CERRAR

La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Cultura 27 de diciembre de 2023

Cuando la poesía sale a recorrer la ciudad: estudiantes universitarios dictaron talleres en diversos espacios

Alumnos del Profesorado en Letras de la UNMdP realizaron durante noviembre encuentros de poesía en escuelas públicas y privadas, un café, una biblioteca y en la Unidad Penal Nº 15 de Batán.

Los talleres se dictaron en el marco del "Seminario sobre enseñanza de la lengua materna y/o la literatura".

Por Rocío Ibarlucía

La poesía tiene fama de ser aburrida, complicada, minoritaria o distante de la realidad. En tiempos de bullicio, distracciones y pantallas, pareciera incluso cada vez más difícil sentarse a leer poemas. Por estos motivos, abordarla en el ámbito educativo se presenta como un desafío complejo. A menudo relegada a un segundo plano en los diseños curriculares, suele postergarse para el final del año escolar, si el tiempo lo permite, y reducirse a la medición de versos o a la mera identificación de recursos expresivos, sin lograr muchos adeptos a la lectura.

Frente a estos preconceptos y estigmas alrededor de la poesía, una materia del Profesorado en Letras de la Universidad Nacional de Mar del Plata llamada “Seminario sobre enseñanza de la lengua materna y/o la literatura” propuso un enfoque innovador con el que logró sacar la poesía de las aulas de la Facultad de Humanidades para llevarla a espacios de una punta a otra de la ciudad, desde escuelas y bibliotecas hasta la cárcel, y así cautivar a nuevos lectores.

Este año el seminario propuso a estudiantes de Letras, graduados y bibliotecarios reflexionar sobre los modos de trabajar la poesía en la escuela secundaria. Para ello, se evaluaron las concepciones de poesía que los profesores en formación han desarrollado a lo largo de la carrera y a partir de sus biografías como lectores, para luego enfocarse en “diseñar y gestionar estrategias de enseñanza y corrección de textos escritos, orales y audiovisuales a través de talleres de lectura y escritura”, explican las investigadoras de la UNMdP Lucía Couso y María Ayelén Bayerque. Ambas forman parte del equipo docente de la asignatura, que se completa con Carola Hermida, Claudia Segretin, Marinela Pionetti, Carina Curutchet, Marianela Trovato y Florencia Rivas.

“Apostamos al contacto con la diversidad de géneros y formatos y la posibilidad de formar parte de una comunidad de lectores", dicen las docentes Bayerque y Couso.

“Apostamos al contacto con la diversidad de géneros y formatos y la posibilidad de formar parte de una comunidad de lectores”, dicen a LA CAPITAL las docentes Bayerque y Couso.

El concepto de poesía del que partieron en el seminario fue amplio, ya que hoy el lenguaje poético se mueve por diversos soportes y materiales: desborda los límites de los libros para circular en las redes sociales, el cine, las series, los videojuegos, las canciones, las artes visuales, incluso en la calle.

“Creemos que hay que evitar prácticas que encorseten a la poesía y la reduzcan a un único sentido -agregan Couso y Bayerque-. Buscamos actividades que posicionen al estudiante como escritor y no solo como lector o analista de los textos. También pensamos la poesía en cruce con otros lenguajes artísticos, como la música o las artes gráficas y audiovisuales”, por lo que incorporaron entre sus materiales de trabajo, por ejemplo, textos de poesía ilustrada y libros álbum de poesía infantil.

Para promover la lectura de poesía, en el seminario “apostamos al contacto con la diversidad de géneros y formatos y la posibilidad de formar parte de una comunidad de lectores, como asistir a un club de lectura”. Por eso, incentivan a otros docentes, familias o mediadores de lectura a participar de estos encuentros porque “en las conversaciones cotidianas se puede dar más espacio a los consumos culturales de los jóvenes que tengan que ver con la palabra. Aunque a las y los adultos nos parezca que se alejan del lenguaje poético, tienen atributos que tienden puentes con la literatura”.

Durante la cursada del seminario, analizaron problemas teóricos y propusieron a los docentes en formación escribir poesía “como parte de una práctica que posibilita la reflexión crítica”. También invitaron a talleristas, poetas y editores locales a compartir su experiencia haciendo circular la poesía en diferentes formatos.

“Creemos que hay que evitar prácticas que encorseten a la poesía y la reduzcan a un único sentido”

De la mesa de editores participaron Carlos Fratini por Es Pulpa (editorial dedicada a la publicación de poesía), Tomás Rodríguez por Cepes (editorial de narrativa y poesía), Paula García y Paula Rivera de El Altillo (editorial artesanal de fanzines) y Milena Bracciale por Esa Plaga de Polleras (colección de Eudem sobre autoras pioneras en los derechos de la mujer). Al mismo tiempo, como uno de los ejes de la materia fue el cruce entre la poesía, el cuerpo y la puesta en voz, participó el poeta Fabián Iriarte leyendo sus textos, así como las poetas y docentes de literatura Rocío Fernández, Iara Debenedetti y Lara Flores Catino, quienes compartieron sus experiencias con talleres de poesía en diferentes contextos.

Uno de los talleres de poesía se realizó en la Unidad Penal Nº 15 de Batán.

Uno de los talleres de poesía se realizó en la Unidad Penal Nº 15 de Batán.

Los talleres: de la universidad a la comunidad

Como trabajo final del seminario, los estudiantes prepararon de forma grupal un taller de escritura y o lectura de poesía para compartir en diversos ámbitos. Los encuentros se realizaron durante el mes de noviembre en escuelas públicas y privadas, la Unidad Penal Nº 15 de Batán (en articulación con un proyecto de extensión), un café y una biblioteca.

Milagros Crespo, Sofía González, Iñaki Iturbide y Tabaré Labrouse dictaron el taller “Poetizar lo cotidiano” en la EES 83, ubicada en San Eduardo, Chapadmalal. Franco Denápole, Sofía Cano Rivadeneira, María Luz Germino y Gian Luca Spinelli organizaron en un café céntrico una propuesta en torno a los poemas que aparecen en novelas y narrativa fantástica. Sol Caroni, Eva María Mateos García, Viviana Rodríguez y Marina Tarnovsky, inspiradas en el contexto de la Biblioteca Pública Municipal de Sierra de los Padres, invitaron a los asistentes a participar de “Versos de tierra, agua y viento. Taller de poesía y naturaleza”.

Por otro lado, las estudiantes Jazmín Rial, Laura Liliana Vega y Aldana Vilanucci dictaron el taller “Crear un hogar hecho con palabras: la poesía cotidiana en la escuela” en un segundo año del Colegio Luis Federico Leloir. Las talleristas irrumpieron la rutina habitual de las clases de Prácticas del Lenguaje al transformar el aula para la ocasión: colocaron poemas en los bancos y prepararon una mesa con diversos objetos y libros.

Talleres 06

El objetivo principal “fue indagar las relaciones entre lo cotidiano y lo poético, que resultó ser un disparador potente para que los estudiantes escriban sus propios poemas e, incluso, los compartan en voz alta frente a sus compañeros”, describe Ayelén Bayerque, la docente del seminario que coordinó este taller.

También se realizó “Adentro es afuera. Taller de poesía en contexto de encierro”, diseñado y coordinado por los estudiantes Laura Gómez Ríos, Angélica Espinel, Camila Pastorini Vaisman y Franco Carbajo, en el espacio de la Cooperativa Liberté de la Unidad Penal N° 15 de Batán. Participaron unas 20 personas privadas de la libertad que forman parte de esa cooperativa. El acceso y los permisos fueron gestionados por extensionistas de la UNMdP que sostienen un proyecto allí.

“La propuesta en la UP15 de Batán buscó promover la canalización de pasiones, emociones y experiencias de vida a partir de la lectura, escucha, puesta en voz y escritura de producciones poéticas. Comenzó con una performance, que consistió en un recitado coral a cargo de los talleristas, que creó las condiciones para la producción de un poema colectivo, elaborado entre internos, estudiantes, docentes acompañantes y referentes del servicio”, explica la docente y tutora de este taller, Claudia Segretin, quien agrega: “Se propusieron diferentes consignas de escritura poética con variados niveles de complejidad y extensión que los participantes pudieron elegir, dando protagonismo a la voz, el cuerpo y la palabra para generar un espacio emancipatorio”.



Lo más visto hoy