CERRAR

La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 20 de julio de 2021

“El tema era pasar a Viedma, el rival siguiente me daba lo mismo”

Quilmes está con el ánimo alto luego de eliminar al equipo que lideró la Conferencia Sur durante todo el torneo. "Hace varios partidos que le imponemos nuestro juego a los rivales", aseguró Facundo Gago.

Facundo Gago lideró la batuta de Quilmes en Viedma. El base aseguró que el cansancio no cuenta en una final.

Facundo Gago, base y una de las figuras de la resonante clasificación de Quilmes a la final de la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol, le dio un gran valor al triunfo del lunes en la semifinal ante Deportivo Viedma.

“Después de dejar afuera al equipo que fue arriba todo el año y de visitante, ganándole dos de tres partidos, nos sentimos con confianza para enfrentar a cualquier rival”, le aseguró a LA CAPITAL.

“Ojo, no quiere decir que no podamos perder con Villa Mitre, es un muy buen equipo. Pero para nosotros el tema era pasar a Viedma, el rival siguiente me daba lo mismo, fuera Villa Mitre o Estudiantes de Concordia. Veíamos a Deportivo Viedma como el adversario a vencer”, afirmó el base.

“No hay que confiarse, debemos seguir por este camino. Hace varios partidos que le imponemos nuestro juego a los rivales y eso es lo que debemos intentar”, manifestó Gago.

El ex Libertad de Sunchales jugó cuarenta y cuatro minutos once segundos en el decisivo partido del lunes. “Es una suerte tener dos días libres. Venimos de dos series largas, difíciles, jugamos seis partidos duros en nueve días. Nos viene muy bien este descanso”, sentenció.

De todos modos, el base relativizó el factor cansancio. “Por ahí el día después de jugar acuso el esfuerzo, pero no durante los partidos. Creo que pesa mucho más el hecho de disputar una final. Cuando sabés que no hay mañana, te olvidás de todo. El lunes, en un momento, sentí que volábamos en la cancha, ni me acordé de la acumulación de partidos”, analizó.

Consultado sobre si a Quilmes, al jugar con poco recambio, le costaban más los segundos partidos por afrontarlos con menos descanso, evaluó: “Es cierto que perdimos los dos segundos juegos. Es una cuestión que debemos analizar puertas adentro. Tal vez nos haya costado más el segundo con Deportivo Viedma, pero ellos hicieron un gran partido. Y el que perdimos con Lanús fue apenas por un punto, la diferencia la pudo haber hecho cualquier cosa, un tiro errado, una pelota perdida”.

Quilmes, cuya campaña estaba marcada por la irregularidad, produjo un “clic” a partir del triunfo ante Tomás de Rocamora. “Creo que el vuelco lo dimos en Olavarría. Si no nos mentalizábamos, estábamos afuera de los play-offs, así de simple. Y cuando empezamos a ganar, alimentamos la confianza. Ese fue el secreto”, aseguró el base.

“Desde entonces, casi siempre impusimos nuestro juego. Sabemos el material que tenemos, tenemos jugadores que rinden, con calidad y experiencia. Y confiamos mucho en nosotros, eso es un plus”, valoró.

“En el tercer partido con Deportivo Viedma, por ejemplo, siempre pensamos que podíamos. En el primer tiempo estuvimos complicados. Pero nuestro problema fue fallar tiros, no de juego. En el segundo, en cambio, sí jugamos a lo que queríamos, ganamos en confianza y pudimos volver cuando nos sacaron siete puntos en el último cuarto. En los minutos finales, cerramos mejor nosotros”, afirmó.

Por último, sobre la próxima serie con Villa Mitre, puntualizó: “No sé si llegará a tres partidos, pero imagino una eliminatoria pareja. Los dos somos buenos equipos”.