La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 15 de marzo de 2019

Quilmes, en una cancha difícil y ante un rival directo

El "tricolor" enfrentará, desde las 20.30 en el estadio "Osvaldo Casanova" a Bahía Básket, uno de los rivales que, al momento, luchan en la parte baja de la tabla de posiciones.

Lucas Ortiz, uno de los más regulares en Quilmes.

Quilmes afrontará esta noche un difícil compromiso por la Liga Nacional de Básquetbol. En el único partido de la jornada de hoy, el “tricolor” enfrentará, desde las 20.30 en el estadio “Osvaldo Casanova” a Bahía Básket, uno de los rivales que, al momento, luchan en la parte baja de la tabla de posiciones.

La victoria del martes frente a Estudiantes de Concordia y la caída del miércoles de Argentino de Junín (perdió como local, en suplementario, 97 a 87 con Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia), aliviaron en parte la comprometida situación de los dirigidos por Javier Bianchelli. Sin embargo, cuando ya se transita la segunda mitad de la temporada regular, cada partido que se pueda sumar en el casillero de victorias (más si es ante un rival directo y como visitante) será de vital importancia.

El estadio de los bahienses, se sabe, no es un reducto sencillo. Y además, el conjunto dirigido por Sebastián Ginóbili atraviesa su mejor racha de la temporada en curso: tres victorias consecutivas. Es cierto, todas fueron muy apretadas, pero le permitieron sumar: 83 a 81 a Atenas, en Córdoba, y 74-72 a Ferro Carril Oeste y 87 a 85 a Hispano Americano, ambos en Bahía Blanca.

Los sureños constituyen una verdadera sucursal de las Naciones Unidas. El plantel tiene nada menos que ocho extranjeros. Una locura. Son tres estadounidenses (Anthony Johnson, Patrick Sanders y Drew Martin), un panameño (Jamaal Levy), un chileno-panameño (Eugenio Luzcando Bocaz) y tres brasileños (Caio de Souza Pacheco, Rafael Paulichi y Pedro Ianguas). La “culpa” no es de Bahía Básket, sino de un reglamento que claramente habrá que revisar.

Para Quilmes, la aparición de Winsome Frazier en el plantel significa la posibilidad de contar con un jugador que puede tomar decisiones para resolver por sí mismo, ya sea con tiro abierto o con rompimientos. Jerarquía individual para potenciar al equipo de Luro y Guido en su cruzada por evitar tener que jugar la Permanencia.
Al margen de una temporada que no ha sido precisamente prolífica en cuanto a resultados, el muy buen rendimiento de Lucas Ortiz, la acertada contratación de Eduardo Vassirani y el rendidor juvenil Víctor Fernández son cuestiones positivas que pueden suponer un crédito abierto para el futuro inmediato.
Bahía Básket

Facundo Corvalán, Eugenio Luzcando Bocaz, Martín Fernándz, Jamaal Levy y Anthony Johnson. DT: Sebastián Ginóbil.

Quilmes

Luciano Tantos, Lucas Ortiz, Winsome Frazier, Maximiliano Maciel y Calvin Warner. DT: Javier Bianchelli.

Estadio: “Osvaldo Casanova”.
Arbitros: Alejandro Chiti, Danlo Molina y Sebastián Moncloba.
Hora: 20.30.