La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Interés general 11 de febrero de 2019

Dolor por la muerte del arquitecto José Solla

El reconocido docente y profesional de la ciudad falleció el fin de semana, a los 64 años, de un paro cardíaco.

El fin de semana murió el reconocido arquitecto José Solla de un paro cardíaco, tenía 64 años, y su muerte sorprendió a la comunidad y a sus allegados, dejando un inmenso dolor en todos ellos.

Solla era el hijo del famoso pintor José Solla, quien le heredó su mismo nombre. Docente de arquitectura de la facultad e incansable luchador y defensor de la educación pública.

Entre sus trabajos, se destacan el haber sido el encargado de intervenir el paseo de Playa Varese y Cabo Corrientes.

En las redes sociales, colegas, familiares y amigos le dedicaron sentidas palabras.

José , el mejor de nosotros“, del Facebook de Pablo Mastropasqua.

Hoy es un día muy triste para los que lo queríamos, para la arquitectura , para la facultad y para la ciudad, sin José estamos peor, y él era nuestro, y ahí me lo apropio, tuve la increíble suerte de que fuera mi ayudante en Diseño 1, motivador y riguroso pero siempre con una palabra de aliento aunque el proyecto fuera horrible, después de esa etapa seguí admirando su obra durante toda la carrera, la vida nos volvió a juntar en la lucha política por una facultad mejor, no olvido sus palabras de aliento y respaldo cuando me nombraron como candidato a Decano, que él y Marina me apoyaran fue lo que me determinó a aceptar esa locura.
José es (me cuesta poner era) un arquitecto que hace ciudad y son pocos los que logran eso, parece que fue ayer, es más, fue ayer cuando en diciembre nos encontramos con él , Alejandra y yo, caminando por su Varese y nos cuenta del edificio que tenia proyectado ahí enfrente, estaba sacando fotos para terminar de definir sus visuales, estaba entusiasmado y feliz como un joven con su primer proyecto.
Con José podías hablar de música, de pintura, de cine, de estética, de historia, un hombre culto en el mejor sentido de la palabra, un arquitecto íntegro también en su mejor significado.
En estos días estaba trabajando junto a mi viejo, otro cardíaco imparable, en el armado de la muestra retrospectiva de su padre en el Museo MAR, entusiasmado con poder hacerle ese homenaje al viejo en su segunda tierra, una pena enorme que no pueda verlo.
Nos dejaste muy temprano, demasiado, no soy de creer en cielos ni en infiernos, pero donde estés seguro en breve será un espacio mejor. Hasta siempre compañero