La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 13 de mayo de 2019

Peñarol, entre el alivio y la incertidumbre

El presidente Domingo Robles vuelve a poner en duda su continuidad. La palabra de Juan Ignacio Marcos.

Una postal del parto que vivieron los peñarolenses el domingo y durante toda la temporada.

“Alivio es la mejor palabra para definir lo que siento. Sufrimos mucho, por suerte reaccionamos en el suplementario y aseguramos nuestro lugar en la Liga Nacional. Me parece que no merecíamos jugar esta instancia. Estábamos para más. Pero pasaron cosas afuera de la cancha que nos complicaron”, le dijo a LA CAPITAL, luego del partido, Juan Ignacio Marcos, dueño de la base de Peñarol en el clásico, durante buena parte de la temporada y probablemente por mucho tiempo más.

Marcos, los restantes juveniles y Juan Pablo Vaulet son los únicos jugadores del equipo cuyos vínculos se extienden más allá del final de esta temporada.

En algunos momentos de la temporada, la actuación de los pibes fue lo único que le arrancó una sonrisa a los parciales peñarolenses. Con los altibajos propios de la edad, no desentonaron. Y la imagen final del propio Marcos y de Tomás Monacchi en el decisivo suplementario frente a Quilmes fue muy auspiciosa. “Para mí fue un año de crecimiento, de mucho aprendizaje”, sostuvo el talentoso base rosarino.

Domingo Robles, titular del equipo “milrayitas”, no pudo precisar demasiado sobre el futuro del equipo en la Liga Nacional de básquetbol. “Lo único que sé es que ahora nos vamos a tomar quince o veinte días para descansar. Por un tiempo, no quiero saber nada”, se sinceró ante este medio.

Robles no dio nombres propios. “Lo primero que quiero resolver es si sigo yo. Estoy muy cansado. Ayer vi todo el partido con taquicardia, lo sufrí mucho”, confesó.

A Peñarol le costó horrores lo económico durante la última temporada. Y el plantel sufrió varios meses de atraso en el cobro de sus haberes. “No veo que las condiciones cambien demasiado durante la próxima temporada. Ni me quiero imaginar si desciende Quilmes, es lo peor que nos podría pasar. Son dos viajes más y dos muy buenas recaudaciones menos. No hicimos los números finales de este clásico. Pero está a a vista que fue la mejor concurrencia de la temporada, la única que nos movió la aguja hacia arriba. Si Quilmes no está, habrá más gastos y menos ingresos. Para nosotros sería una catástrofe”, finalizó el titular “milrayitas”.