La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 16 de abril de 2019

“La política deportiva de la ciudad debe incluir a los clubes”

La diputada nacional marplatense Fernanda Raverta se reunió con presidentes de clubes locales. Reunión de la que participaron los principales dirigentes de Peñarol, Quilmes, Alvarado, Kimberley y Once Unidos, junto a la Leona Inés Arrondo.

Fernanda Raverta recibió a presidentes de clubes muy importantes de la ciudad para hablar del futuro de la política deportiva.

“La política deportiva de la ciudad debe incluir a los clubes”, manifestó la diputada nacional Fernanda Raverta, candidata a intendenta, en un encuentro que mantuvo con presidentes de importantes entidades de Mar del Plata como Peñarol, Kimberley, Alvarado, Quilmes y Once Unidos.

Fernanda Raverta, como integrante de la comisión de Deportes de la Cámara de Diputados de la Nación y candidata a intendenta, escuchó a los dirigentes, quienes manifestaron su preocupación sobre las problemáticas y la situación de los clubes en la actualidad. En este sentido, la legisladora marplatense destacó que “es fundamental pensar en una Mar del Plata que incluya a los clubes y que reconozca su trabajo social para que sean parte de la construcción de propuestas deportivas, sociales y culturales”.

Del encuentro participaron el presidente de Peñarol, Domingo Robles; el titular de Quilmes, Jorge Unzué; el presidente de Alvarado, Wenchi Méndez; el presidente de Kimberley, Héctor Filo Noselli; el presidente de Kimberley “mandato cumplido” Jorge Falcone; y el titular de Once Unidos, Horacio Taccone, junto a la Leona olímpica Inés Arrondo.

“La política deportiva del Emder tiene que hacerse junto a los clubes de Mar del Plata y Batán, que tienen experiencia sobre gestión y conocimiento sobre las necesidades de la comunidad deportiva de la ciudad”, remarcó Raverta.

Asimismo, los presidentes de los clubes coincidieron en que esta política económica no sólo les complicó la gestión diaria por los altos costos de las tarifas y servicios y la baja en la cantidad de socios, sino también por la reducción del campo de acción para el deporte social y para la alta competencia, tras la ausencia permanente del Estado Municipal.