La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 30 de marzo de 2020

Podrían faltar frutas y verduras en Mar del Plata por problemas con el transporte

Lo advierten con preocupación desde el Mercado de Abasto de la ruta 88, donde se reforzaron las medidas preventivas ante la pandemia y creció la demanda minorista. Piden al Municipio que intervenga para que los camioneros circulen "en condiciones dignas" por las rutas. Peligra la cadena de abastecimiento y la situación impactaría en los precios.

Desde que empezó la cuarentena, el Mercado de Abasto ubicado sobre la ruta 88 implementó la obligatoriedad del uso de barbijo para puesteros y clientes, se dispuso alcohol en gel y se restringió el acceso de personas. Sin embargo, por estas horas la preocupación crece ante un posible desabastecimiento de mercadería esencial en Mar del Plata debido a las serias dificultades que encuentran los camioneros que viajan a zonas de producción para transportar frutas y verduras a la ciudad.

El consumo en este mercado fue explosivo en la primera semana de aislamiento obligatorio. Al igual que en los mayoristas, comerciantes y clientes minoristas se acercaron en forma masiva al establecimiento para abastecerse en cantidad de distintos productos de mayor durabilidad, como papa, cebolla, batata o zapallo, entre otros.

Con el correr de los días, la demanda cayó y hoy se compara con el de un día feriado, un claro reflejo de cómo disminuyó el movimiento en las calles y la gente cuida más el bolsillo frente a la incertidumbre económica.

Rápidamente, en los 71 puestos del mercado se resolvió, con el acompañamiento del propietario, que el uso de barbijos sea obligatorio para todo aquel que trabaje o ingrese al lugar: una mujer los los fabrica y los venden al costo (unos 30 pesos). “Sin barbijo no entran”, indicaron desde el mercado.

Daniel Stancato, puestero con varios años de experiencia en el Mercado de Abasto, dialogó con LA CAPITAL y remarcó que “se adoptaron todos los cuidados necesarios” y que “cuidar a la gente es cuidar a los trabajadores y a todas las familias”. Las medidas se replicaron desde esta semana en el mercado de frutas y verduras de la ruta 226.

No obstante, además del riesgo de exponerse a trabajar en tiempos de cuarentena -la actividad está exceptuada dentro del decreto presidencial que establece el aislamiento preventivo, social y obligatorio- una de las máximas preocupaciones de los puesteros es el posible desabastecimiento de mercadería esencial en Mar del Plata.

“Por lo que nos cuentan todos, el transporte está siendo muy maltratado en las rutas. Los choferes salen y pueden pasar hasta 26 horas de viaje sin un lugar donde les vendan agua, un sandwich o algo para comer; ni siquiera al baño de las estaciones de servicio los dejan entrar”, denunció y remarcó que “está en peligro la cadena de abastecimiento”, como así también la situación tendría notable impacto en los precios.

mercado 88

El uso de barbijos es obligatorio dentro del Mercado de Abasto de frutas y verduras de la ruta 88.

“Tengo dos choferes de camiones propios y recibo constantemente mercadería de Entre Ríos, Corrientes, Mendoza, Salta y otras provincias. Todos me cuentan lo mismo, incluso de otros puestos. En todos lados es igual, los están maltratando: no los dejan entrar a las estaciones, los sacan de mala manera. Si esto sigue así no van a poder transportar los alimentos y van faltar en Mar del Plata”, alertó.

Los puesteros están fuertemente preocupados por esta situación y reclaman que desde el gobierno local, el intendente Guillermo Montenegro evalúe adoptar medidas -o gestionarlas ante el gobierno provincial y nacional- que garanticen “condiciones dignas” para los choferes, que pese a las disposiciones oficiales de estaciones de servicio, en las rutas “los sacan y ni calentar el agua para el mate los dejan”.

Stancato señaló al respecto que “sería importante que Montenegro pueda intervenir para que se tenga en cuenta a los choferes y puedan parar a descansar, a comer, a ir al baño aunque sea” porque hoy eso “no lo tienen garantizado y es un problema”.

Con respecto al abastecimiento de frutas y verduras que provienen desde distintas parte del país, “hasta ahora no hay faltantes en la ciudad”, pero “tememos que si esto sigue así, los choferes no salgan más y ahí se termina en Mar del Plata el cítrico que vienen de Corrientes y Tucumán, el zapallo que principalmente llega de Mendoza, el pomelo de Salta, el zapallito de Corrientes, las naranjas y mandarinas de Entre Ríos”, entre otros productos, alertaron los puesteros.

Desde el Sindicato de Camioneros hacen lo posible para llevar tranquilidad a la población señalando que los choferes “seguirán saliendo a las rutas” pero en simultáneo advierten que los gobiernos locales “tienen que entender” que su carga son los productos esenciales, acto que el propio presidente Alberto Fernández destacó días atrás.

Las situaciones se repiten. Entre otros tantos casos, un camionero fue “sacado de muy mala manera por la policía” cuando intentó cargar agua caliente en una estación de servicio. Los ejemplos se multiplican en los accesos a distintas ciudades y en los paradores habituales de los choferes en diferentes puntos de rutas de la Argentina, pese a la vital importancia de la tarea que realizan: abastecer de alimentos a las ciudades.

Además de los cítricos que de seguir así la situación podría escasear en la ciudad, la batata que proviene principalmente de San Pedro está en la misma situación, como también el zapallo coreano de Mendoza, la cebolla que se transporte desde el sur, e incluso con la papa que si bien viene de la zona aledaña a Mar del Plata, “si paran los camiones no llega nada”.

Naturalmente, el posible faltante de frutas y verduras traería aparejado un impacto en los precios. En el Mercado de Abasto los precios se definen por oferta y demanda, como en todo el país. Y si escasea la mercadería o llega tarde, temen que la problemática se traslade a los valores finales.