La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Arte y Espectáculos 30 de junio de 2020

Murió Carl Reiner, institución de la comedia estadounidense

Carl Reiner. Foto: EFE | EPA | Nina Prommer.

El actor, director, productor y guionista estadounidense Carl Reiner, leyenda de la comedia hollywoodense, creador de “The Dick Van Dyke Show” y que se mantuvo activo en la industria hasta el año pasado, falleció a los 98 años en su casa de Beverly Hills.

Según publicó la revista especializada Variety en base a declaraciones de la asistente de Reiner, el comediante murió por “causas naturales”.

Reiner ejerció la profesión durante más de siete décadas, y destacó ya en los ’60 y los ’70 como director y guionista.

Fue uno de los creadores de “The Dick Van Dyke Show”, programa de comedia por el que ganó tres de sus nueve premios Emmy de la Academia de Televisión de Estados Unidos, formó parte de la compañía del show de scketches “Caesar’s Hour” y dirigió elogiadas películas como “¡Oh, Dios mío!” (1977), “The Jerk” (1979) o “Hay una chica en mi cuerpo” (1984).

En las últimas décadas, y ya convertido en una institución del género, abandonó el rol de realizador pero siguió sumando trabajos como actor y guionista.

Participó en la trilogía de “La gran estafa” de Steven Soderbergh como miembro de aquel equipo de asaltantes que lideraban George Clooney y Brad Pitt, y tuvo papeles recurrentes en sitcoms como “Two and a Half Men” y “Hot in Cleveland“.

Clooney Reiner

Además, hasta el año pasado era habitual escucharlo como actor de voz en series y películas animadas como “Padre de familia”, “American Dad”, “King of the Hill”, “Bob’s Burgers” y las películas de “Toy Story”.

Padre del también actor, guionista y director Rob Reiner, también mantuvo hasta el último día una fuerte presencia en Twitter; una tribuna que aprovechó hasta el lunes mismo para criticar la gestión de Donald Trump, al que calificó como un “un hombre de negocios en bancarrota y corrupto que no tenía ninguna calificación para ser el líder de ningún país civilizado”.