La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 8 de diciembre de 2019

“Sería muy malo para la ciudad si no podemos trabajar en conjunto”

El intendente electo Guillermo Montenegro espera tener una buena relación con la Provincia y la Nación más allá del color político. Le asigna un rol preponderante a Raverta. También habló de la UCR, de Pulti y del Concejo.

Montenegro quiere una relación de trabajo con Provincia y Nación.

“Era un buen profesor”, cuenta Guillermo Montenegro sobre el presidente electo, Alberto Fernández, a quien cuando él era alumno se solía cruzar en la Facultad de Derecho de la UBA. “Tengo buen recuerdo de ese momento. Después nos volvimos a encontrar muchas veces en la vida. También cuando él fue jefe de gabinete y yo era ministro de Seguridad”, comenta a LA CAPITAL.

–Trascendió que se reunieron.

–Fue un saludo cordial y afectuoso por teléfono después de las elecciones.

– ¿Y con Kicillof se reunió?

– Lo veo en la Cámara (de Diputados de la Nación). Lo felicité personalmente. Y quedamos en juntarnos, pero las dinámicas de las transiciones son bravas.

– ¿Qué espera de la relación con la Provincia y la Nación durante su gestión?

– Sería muy egoísta por parte de cualquiera pensar que porque gobierne alguien de otro color político no va a hacer las cosas que tiene que hacer por los marplatenses. Acá hubo una importante cantidad de marplatenses que votaron tanto a Axel (Kicillof) como a Alberto Fernández. Sería fallarles a sus votantes. Acá hubo una elección muy reñida entre Fernanda (Raverta) y yo. Y me parece que uno tiene que ser muy respetuoso de eso. Yo no veo que haya que generar negociaciones. Lo veo como una posibilidad de trabajar en conjunto. Creo que sería muy malo para Mar del Plata si no lo podemos resolver entre nosotros.

– ¿Qué rol cree que debería desempeñar Raverta?

– Soy muy respetuoso del vínculo que ella tiene sobre todo con el gobernador. Fernanda tiene un rol muy importante en la política local. Y me parece que tiene un rol importante con los marplatenses. Es la interlocutora natural. Si uno busca las soluciones para problemas concretos que puede llevar adelante la Provincia, creo que es bueno poder dialogarlo con ella y plantearlo como corresponde frente al gobernador.

– ¿Es un caso paradigmático el de Mar del Plata para intentar achicar la grieta?

– Creo que hubo un muy buen desafío durante la campaña. Fue una campaña en la que no hubo agresión. Se vio muy claro: como no había agresión entre Fernanda y yo, eso generó que en la calle, en las mesitas, hubiera una buena relación.

– ¿Y cómo ve el papel de Pulti en el próximo tiempo?

– Yo creo que hay muchas cosas de la gestión de Gustavo que hay que rescatar. Los polideportivos, la gestión en deporte, la idea de mudar el gobierno, para mí son buenas.

– ¿Le gustaría reflotar el proyecto del Centro Cívico en Libertad y Tandil?

– En la coyuntura es complejo, pero como proyecto es bueno.

– ¿Qué vínculo imagina con la UCR?

– Yo creo que nosotros tenemos un problema, que son los problemas de los marplatenses. No podemos perder tiempo en las disputas internas. Al margen de que no las hay. Tenemos una coalición de gobierno en General Pueyrredon que tiene que funcionar bien por la responsabilidad que tenemos cada uno de nosotros. Creo que la UCR tuvo una muy buena participación después de las PASO en la campaña.

– ¿Cómo es su relación con el diputado Maximiliano Abad?

– Tengo una buena relación hace muchos años.

– El ministro de Gobierno de la provincia, Joaquín de la Torre, pidió la presidencia del Concejo para Alejandro Carrancio. Pareció que le marcaba la cancha. ¿Cómo lo tomó?

– Con Joaquín tengo muchos años de relación más allá de la política. Creo que él entendió que tenía que hacer eso. No lo sentí como un marcaje de cancha.

– ¿La UCR va a tener la presidencia del Concejo?

– Se está resolviendo. Lo está resolviendo el Concejo.

— Desocupación, cortes de calle y transporte

El intendente electo, Guillermo Montenegro, piensa que Mar del Plata “tiene un problema endémico” con la desocupación y advierte que no se pueden seguir buscando “las mismas soluciones”.

– ¿Cuál va a ser entonces su política?

– Tenemos que ser creativos. Hay una responsabilidad del gobierno local de ayudar a todos los que quieran emprender cualquier tipo de inversión en la ciudad. Estar del lado del que viene a generar empleo es la clave. Trabajar muy fuerte en todo lo que tiene que ser modernizar el Estado para agilizar todos los trámites. Eso es Habilitaciones e Inspección general. Tenemos la idea de que Habilitaciones va a ir a Producción. El secretario de Producción es el que tiene que ayudar a la habilitación, en el buen sentido. Que sea más fácil poner un kiosco o una empresa. Además, el Puerto tiene que ser un puerto de salida de los productos de nuestra zona, no solo para Buenos Aires sino para el resto del mundo.

– ¿Cuál va a ser la impronta de la gestión en el transporte público?

– Si los marplatenses sienten que el transporte público no es el adecuado, tenemos que buscar la forma de dar la mayor respuesta posible. Es algo que tenemos que pensar todos juntos para ver cómo se hace. Hay que pensar un recorrido más inteligente en función de las necesidades de los marplatenses. Creo que tenemos que tener un concepto de movilidad urbana. Tiene que ver con las modificaciones en el tránsito, las ciclovías, el transporte, el peatón.

– En cuanto al tránsito, ¿cómo se va a actuar ante los cortes de calle?

– Lo más importante es evitar con el diálogo que eso se haga. Escuchar, entender, buscar la solución. Uno siempre va a tratar de evitarles la mayor cantidad de problemas a los vecinos. Y creo que es importante que eso lo entiendan todos. Las organizaciones también. Pero no con autoritarismo. No podemos por una discusión política dejar de rehén a la gente.