La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 3 de junio de 2018

Un viajero muy particular, de paso por Mar del Plata

William Zanatta, hermano del intelectual Loris Zanatta, es un estudioso de las civilizaciones precolombinas y de los fenómenos de migración y viajero incansable.

William Zanatta.

Es hermano de un intelectual famoso en el mundo como Loris Zanatta, pero él bien puede ser presentado como un personaje aún más singular que su renombrado familiar. William Zanatta, de él se trata, visita Mar del Plata realizando lo que decidió hacer ya hace varias décadas: viajar y estudiar sobre la historia de los lugares a los que llega.

Siempre autodidacta, sin los títulos de un docente formal, un día consideró que ya era hora de ofrecer conferencias sobre sus conocimientos; entonces gran parte de su vida siguió como entonces, en gran parte dedicada a viajar y a estudiar, pero agregándole la voluntad de ofrecer charlas en lugares tan diversos como distantes.

Ha visitado y recorrido la Argentina en decenas de oportunidades pero llega por primera vez a Mar del Plata invitado por Marcelo Carrara, concejal y referente de la comunidad italiana en la ciudad. Permanecerá varias semanas. Salta será su próxima escala.

Acto en el HCD

Mañana a las 10.30 participará del acto conmemorativo del Día del Inmigrante Italiano en la Argentina que tendrá lugar en el Concejo Deliberante, y en los próximos días, siguiendo una agenda que comenzó a coordinar con Carrara, estará ofreciendo exposiciones en varias escuelas e instituciones marplatenses. Una de las primeras será, con entrada libre y gratuita, el próximo miércoles 6 a las 17 en Villa Victoria. Otros lugares ya previstos son los colegios privados Leonardo Da Vinci, Inmaculada Concepción y Loris Malaguzzi y la sede local de la Sociedad Dante Alighieri, de Bolívar y Córdoba.

En Perú, Zanatta trabaja como operador turístico.

En oportunidad de un encuentro social por el 72º aniversario de la República de Italia, que tuvo lugar ayer al mediodía en la sede de la Sociedad Giuseppe Garibaldi, LA CAPITAL pudo dialogar con Zanatta apenas tres horas después de su arribo.

“Mi aventura de saber itinerante -dijo- comenzó treinta y cinco años atrás cuando me radiqué en Perú, al que ya conocía, y me casé con una mujer peruana… pero también por entonces decidí que, alternativamente, viajaría un año por Italia y al año siguiente por América latina, y que nunca dejaría de estudiar sobre cada uno de mis destinos, y que habría un gran tema para una eterna indagación: las civilizaciones precolombinas en América”.

En vez de reconocerse como experto o especialista, Zanatta dice ser alguien entregado completamente a aprender y aprender, para luego compartir todos los conocimientos adquiridos. Con el tiempo el campo de sus estudios incluyó tanto a la historia precolombina como la evolución de las corrientes migratorias.

También señaló en diálogo con nuestro periodista: “Estoy muy contento en Perú, donde hablo de Italia pero también del mismo Perú porque creo que a los mismos peruanos les falta conocer las raíces de su país y así tener unas más firmes identidad y autoestima”.

Oriundo de Forlí, en la región de Emiglia Romagna, el más aventurero de los Zanatta vivió desde pequeño en Bologna, ciudad de la universidad más antigua de Europa.

Otra mirada sobre los migrantes

Ya también ganado por la idea de estudiar los procesos de las migraciones, manifestó: “Quiero criticar a las políticas de educación en Italia, ya que cuando era chico e iba a la escuela no me hablaron nunca de las migraciones. Crecí en Italia sin conocer el mundo y sin imaginar que alguna vez habría de mudarme y vivir en el exterior. Y crecí con la mentalidad de observar a los italianos que habían migrado como desde arriba, sin darme cuenta que debía considerarlos como un componente esencial de la historia italiana”.

Y concluyó: “Luego de haberme mudado a Perú, país en el que el 70 por ciento de los descendientes italianos vinieron desde Génova y del resto de la Liguria, aún antes de Garibaldi, comencé a acercarme a este mundo de inmigración y, año tras año, estoy aprendiendo muchas cosas y escucho con atención. En este sentido aún no quiero enseñar porque creo que estoy recién aprendiendo sobre inmigración. No saco conclusiones, vengo para aprender”.