La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 3 de octubre de 2019

Protesta frente a la Municipalidad por el incumplimiento de la emergencia alimentaria

Integrantes de la cooperativa Nueva Esperanza se manifestaron frente al Palacio Comunal para reclamar la aplicación de la emergencia. Exigen la actualización del monto de las tarjetas alimentarias y la ampliación del cupo: "Cada vez hay más gente que no tiene para comer".

Vecinos e integrantes de la cooperativa Nueva Esperanza se manifestaron esta mañana frente a la Municipalidad de General Pueyrredon para reclamar el efectivo cumplimiento de la emergencia alimentaria que semanas atrás aprobó por unanimidad el Concejo Deliberante.

Pasadas las 10 y hasta el mediodía, un centenar de personas nucleadas en esta organización se manifestó con bombos, banderas y un corte de calle en la intersección de Hipólito Yrigoyen y avenida Luro para denunciar que el Ejecutivo municipal “no está cumpliendo con ningún punto” de la emergencia sancionada por el Concejo, en sintonía con la ley aprobada por el Congreso a nivel nacional.

En diálogo con LA CAPITAL, Paola Tornoud, presidenta de la cooperativa Nueva Esperanza, explicó: “Nos hemos juntado con los vecinos de algunos barrios porque vemos que al hambre de la gente se suma la emergencia alimentaria, pero nadie hace nada”.

El reclamo apunta a que el Ejecutivo “implemente los cambios” contemplados en la emergencia alimentaria, que entre otros puntos establece la actualización del monto de las tarjetas alimentarias que entrega el Municipio, cuyo valor “está congelado hace tiempo en apenas $300, que sirve como mucho para comprar dos leches y medio kilo de pan, pero ¿quién come con eso?“, dijo Tornod.

“Lo que pedimos es que actualicen ese monto en función de la emergencia alimentaria y que aumenten el cupo, porque hay mucha gente que no tiene para comer”, expresó la referente de esta organización, la misma que el año pasado sostuvo un acampe de importantes dimensiones durante más de 40 días frente a la Secretaría de Desarrollo Social.

“Si está aprobada la ordenanza, solo tienen que cumplirla y pensar en la realidad de la gente”, sumó Tornoud y agregó: “Mar del Plata es una de las ciudades con más desocupación y es una vergüenza que no se pongan a trabajar. Algunos reciben bolsas de alimento pero no duran nada, eso no soluciona el hambre”.

Por otro lado, la dirigente dijo que el diálogo “no existe” con el gobierno municipal. “No quieren dialogar porque saben que somos firmes en nuestras posturas, porque no vamos a negociar con el hambre de la gente: si decimos que hay 500 familias que tienen hambre, no nos pueden ofrecer ayuda para 200. No vamos a ceder en eso. Vamos a permanecer en la lucha y lo vamos a hacer con el gobierno que sea”.

Asimismo, planteó que a los problemas alimentarios que se registran en los sectores más vulnerables de la población de Mar del Plata “se suma el tema de que ni siquiera hay vacunas” y en ese sentido comparó: “Antes peléamos por puestos de trabajo; ahora retrocedimos y planteamos que pongan leche y vacunas para los pibes porque ni siquiera eso cumplen”.