La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 18 de octubre de 2020

Preocupación del Municipio por las fiestas clandestinas

Temen que aumenten en el verano. El intendente le pidió a la Provincia que designe especialmente agentes del Operativo Sol para desarticularlas.

La desarticulación de una fiesta clandestina con más de 60 personas este sábado en la ciudad terminó por revelar una de las preocupaciones más fuertes del gobierno municipal: que las reuniones sociales de estas características aumenten en verano, sobre todo si desde Provincia ya advirtieron que va a ser “muy difícil” habilitar los boliches cerrados.

En este sentido, y a horas de que el gobernador Axel Kicillof anuncie oficialmente la fecha de apertura para el turismo en la ciudad, desde el Ejecutivo local aseguraron que apuntan a contar con agentes del Operativo Sol dedicados exclusivamente a desarticular este tipo de reuniones durante los meses estivales. El pedido lo hizo el propio intendente Guillermo Montenegro al jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Bianco. La fiesta de Arenales y Peña desarticulada este fin de semana no hizo más que profundizar el temor y aumentar la necesidad de confirmar los refuerzos por parte de Provincia.

Se repiten y van tomando volumen. Ya no son fiestas de cinco o seis personas, ahora hay una organización más grande, por lo que queremos prepararnos para lo que se viene en el verano y que no sea una cosa común para los turistas. Ahora lo estamos trabajando nosotros, pero necesitamos algo especial“, señaló a LA CAPITAL el coordinador de Gabinete, Alejandro Rabinovich, quien aseguró que “es necesario trabajar con la Provincia y el Ministerio de Seguridad por este tema, sin dudas”.

El temor del Municipio es evidente: de confirmarse lo anunciado por Provincia en relación a los locales nocturnos cerrados, las fiestas clandestinas van a aumentar y precisarán de refuerzos para mantener la situación controlada. El pedido es concreto y están a la espera de la confirmación.

“Es un tema central y una de las principales preocupaciones que tenemos. Por eso, Guillermo le planteó al jefe de Gobierno de la Provincia que parte del Operativo Sol se designe exclusivamente para desarticular estas fiestas clandestinas“, señaló Rabinovich, quien además tiró un dato central: el gobierno bonaerense ya confirmó que mantendrá el número de agentes para el operativo de este verano.

El dato no deja de ser crucial, teniendo en cuenta que ya se puede intuir que la temporada de verano no será lo explosiva que en otras oportunidades, lo que habilitará la posibilidad de que efectivos desarrollen otro tipo de tareas.

A pocas horas de que el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, desembarque en la ciudad para hacer oficiales anuncios vinculados a la temporada (solo trascendió la apertura el 1 de noviembre para propietarios no residentes y el 1 de diciembre para los turistas), Rabinovich insistió con que el verano se regirá por estrictos protocolos de conductas.

“Como le dijimos a Provincia, lo que tenemos que hacer nosotros es trabajar con aforos para balnearios, aforos para hoteles, aforos para gastronomía. También analizar cuál va a ser la ocupación que va a haber dentro de la ciudad para mantener realmente el distanciamiento“, señaló el funcionario.

Además, Rabinovich recordó, en caso de que haya algunos por demás optimistas, la realidad que atraviesa el país: “El que esté pensando en una temporada parecida a las últimas, creo que está confundido, está equivocado, no va a ser ni por cerca una temporada similar a las anteriores. Con el virus intentaremos tener la mejor temporada posible, sabiendo que lo primero va a ser siempre cuidar la salud de los marplatenses”.

Rabinovich también aseguró que se trabaja, en conjunto con la Provincia, en la suerte de un “plan de contingencia” para la ciudad. Sin postulados claros aún, el gobierno bonaerense podría estar analizando la posibilidad de que toda persona con síntomas deba retornar a su ciudad de origen, al tiempo que se dispondrá dispositivos y protocolos para los pacientes que requieran atención médica.