La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 11 de junio de 2019

Se negó a declarar el comerciante chino que extorsionó a otro

Ye Lummei (62) contó con un traductor del Poder Judicial, pero se negó a hablar frente al fiscal Fernando Berlingeri y quedó detenido en la Unidad Penal 44 de Batán.

El comerciante chino acusado de haber extorsionado a otro con un mensaje mafioso en una carta escrita en chino mandarín se negó a declarar y permanecerá alojado en la Unidad Penal 44 de Batán mientras avanza la investigación.

Yu Lummei (62) fue detenido el sábado, tras una investigación realizada por el fiscal Fernando Berlingeri y el personal policial de la DDI que se inició la semana pasada, cuando el dueño del supermercado chino de Colón al 10600 encontró una nota que envolvía un cartucho de Magmum 357 y que decía en chino mandarín: “Señor dueño, prepare veinte mil dólares para el 9 del 6 a las diez de la noche; no haga nada raro que yo ya se dónde estudia tu hijo”.

Para tomarle declaración a Yu Lummei sin que el idioma fuese una barrera, el fiscal Berlingeri convocó a un empleado judicial que habla chino mandarín para que oficiara de traductor y, además, le dio la posibilidad al imputado de que se comunicara con la embajada China.

A pesar de todos recaudos para que el hombre de nacionalidad China pudiera hablar, Lummei prefirió no hacerlo, se negó a declarar y, tras escuchar la imputación de “extorsión en grado de tentativa” el fiscal Berlingeri ordenó que fuera trasladado nuevamente a la Unidad Penal 44 de Batán, mientras avanza la investigación.

CHINO 02

Las pruebas contra Lummei son más que contundentes, un video de seguridad del supermercado chino de colón al 10.600 muestra como un hombre con su fisonomía arroja el envoltorio con la amenaza y que, luego, se sube a una camioneta Peugeot Partner color blanco.

Con esa información, sumado a que el extorsionador había dado como dirección para que la víctima dejara el dinero un lugar que quedaba a unos 100 metros del supermercado propiedad de Yu Lummei.