La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 2 de julio de 2017

La historia de Francisco Feuillassier, el marplatense que deslumbró a Zidane

Familiares, un ex entrenador y un compañero de la clase '98 cuentan detalles del talentoso mediocampista que realizará la pretemporada con las estrellas de Real Madrid. El camino que le marcó su hermano, el guiño del destino en su llegada a uno de los clubes más prestigiosos del mundo, su partida inesperada y un regreso lleno de gloria. Desde los inicios en Cadetes hasta su éxito en la Casa Blanca.

Por Juan Miguel Alvarez
Twitter: @jmalvarezmdq

El marplatense Francisco Feuillassier era, hasta hace pocos días, un desconocido en el ambiente del fútbol mundial. Pero desde que apareció en la lista de convocados por Zidane para la pretemporada que Real Madrid realizará en Estados Unidos, su nombre está en todos los medios nacionales e internacionales.

El inicio de su historia, de superación y esfuerzo, se remonta mucho tiempo atrás y tiene detalles aún desconocidos. Su padre José, su hermano Santiago -también futbolista-, el ex entrenador Mariano Andreano y un compañero de Cadetes ’98, Fausto Santini, le contaron a LA CAPITAL cómo fue el largo camino hasta la Casa Blanca. Allí llegó casi por casualidad, se fue por la puerta de atrás y volvió por la entrada principal.

Todo comenzó en el patio del domicilio de los Feuillassier en el barrio La Florida, donde ni la oscuridad de la noche fue motivo suficiente para guardar la pelota. Este talentoso jugador, hoy en la elite mundial, empezó su relación con el fútbol con las manos. Porque así lo dispuso su hermano, cuatro años mayor, siempre una guía para “Franchu”.

Santiago empezó a jugar en la escuela de Círculo Deportivo que dirigió el reconocido Guillermo Trama y necesitaba un arquero para practicar en su casa. Quién mejor que el pequeño Francisco para ese lugar.

Abel Santamaría, profesor de educación física del Instituto Juvenilia, donde estudiaron los Feuillassier, primero llevó a Santiago a Cadetes. Y un tiempo después fue Francisco, quien a los 6 años empezó en el salón.

Francisco Feuillassier, en un Cadetes -San Lorenzo de predécimas. Ya marcaba una gran diferencia. Foto: Diego Berrutti, Revista Talentos.

Francisco Feuillassier, en un Cadetes -San Lorenzo de predécimas. Foto: Diego Berrutti, Revista Talentos.

Los dos se volvieron apasionados por el fútbol y se destacaron de la media. Heredaron el espíritu deportivo de su padre José, quien jugó muchos años al rugby en Mar del Plata Club y también representó al seleccionado local.

“Franchu” integró un gran equipo, Cadetes ’98. Allí sobresalían tres jugadores: el actual jugador de Real Madrid, Tomás Bourdal (actualmente en Getafe) y Matías Castillo (integra las inferiores de Aldosivi). Pero, en los partidos decisivos, el que aparecía en su máxima expresión era Feuillassier, según cuentan sus propios compañeros y el entrenador Mariano Andreano.

Por esos años, la “cantera” de Cadetes contaba con grandes valores. Y el reconocido ex futbolista Juan Esnaider, mentor del proyecto de inferiores del club, tenía contactos en España. Por eso, en 2006, llevó a un grupo de jugadores a probarse al Atlético Madrid, entre ellos Santiago Feuillassier.

El club español aprobó la incorporación, pero entonces sus padres pensaban que todavía era muy joven (tenía solo 12 años) y eligieron quedarse en Argentina. Igual empezaron a gestionar los pasaportes y a meditar la posibilidad de cambiar de país.

Dos años más tarde, durante las vacaciones, Esnaider invitó a Santiago a su casa de Madrid para poder hacer una prueba en el otro equipo grande de la capital española, el Real. Al tercer día, le dieron el visto bueno para quedarse. Y esta vez los padres accedieron.

¿Y cómo llegó Francisco? Por uno de esos guiños del destino. Durante el invierno de 2008, el más joven de los Feuillassier -que desplegaba su talento en las predécimas de Cadetes- viajó junto a su madre, Bettina Abalo, para visitar a Santiago a Madrid. Recuperó a su hermano por unos días, pero perdió una compañía esencial: la pelota. Estaba tan aburrido en el deportamento, que Esnaider lo invitó al entrenamiento de Real Madrid. Allí tuvo la oportunidad de volver a tomar contacto con el balón. Y Michel, el mismo que formó la reconocida “Quinta del Buitre” en el “merengue”, quedó encantado con el invitado, a tal punto que pidió su incorporación.

Francisco volvió a Argentina para terminar el año en curso en el colegio y en 2009 la familia completa se radicó en Madrid.

"Franchu", con el torso desnudo, celebra el título de la LMF con Cadetes antes de viajar a España. Foto Diego Berrutti, Revista Talentos.

“Franchu”, con el torso desnudo, celebra el título con Cadetes antes de viajar a España. Foto Diego Berrutti, Revista Talentos.

El salto gigante

El siguiente destino lo marcó otra vez Santiago, quien con poca continuidad en Real Madrid partió a Rayo Vallecano. Y más adelante lo siguió Francisco, quien permaneció en la Casa Blanca hasta 2011.

Después de unos meses, hizo un click en Vallecas. Recuperó la confianza y el nivel. Fue creciendo año a año, pasó de la categoría Cadetes directamente al Juvenil B (salteó el Juvenil C), dando un año de ventaja en la edad. También llegó más chico al Juvenil A, donde logró algo histórico: el título de Liga y Copa del Rey, en 2015.

Por segunda vez, el prestigioso Real Madrid puso los ojos sobre el marplatense. Y a mitad de 2016, con 18 años recién cumplidos, le ofreció un contrato.

“Franchu” no desaprovechó la oportunidad. Se ganó rápido la titularidad en el Juvenil A del campeón de Europa e incluso fue convocado por Santiago Solari para el Real Castilla (compite en la Segunda B, tercera división de España). La temporada fue redonda. Con el marplatense como una de las figuras, Real Madrid ganó el “triplete”: Liga, Copa del Rey y Copa de Campeones, disputada por los ganadores (y el mejor segundo) de cada una de las siete Regiones en las que se divide el fútbol español en las inferiores. En la “Champions”, el conjunto dirigido por Guti cayó en semifinales ante Benfica de Portugal.

Francisco ganó el "triplete" con el Juvenil A.

Francisco ganó el “triplete”.

Tras hacer un seguimiento exhaustivo de los integrantes del plantel, Zidane citó a cuatro juveniles para la pretemporada que realizará el equipo principal en Estados Unidos: Manu Hernando, Oscar Rodríguez, Dani Gómez y el marplatense Francisco Feuillassier.

El pibe que hizo los primeros pasos en Cadetes y brilló en las canchas de esta ciudad, ahora estará del 11 de julio al 3 de agosto con Real Madrid en Estados Unidos, donde competirá en la Internacional Champions Cup. Allí su equipo enfrentará a Manchester United, Manchester City y Barcelona, para cerrar la gira con un amistoso contra un combinado de la MSL.

Hay millones de chicos que desean estar en el sitio al que llegó Francisco por condiciones naturales y por el continuo esfuerzo. Para él este quizá sea el inicio de un anhelo todavía más grande. El tiempo dirá hasta dónde llegará. Mientras, “Franchu” disfruta del presente y sigue forjando su historia, como lo hizo en Cadetes, como lo hizo en Real Madrid. Siempre alrededor de la pelota.

Del apellido en la camiseta al apellido en la lista

Cuando Francisco Feuillassier tenía días de vida, en 1998, el fútbol mundial caía rendido a los pies de Zinedine Zidane. El talentoso jugador nacido en Argelia, que recientemente había perdido con Juventus la final de la “Champions” justamente contra Real Madrid, dos meses después levantaba la Copa del Mundo con la Selección de Francia después de anotarle dos goles a Brasil en la final.

Cuando “Franchu” empezó a ser un apasionado por el fútbol, “Zizu” ya era estrella de Real Madrid. Por eso no llamó la atención su decisión en 2004, cuando Lionel Messi todavía estaba “oculto” en las inferiores de Barcelona.

Los padres de los Feuillassier llevaron a sus dos hijos a una tienda deportiva para comprarle una camiseta a cada uno. La elección fue la misma: la del Real Madrid. Pero esta historia va un poco más allá. Ante la posibilidad de grabar un nombre en la espalda, “Franchu” no lo dudó y prefirió Zidane. Hoy, mucho tiempo después, ese ídolo fue el que inscribió el apellido Feuillassier en la lista para la pretemporada de Real Madrid.


* El ex entrenador Mariano Andreano y su compañero de Cadetes ’98 Fausto Santini describieron sus inicios y su hermano Santiago Feuillassier hizo una radiografía de su juego en la siguiente nota.

En sus inicios ya era un “distinto”