La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 5 de febrero de 2019

Juicio por mujer violada: declararon dos médicos y avalaron su denuncia

Los especialistas que examinaron a la víctima explicaron que las lesiones que presentaba eran compatibles con el abuso sexual a través de un objeto. La denunciante había dicho que el agresor para ello utilizó una botella.

Con la declaración de cuatro testigos, entre ellos dos médicos que avalaron con sus dichos la denuncia de la víctima, continuó el juicio contra un hombre acusado de violar a su pareja luego de que ella se negara a tener relaciones sexuales.

Los dos especialistas que se presentaron esta mañana en la sala del Tribunal Oral Nº 3 explicaron que las lesiones que presentaba la mujer al momento de ser examinada eran compatibles con el abuso sexual cometido con un objeto.

Es decir, desestimaron el hecho de que las mismas pudieran haber sido producidas naturalmente en el marco de una relación sexual consentida pero violenta, como había indicado el imputado en su versión de lo ocurrido.

La víctima había declarado que fue vejada con una botella y que el acusado, Alejandro Mendoza, intentó además que del abuso participara un perro. Fue durante la instrucción preliminar y también el lunes ante los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Canevale y Mariana Iriani -única magistrada original del tribunal-, en la primera jornada del debate oral.

La presentación de los médicos, entonces, avaló la posibilidad de que la violación haya sido cometida con el mencionado objeto. En cambio, Mendoza declaró que es inocente y admitió que existió la relación sexual, pero aseguró que fue consentida por la mujer y que nunca utilizó una botella en ese acto.

El hombre, que está detenido desde octubre de 2016, cuando ocurrió el caso, explicó que las lesiones que presentaba la víctima se debieron a que ambos solían tener una actividad sexual violenta por pedido de su propia pareja. Esa versión fue desmentida por la mujer durante un careo que se realizó a pedido de la defensa del imputado.
Además de los médicos, declararon ayer una pariente de Mendoza y un amigo suyo, quien fue el que lo llevó a trabajar al campo de Estación Chapadmalal donde se registraron los hechos investigados.

Con esas presentaciones finalizó la etapa de producción de prueba en el juicio oral y se llamó a un cuarto intermedio hasta el viernes, cuando se llevarán a cabo los alegatos. Estos se iban a realizar ayer pero la defensa solicitó la prórroga hasta hoy, y por disposición del tribunal finalmente se fijó como fecha el viernes.
De esta manera, la sentencia no se conocerá en los próximos días como se estipulaba, sino recién podría dictarse la semana que viene. El día exacto de esa diligencia posiblemente se designe el mismo viernes, al finalizar la última audiencia.

Un hecho estremecedor

El hecho ventilado en el juicio se produjo en un campo donde el agresor se encontraba alcoholizado, y trascendió cuando la víctima fue atendida en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), al que asistió por las graves lesiones que había sufrido.

La detención de Mendoza se llevó a cabo casi 24 horas después del hecho. Las heridas que presentaba la mujer domiciliada en Batán fueron contundentes a la hora de analizar cómo se había producido el hecho. Y su declaración ante la policía también constituyó parte de la prueba en contra de su propia pareja, a quien conocía desde hacía dos meses cuando ocurrió el hecho.

Lo cierto es que la fiscal a cargo del caso en ese momento, María Isabel Sánchez, solicitó al personal policial que detuviera al agresor. Luego, lo citó a declarar en Tribunales pero el aprehendido, amparándose en su derecho, se negó a hacerlo en ese entonces.

La instrucción continuó y el caso llegó a debate oral, donde Sánchez fue reemplazada por su par Fernando Berlingeri. El investigador explicó en el inicio del juicio que mantendría la acusación contra Mendoza por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal y privación ilegal de la libertad”.

El imputado llegó al juicio detenido en la Alcaidía Penitenciaria Nº 44 de Batán y decidió declarar en la primera jornada, lo que provocó una crisis de nervios a la madre de la víctima, que debió ser retirada de la sala y asistida por los miembros de la ONG En Red que encabeza la licenciada Patricia Gordon.

Las mismas personas acompañaron a la víctima, quien también decidió declarar -para eso fue desalojada la sala- y luego de ello manifestó sentirse aliviada, aunque se la notaba visiblemente emocionada.

En el mismo marco, la mujer aceptó también el pedido de la defensa de realizar el careo con el imputado, lo cual le generó cierto nivel de angustia. Allí, mantuvo la acusación y dijo que Mendoza -con quien al momento del hecho hacía dos meses que mantenía una relación sentimental- se encontraba alcoholizado cuando la violó. También dijo que le había introducido una botella en la vagina e intentado que un perro participara del abuso sexual, desmintiendo absolutamente la versión de las relaciones consentidas.

Desde la ONG En Red destacaron que haya sido la propia mujer la que dio a conocer el hecho, incluso haciendo pública identidad, con el objetivo de luchar porque haya justicia en este tipo de casos.