La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Opinión 5 de noviembre de 2019

Se vienen días de análisis, de replanteos y de descubrir que escondía Arroyo, el honesto…

por Gerardo Gómez Muñoz

Veremos más adelante cómo con su habitual discreción el diputado y virtual jefe local de la UCR y de la 5a. sección, Maxi Abad, buscará reposicionar en el gobierno del frente a su partido. A su vez, el Frente de Todos ya esbozó, a través de su derrotada candidata un edulcorado “mea culpa”, en tanto un peronista sin atajos como Daniel Rodríguez reclamó una autocrítica con todas las letras, incluyendo al partido como elemento central. La casi inexistente conducción del PJ, obviamente, dada la dualidad de varios de sus directivos convencidos de que con la mera marchita son patrón y sota en cualquier escenario, optaron por borrarse, dado que no saben dónde y cuándo Gustavo Pulti atiende a su gente para depositar las tijeras, a lo mejor ya innecesarias hasta otra dudosa ocasión. También puede ser que las derrotas fuera de casa son más vergonzantes y que llegó la hora de jugar en grande y con objetivos generales que superen las aspiraciones personales, como lo exige la magnitud de una ciudad como Mar del Plata.

Muy realista el ajustado vencedor del 27, mucho más por la movilización del macrismo y por el aporte de María Eugenia Vidal que por las irrisorias tijeras (… a propósito, ¿quién habrá pagado éstas?), atiende a Abad, para escuchar al radicalismo que no quiere más ser el furgón de cola.

Pero hoy ya puede ser el primer choque, Arroyo sobre la cúspide de sus tres mil y pico de votos quiere hacer historia. Sin consultar a nadie quiere irse con un aumento -magro del 4 por ciento a los municipales, pero que lleva la suma al 38 por ciento-, superando a la inflación y a él a un incremento de casi 90 mil pesos en 7 meses. Después de anunciar que todos sus funcionarios han entregaron las respectivas renuncias, se descubrió que acaba de designar en Turismo a Jorge Zanier.

Había aceptado la renuncia del ingeniero Pablo Simoni titular del Emvial, pero ahora se descubre que lo designó en Obras Sanitarias para asegurarle la estabilidad, eso al margen de la capacidad del profesional y de las normas de OSSE.

Hay otra gente que tiene (datos de los desapegos de la ley y del decoro de que ha hecho gala), Arroyo en el Emder.
Merecen más especificaciones las cuestiones vinculadas con salarios, parentelas y entenados que ubican a nuestra comuna, seguramente, como una de las que mejores sueldos por menos prestaciones de laburo real y de producción comprendiendo inclusive a las empresas privadas, paga.

De Rommel al “Tío Patilludo”

Un grupo de periodistas de muy alto nivel como Marcelo Pasetti, Mariano Suárez, Javier Germinario y Adrián Barbarulo, con la ejemplar conducción de Mariana Gerez y Germán Lagrasta que con maestría tiraban el tema y dejaban que los colegas se explayaran a sus anchas por los caminos más oscuros de la peor gestión municipal de que se tenga memoria, la de Carlos Arroyo, obviamente.

Alguien tiró que los periodistas tenían, quizás, un déficit sobre el abordaje del tema de los irresponsables gastos de la comuna, el desparpajo de los sueldos y contratos de salarios políticos incluidos del Concejo Deliberante, de la cantidad de los llamados asesores y de vergonzosa cantidad de designaciones políticas que llegarían a 300 con envidiables ingresos que querrían para sí técnicos y profesionales del campo privado.

En la mesa de café final -era más de la una de la mañana- el “no”, fue desgarrante cuando se leyó el recibo del admirador del mariscal Rommel, “se lleva 426.171 pesos mensuales”, o sea 16 mil diarios. Uno llega a pensar que la gente que lo bajó de un hondazo, estaba sabiendo esto y mucho más. LA CAPITAL -“el diario de la ciudad”- marca rumbos y sigue investigando porque Arroyo “será recordado por el nepotismo, con buena fracción de su familia nombrada con cargos públicos y abultados sueldos de la órbita estatal”.

A esto conviene recordar, para revelar otra de las perlas morales del intendente que se va y, seguramente para nunca más volver, con la moralina habitual de personajes de esta laya. Cuando públicamente se lo criticó, desmintió descaradamente, pero con otra trampa. Negó todo, porque “Tengo todos mis papeles en regla, a mí nadie me va imputar. Ahí están los documentos no hay familiares designados”. Se refería a hijas, hijos de su pareja, claro no estará legalizada la pareja en cuestión, lo que no quiere decir que ella y alguna otra no haya sido beneficiada en sus hijos y parentela, como consta. En estos días más los ya publicados desde el fin de semana, habrá material de sobra para la historia de este hombre que desde hace décadas viene engañando y…, en varias facetas…

Abad y Montenegro

Sin contar ya con Vidal ni con Mauricio Macri y sin caja, sabiendo que la plata caída desde arriba vence cualquier sequía, Guillermo Montenegro, intendente primerizo, tendrá que llevarse bien con Maxi Abad, de hecho jefe del radicalismo local y de la 5a. sección electoral. Es, además, y figura importante del comité partidario de la provincia y aunque el frente Juntos por el Cambio perdió la conducción de la Cámara de Diputados, tendrá poder de negociación con el gobierno que liderará el gobernador Axel Kicillof, sobre todo cuando de conseguir asistencias se trate.

Un tema grueso y para entender que, pese a los desaires que desde arriba gustaban usar desde el macrismo a los radicales, esta vez Montenegro será muy amable con los radicales. También aquí el manejo de la complicada mayoría oficialista tendrá variados escollos y el tacto y la muñeca de Abad deberán tratar con delicadeza diversas situaciones. Los primeros pasos y los de la mayoría transitados durante la campaña por Montenegro lo mostraron como un hombre prudente y poco afín a conflictos y enfrentamientos.

Hombre realista, valora la participación de la UCR a partir de la participación de Abad en la campaña, desde las PASO en adelante, que posibilitó, sin descuidar la 5a donde aumentó 6 puntos y en un escenario que día a día cambiaba de mano, ganar la intendencia y los tramos para la gobernación y la presidencia.

Hoy, de acuerdo con lo que encuentre Montenegro con sus asesores en la papelería que revele el fantasioso Arroyo, pueden comenzar las rispideces. La mencionada dificultad que podría surgir de la paridad de fuerzas en el Concejo, tal vez comience a advertirse cuando la discusión por los cargos ponga nerviosos a los más mansos. Allí y, tal vez, alguna novedad podría estar ya cocinándose en el horno de Maxi.

Discusión a tiempo o bronca

En el inicio de esta página se mencionó al pasar las posiciones de Fernanda Raverta y de Daniel Rodríguez que son la confirmación de que en el interior del Frente de Todos, y que no es consecuencia de la derrota, este firmante había escuchado murmullos acallados en cuanto el periodista llegaba.

Tal vez la casi inocente excusa, menos que autocrítica, para asumir la derrota por parte de Raverta: “Nos faltó un poco de trabajo en la zona céntrica“. En realidad fue un trabajo a todas luces impresionante con despliegue diario de agrupaciones, dirigentes, referentes y militantes que no alcanzó porque había tal vez negación del poder opositor de un núcleo influenciado por “el enemigo”. Y el poco trato, algo soberbio, de una porción del peronismo, “el peroncho” de todas épocas.

Si bien no fue virtuosa la negativa no a negociar sino a tratar a Gustavo Pulti porque llegó tarde y pretendiendo las principales posiciones, no se estimó debidamente el perjuicio que podía causar. Este no habrá sido tanto y es difícil evaluar, además que puede haber resultado con vergonzante 11 puntos la última posibilidad. Porque resucitar de este aparente lanzamiento a la pileta con poca agua, es muy difícil…

Fue en cambio una responsable posición la de un peronista cabal, discutió y dio su posición adentro y hoy sale, como muchos en el PJ , a reclamar que en la conformación de un frente sólido y abarcativo de las fuerzas del campo nacional y popular debe contar con peronismo como columna vertebral. El ahora constituido tiene algunos convencidos que actúan pensando que han superado a Perón. Sería injusto no destacar que Rodríguez habla desde adentro, único ámbito para discutir estas cuestiones internas. Oportuna aclaración, porque como dijo un chusco casi llorando en la noche del domingo “hay algunos que creen que para ser peronistas en serio hay cantar más la marchita”.