando la vicepresidencia del Senado”, aseguró el concejal bostero, quien se dedicó a gastar a sus “primos” gallinas por la final perdida de la Libertadores. “Patético lo tuyo festejando triunfos ajenos. Pero ya que te gusta la joda, te invito a la fiestita del primer aniversario, ahora el 9 de diciembre”, replicó caliente, enrostrándole lo que se vivió en el Bernabeu de Madrid en aquel superclásico exportado, hace un año.

Ellas siguen en carrera y con grandes chances de convertirse en funcionarias. En otro momento del asado, cuando el vino ya comenzaba a aflojar la lengua de algunos, se insistió en señalar, tal lo adelantado por este medio, que Inés Arrondo será la titular de la Agencia Nacional de Deportes (llevándose con ella a Horacio Taccone, concejal electo de Acción Marplatense, por lo que su lugar será ocupado por Martín Aiello), dependiendo del ministro del área, que será Matías Lammens, al tiempo que Fernanda Raverta es casi seguro que jure como ministra de Desarrollo Social en el gabinete de Axel Kicillof. Deslizaban que hay varios marplatenses más con chances de ocupar altos cargos, entre ellos Tristán Bauer, quien podría llegar a ser ministro de Cultura de la Nación. La “info” quizás más importante la dio el empresario del sector turístico. “Me parece que vamos a tener dos marplatenses en el gabinete de Axel”, sorprendió. Conocida la posibilidad de Raverta de ser ministra de Desarrollo Social, se hizo un silencio en el quincho. Sabiendo que acaparaba toda la atención, el hombre detalló que el abogado y ex funcionario kirchnerista, el marplatense Juan Martín “Cholito” Mena, ex subsecretario de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), con la bendición de Cristina Fernández de Kirchner será el ministro de Justicia de la provincia. Como siempre hay alguien que redobla la apuesta, el periodista disparó que quizás sean tres los marplatenses del gabinete de Axel, aunque fue imposible sacarle algún dato más.

El funcionario municipal -segunda línea-, por su parte comentó una anécdota divertida protagonizada por Alejandro Rabinovich, jefe de campaña de Montenegro y mano derecha del intendente electo. “Viste que no tiene pelos en la lengua. El otro día lo estaban entrevistando de una radio, y largó que la mesa navideña de Arroyo va a ser ocupada por empleados y funcionarios municipales, chicaneando con la cantidad de familiares que tiene el intendente en la Municipalidad. Pero lo más gracioso -añadió- fue que decía todo esto, por teléfono, desde el despacho de Vicente, con quien se encontraba reunido por la transición. ¡La cara del pobre flaco escuchando en su despacho todas las críticas en silencio!… A la hora del helado, el mismo funcionario advertía que en las próximas horas, según se había enterado, habría una “noticia bomba” relacionada con una denuncia judicial de mucho peso.

A propósito de bombas, Alejandro Vicente “explotó” pero de alegría, en otro momento, pero en el hall de la Municipalidad donde por fin, un escribano público, pudo notificar al ex secretario de Economía y Hacienda, Hernán Mourelle, advirtiéndole que le iniciarían acciones legales si no rectificaba declaraciones. Mourelle también recibió en ese momento otra carta documento, pero del contador municipal, Guillermo Costanzo, a quien también criticó durante el epílogo de su gestión. Vicente y Costanzo, afectados por los dichos del hombre que se peleó con todos y que fue echado por el intendente y por el concejal Guillermo Arroyo -quien literalmente le mojó la oreja el día del despido, en su vendetta, ante varias personas que no daban crédito a lo que estaban presenciando- anunciaron que agotarán todos los medios e instancias que le acuerdan las leyes y la Constitución para lograr la máxima pena que merezca “su conducta irresponsable”. ¿Volverá a dar marcha atrás el ex funcionario, tal su estilo demostrado durante su paso por la administración Arroyo?

Aliviado, Montenegro asume sin un tema espinoso a resolver, tal el caso del aumento del boleto ya autorizado por el intendente Arroyo la semana pasada. En lo que atañe al boleto, el intendente que se va, haciendo uso de las facultades que le había conferido el Concejo Deliberante, fijó un aumento desdoblado de la tarifa, que subirá a 23 pesos desde el 3 de enero y a 25 a partir del 3 de febrero. La decisión, cabe recordarlo, se tomó un día después de que el Concejo aprobara una suba de 42,8% en la tarifa de taxis y remises.

fray100

Cortitas y al pie 1. //Claudio Sabadín, propietario de la cadena de librerías Libros de la Arena, acaba de adquirir Fray Mocho (Belgrano entre Yrigoyen y Mitre), que era propiedad de Gustavo Abelleyro. Se aseguró la continuidad del personal estableciéndose que se mantendrá el estilo de esa reconocida casa de libros.// ¿Continuará el programa “Mar del Plata te hace feliz”, implementado por la Provincia las últimas dos temporadas? Nada se sabe sobre el mantenimiento o no de esta iniciativa que permitió que turistas y marplatenses tuvieran en verano beneficios bancarios con descuentos en supermercados, el acceso gratuito a playas equipadas y eventos culturales. Según un artículo publicado por La Tecla, se estableció que desde el gobierno saliente “se dejó todo preparado para la tercera temporada del programa, pero pasa por una decisión de la nueva administración”, aseguraron desde la Secretaria General de la provincia.

Cortitas y al pie 2. //Malestar. Es el que generó en las cámaras empresarias de turismo de toda la costa atlántica, la decisión del Gobierno nacional de reducir las tasas generales por el uso de puertos a los pasajeros y vehículos en los viajes en ferry a Uruguay. “Sería más importante que el Estado nacional y provincial se fijaran más en las empresas privadas argentinas, en las retenciones de impuestos que tenemos y en cómo beneficiar al turista que viaja por el país”, se expresó.// Una buena para Arroyo. La Corte no resolverá este miércoles el delicado conflicto de poderes planteado por el Ejecutivo contra el Deliberativo en relación al pago de la bonificación docente. Se va Arroyo del gobierno sin ese fallo que todo parece indicar que será contrario a la posición del Ejecutivo. El dictamen se producirá en las próximas semanas estableciéndose que la suma no abonada por la comuna en cuanto a la bonificación de los docentes municipales, eliminada hace cerca de un año, trepa a los 300 millones de pesos.