La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Arte y Espectáculos 19 de abril de 2019

Sube a escena “Ciudades con M”

Ainhoa Mendiola y Cecilia Mesías protagonizan la historia de dos hermanas, rearmada desde sus voces, revisitando y pensando la historia familiar y el devenir íntimo de una vida apacible interrumpida.

Ainhoa Mendiola y Cecilia Mesías protagonizan "Ciudades con M".

Ciudades con M“, la obra dirigida por Paola Belfiore, sobre el texto “Una luz muy blanca y muy suave” de Agustín Barovero, subirá a escena hoy, a las 21.30, en El Club del Teatro. La puesta cuenta con las actuaciones de Ainhoa Mendiola y Cecilia Mesías y la función es a la gorra.

Sobre el escenario, dos voces de mujer cantan, murmurando, una canción casi entre susurros. Las luces se apagan lentamente y quedan sumidas en la oscuridad.

Un haz de luz se dibuja en el piso del teatro y deja ver un cuerpo sobre una alfombra. La mano se mueve entre papeles, fotos tiradas a su alrededor. Más atrás, entre penumbras, un sillón. La luz, a ras del suelo, va dibujando el espacio y se entrevén colores, vestidos, rostros.

Ciudades con M es la historia de dos hermanas, rearmada desde sus voces, revisitando y pensando la historia familiar y el devenir íntimo de una vida apacible interrumpida. El espacio es, parece, un living despojado, con sólo una alfombra circular y un sillón. También, un patio, una habitación, una vereda, el presente, el pasado, el pueblo entero.

Dos hermanas visitan el espacio íntimo e inmaterial de la memoria para recordar juegos de infancia, anécdotas, saldar cuentas pendientes y reencontrarse. Ambas marcadas por un mismo abandono, un mismo manto de silencio que en un momento tapó la verdad.

Las imágenes de una madre, el olor de un patio, los hábitos inusitados de una y otra se enlazan por el hilo de lo compartido. Buscan recordar para, tal vez, sanar. Buscan recordar y rearmar algo para poner palabras al dolor de no haber sabido. La verdad duele menos que el silencio.