La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 15 de marzo de 2019

La última jugada condenó a Peñarol

El "milrayitas" estuvo al frente todo el partido. Incluso con ventajas de hasta 16 puntos. Pero otra vez se quedó con las manos vacías. Un triple de Vildoza le dio el triunfo a Estudiantes.

Foto archivo

Por Marcelo Solari

 
Cuando la mano viene torcida, todo parece volverse en contra. Al menos buena parte de eso es la imagen que quedó luego de que a Peñarol se le escapara una victoria por la que mucho había hecho. En definitiva, Estudiantes de Concordia lo venció por 69 a 68, en la última jugada con un triple de Leandro Vildoza. Fue la octava derrota consecutiva para los de Garay y Santiago del Estero en la Liga Nacional de Básquetbol 2018/19. Y se viene una gira durísima por el nordeste del país.

El arranque fue de ensueño para Peñarol. Con todos los atributos que la gente del “milrayitas” se identifca. Contracción al trabajo defensivo, recuperaciones, velocidad en las transiciones y un ejecutor muy confiable, Juan Pablo Vaulet, la gran figura del cuarto inicial (10 puntos en ese segmento).

El “milrayitas” comenzó adelante 10-0 y parecía que buena parte del desarrollo se le simplificaba. Demoró casi 5 minutos Estudiantes en anotar su primeros puntos (doble de Daviyon Dreper), y la máxima ventaja se extendió a 16-2, ya con Nicolás Lauría -de regreso tras su lesión- en la cancha.

No obstante, el buen ingreso de Alvaro Merlo para conducir, algún encuentro de éste con Martín Leiva y algunas dudas del local derivaron en una ráfaga de 7-0 del visitante para descontar (16-9).

De cualquier manera, pese a ese atisbo de complicación, el conjunto de Leonardo Gutiérrez reaccionó de la mejor manera, siempre amparado por su entrega defensiva, para volver a poner una distancia considerable antes del primer descanso.

Peñarol logró sostener su postura dominante durante una buena parte del segundo capítulo. Aún sin puntería exterior. Supo leer ventajas para hacer daño con Damián Tintorelli en el poste, pero especialmente, continuó con una extrema solidez defensiva, aislando a Eduardo Gamboa y permitiendo muy poco del resto.

A los 6 minutos de ese cuarto, con Vaulet y Nicolás Gianella inspirados, la distancia trepó a 16 (37-21), con Lucas Arn vacío de puntos pero muy útil atrás y también pasando el balón.

Claro que Estudiantes también hizo bien los deberes defensivos, le bajó ostensiblemente el goleo a Peñarol en el tramo final del parcial, lo tuvo más participativo en ataque a Dreper y logró cierto equilibrio en el juego, si bien no conseguía arrimar en las cifras.

Cuando regresaron del descasnso largo, al local le costó afirmarse. Y le tomó 2m30s convertir sus primeros puntos del tercer cuarto (40-32), en las manos de Tintorelli, quien iba a convertirse en el hombre más confiable de la ofensiva marplatense.

A su creciente eficiacia defensiva, controlando a Vaulet y compañía, Estudiantes le agregó más fluidez. Y peligrosamente se situó 42-37 antes de los 4 minutos. Pero tras el “tiempo muerto” solicitado por Leonardo Gutiérrez, la combinación Gianella-Tintorelli resultó letal y el “milrayitas” estableció un nuevo margen de seguridad (48-37), si bien ya no estaba tan cómodo y apenas logró anotar 10 puntos en ese capítulo.

Tras una interrupción de unos 10 minutos a causa de la lluvia que le otorgó protagonismo a la omnipresente gotera (siempre el agua cae en el mismo lugar de la cacncha), volvió la acción.

Y también la presión, cada vez más notoria, de Estudiantes. En el juego y en el resultado. Con un sólido aporte de Leandro Vildoza y Dreper y los primeros puntos de Pedro Chourio (triple), la visita se acercó a 56-55. Y todavía faltaba una enormidad; 6m28s.

A pura defensa, Peñarol aguantó las embestidas de su oponente a pie firme aunque por margen mínimo. Tras la salida por faltas de Martín Leiva, apareció Gonzalo Torres para complicar en el juego interior. Y lo empató Chourio con otro triple (65-65) al entrar en el minuto final. Una sombra lúgubre parecía invadir del Polideportivo, aunque dos libres de Arn devolvieron la esperanza. Pero, tal como quedó expuesto, si algo puede salir mal, seguro saldrá mal (Murphy dixit). Y los planetas se alinearon en contra del local. Un libre fallado por Gianella y a continuación, otro fallado por Gamboa.

El balón se fue por el fondo pero la reposisción correspondió a los entrerrianos. El propio Gamboa lo quiso ganar con un triple y falló. El rebote ofensivo lo barrió Agustín Ambrosino y Vildoza aplicó el golpe mortal.

 

La síntesis

Peñarol 68
N. Gianella 12, L. Gorosterrazú 6, J.P. Vaulet 19, L. Arn 2 y D. Tintorelli 17 (FI). N. Lauría 2, , J.I. Marcos 5 , A. Alloatti 2, T. Monacchi 3, N. Franco 0.
DT: Leonardo Gutiérrez.

Estudiantes (C) 69
L. Vildoza 13, E. Gamboa 3, P. Chourio 6, D. Dreper 15 (x) y M. Leiva 9 (x) (FI). A. Ambrosino 0, F. Grun 6, A. Merlo 5, G. Torres 12. DT: Eduardo Jápez.

Estadio: Polideportivo Panamericano “Islas Malvinas”.
Arbitros: Alejandro Chiti, Oscar Martinetto y Danilo Molina.
Parciales: 25-13, 40-28 y 50-41.