La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 2 de agosto de 2018

Entregan bananas podridas y 6 kilos de carne para 150 chicos en una escuela del barrio Las Américas

Autoridades del establecimiento aseguraron que "bajo ningún punto de vista" le brindarán esa comida a los menores de edad que asisten al lugar. "Lo tenemos aislado, no hemos podido utilizar absolutamente nada", aseguraron.

Autoridades de la escuela primaria N°28 del barrio Las Américas denunciaron que los nuevos proveedores del servicio alimentario entregaron no solo escasa cantidad de mercadería, sino también en mal estado.

“Nos trajeron cajones con bananas y papas podridas, ningún alimento para los chicos celíacos, galletitas de 20 gramos que no alcanza para ninguna criatura. Esto es una vergüenza”, señaló Karen Esusy, la vicedirectora del establecimiento ubicado en Etchegaray y Ortiz de Zárate.

“También recibimos 6 kilos de ‘bife de chorizo’, pero nos lo entregaron con un remito sin razón social por lo que no tenemos maneras de saber de dónde viene y quién garantiza que esa carne esté en condiciones. Además, vino con  mucha grasa y solo alcanza si lo mezclamos con otra comida; tenemos 150 chicos”, agregó.

En este sentido, la docente señaló que “para muchos de nuestros chicos la comida que reciben acá es la única que consumen en el día”. Y aseguró: “Bajo ningún punto de vista voy a darles esto, lo tenemos aislado, no hemos podido utilizar absolutamente nada”.

Agropecuaria Angkor SRL es la empresa responsable de proveer el servicio a la escuela, una de las dos firmas ganadoras de la licitación realizada por el Consejo Escolar de la Provincia en los últimos días.

“Los llamé y la secretaría me respondió que ‘no sabría qué decirme’. Con lo que enviaron, hay que retirarles la licencia”, aseguró Esusy.

Y cerró: “Me da impotencia, no puede ser que pase esto. Si bien el sistema que había no era el mejor, teníamos la posibilidad de darle uno o dos platos de comida. Ahora no hay manera de responder a una necesidad social real. Nuestro problema hoy es qué le damos de comer a los chicos”.