La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
El País 10 de noviembre de 2019

Cornejo, Nosiglia y Lousteau juegan fuerte e intentan marcarle la cancha a Macri

El sector mantiene latente la amenaza de romper los bloques parlamentarios en su reclamo de tener una mayor presencia en los lugares de decisión de la coalición opositora.

Alfredo Cornejo deja la gobernación mendocina y llega al Congreso de la Nación.

La Unión Cívica Radical ya tiene su propio sector “combativo” o “duro” bajo el liderazgo del presidente del partido, Alfredo Cornejo, que se puso al frente de una ofensiva hacia el interior de Juntos por el Cambio para disputar todos los lugares de poder y quitarle la centralidad a Mauricio Macri.

Desde la derrota electoral de Juntos por el Cambio, en cada charla sobre el futuro de la coalición en su rol opositor suena el nombre de Cornejo como un condicionante para cualquier definición junto al de otras tres figuras: el histórico operador radical Enrique “Coti” Nosiglia y el del senador electo Martín Lousteau.

Ese trío aparece hoy en la disputa de todos los lugares clave para la futura oposición, entre ellos, la jefatura de los bloques de la Cámara de Diputados y del Senado, la Auditoría General de la Nación (AGN) y los lugares que le corresponderán al PRO y la UCR en el Consejo de la Magistratura.

Fuentes del radicalismo señalaron a NA que ese sector encabezado por el gobernador saliente de Mendoza y diputado electo mantiene latente la amenaza de romper los bloques parlamentarios en su reclamo de tener una mayor presencia en los lugares de decisión de la coalición opositora.

En la Cámara de Diputados, donde Cornejo asumirá una banca el 10 de diciembre, el mendocino reclama el lugar que actualmente ocupa Mario Negri como jefe del bloque de la UCR mientras que en el Senado promueve a Lousteau para ese mismo cargo, que hoy tiene Luis Naidenoff.

Si bien tanto Negri como Naidenoff afirman en privado tener los votos necesarios para ganar ambas pulseadas, el radicalismo “combativo” no da tregua y, cerca del mendocino, remarcan siempre que pueden que “no va al Congreso a ser un diputado más”.

El juego combinado de estos actores en la interna opositora fue confirmado a NA por una fuente que señaló que Lousteau no tiene decidido si quiere encabezar el bloque de senadores radicales, pero “sí le interesa que Cornejo presida el interbloque de diputados”.

La presión de este sector también llegó a la AGN, donde el PRO imagina ubicar a Miguel Pichetto como titular, pero “la traba son Nosiglia, Cornejo y Lousteau”, según afirmó a Noticias Argentinas una fuente de ese organismo, que remarcó que en la pulseada por la presidencia de los bloques del Congreso resisten al ex compañero de fórmula de Macri.

Y es que el objetivo de la ofensiva de esa tríada radical es precisamente correr al macrismo de la centralidad que ocupó durante estos cuatro años en Juntos por el Cambio y establecer una mesa de conducción para la alianza, donde la UCR tenga más poder de decisión.

Teniendo en cuenta que en esa mesa imaginan sentados al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y a la gobernadora bonaerense saliente, Maria Eugenia Vidal, queda en evidencia que este sector de la UCR no le apunta al PRO sino específicamente a Macri y a su jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Las quejas de Cornejo por la forma de gobernar de Macri y Peña son conocidas, ya que no las ocultó en 2018 cuando la corrida bancaria combinada con aumentos tarifarios pusieron en jaque a la economía y, además de reclamar mayor participación de la UCR en la coalición, mantuvo latente una posible ruptura con el PRO.

La intención de Cornejo y compañía de acotar el papel de Macri dio otros ejemplos tras las elecciones: después de que Juntos por el Cambio diera vuelta la derrota sufrida en las PASO en Mendoza, el gobernador saliente atribuyó el resultado al trabajo de la UCR y evitó darle mérito al jefe de Estado.

Otro ejemplo lo dio Julio Cobos, senador nacional por Mendoza que actualmente apoya a Cornejo y que recientemente señaló que la derrota electoral se debió a que “no se cumplieron los objetivos prometidos”, al tiempo que remarcó que “por primera vez en la región un oficialismo fue por la reelección y no lo logró”.