La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 9 de junio de 2019

Una movida empresaria que busca ideas y talentos para crear una “Mar del Plata Vibrante”

Empresas de la ciudad comprometidas socialmente han hecho surgir, en los últimos años, iniciativas que alientan la creatividad de nuevos emprendedores. "Mar del Plata Vibrante", en proceso de concretarse, es una de ellas. Buscará gestar un ecosistema que mejore la calidad de vida y dé nuevas oportunidades.

Hernán Fares Taie, uno de los empresarios propiciadores de la iniciativa "Mar del Plata Vibrante", en los laboratorios de calle Rivadavia.

por Oscar Lardizábal

Esta nota habla de un sueño. De un gran sueño. Una “Mar del Plata vibrante”, de la que ningún joven se aleje porque la ciudad le dará oportunidades para desarrollarse con su trabajo y profesión.

Una ciudad a la que jóvenes y familias vengan desde otras partes del país y del exterior a radicarse, confiados en que encontrarán calidad de vida y oportunidad para su trabajo profesional.

Una ciudad que habrá recuperado belleza, con renovadas atracciones para los turistas, con barrios resideñados, con manifestaciones, aquí y allá, en casas, escenarios y en la vía pública, de cultura y arte populares.

Una ciudad para hacer feliz a los niños y para que los jubilados recreen sus motivaciones y sus labores y así se sientan útiles e integrados.

Una ciudad, nuevamente merecedora de que la llamen “feliz”.

Bien: este es el sueño. ¿Y quiénes son los soñadores?

Descartemos, desde ya, a políticos haciendo promesas en campaña electoral.

¿Acaso los soñadores son, como sería lógico imaginar con lo ya dicho, urbanistas, arquitectos, poetas, cineastas, publicistas?

No, precisamente.

Esta nota habla, básicamente, del sueño de un grupo de empresarios, que a su visión para un futuro de Mar del Plata, y para el camino a recorrer para alcanzarlo, lo llaman desde hace un año “Mar del Plata Vibrante“.

Un grupo sin jerarquías

Hernán Fares Taie es una de las voces de tal grupo que busca mantenerse sin jerarquías, sino horizontal y bien abierto a los que quieran compartir, en pos de ese gran sueño –o tal vez ya es tiempo de llamarlo “gran proyecto”–, ideas, trabajo, conocimientos, descubrimientos, y aún inversiones.

Dice Fares Taie a LA CAPITAL Economía: “Mar del Plata Vibrante es una iniciativa sin nombres propios, no existe comisión directiva, solo gente que nos estamos juntando y decimos: basta de decir que Mar del Plata es una ciudad chata. Pensamos que en Mar del Plata hay mucha gente con buenas ideas y propósitos positivos y que lo que falta es vincularlos entre todos para empezar a crecer”.

Con mirada atenta, llevándola hacia atrás cinco o más años, se advierte que la iniciativa mencionada no es un hecho aislado sino que se suma a una movida marplatense, con protagonismo de empresarios, universitarios y jóvenes profesionales, que comenzaron a apostar por la Responsabilidad Social Empresaria (RSP), el emprendedorismo y la innovación.

Más allá del borde de la propia empresa

En esa movida, valores, talentos, tecnología, redes sociales, ideas, información, entusiasmo y novedades van entrando a un atrayente torbellino de creatividad.

Valgan ejemplos: “Mar del Plata Entre Todos, Monitoreo Ciudadano”, con fuerte impulso de la delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción, integra desde hace cuatro años a universidades, colegios y consejos profesionales, empresas y oneges en la búsqueda constante de información confiable para conocer la ciudad, y desde ese conocimiento contribuir a la mejor calidad de vida de la ciudad.

Otro caso: FortaleceRSE, la primera agrupación empresaria de Mar del Plata y zona dedicada a promocionar las prácticas de la Responsabilidad Social, y con éstas a gestar desarrollos sostenibles, cuidar el medio ambiente, crear motivadores climas de trabajo, y alentar el voluntariado, entre otros objetivos de su misión.

Preside FortaleceRSE el mencionado Hernán Fares Taie y adhieren reconocidas firmas, algunas que aquí nacieron, otras no, pero que se proyectan hacia el país y el exterior, También en todas las universidades de la ciudad, en la pública y en las privadas, ganan terreno las cátedras y programas de extensión que incentivan y orientan a nuevos emprendedores.

Desde hace un par de años la misma Universidad Nacional de Mar del Plata su propia “incubadora” de empresas, estructura que también se proyecta en el área privada, con el protagonismo de dos grandes empresas, que contarían con una participación financiera externa.

Otro grupo de empresas, que aún prefiere no darse a conocer públicamente, evalúa cómo crear una organización que financie nuevos proyectos productivos o científicos, mientras que otra flamante asociación de empresarios intenta concretar, con aporte financiero del exterior, una incubadora de emprendimientos.

Y en estos mismos ámbitos, para citar otra expresión de la movida, se está hablando en estos días de crear un cluster para abastecer a Vaca Muerta.

Arte Virtual y Wow

Fares Taie muestra, por su lado, sus propios resultados de compromiso social: su “Centro Cultural Virtual” que contiene una amplísima exposición de obras pictóricas de artistas de la ciudad, y la Plataforma en internet “Wow Innovación”, que al presente contiene cerca de sesenta breves videos de calidad, en los que se presentan incipientes emprendedores con una idea original y empresarios ya reconocidos describiendo “cómo lo hicieron”.

Valgan tres casos de ese conjunto: en “Wow” se puede ver a Ingrid hablando de su aplicación para facilitar las consultas con médicos a toda hora, o a Facundo relatando como 5 jóvenes recién egresados de sus facultades crearon Upglass, para reciclar botellas de vidrio convirtiéndolas en otros productos de mayor valor. Y también, entre esa sesentena de testimonios, está el de Guilbert Englebienne, el director de tecnología y co-fundador de Globant, ahora más conocido por haber sido recibido por la Reina Isabel en el Palacio de Buckingham, junto a innovadores de todo el mundo.

Qué es y será “Mar del Plata Vibrante”

A continuación parte de diálogo con Hernán Fares Taie, que parte de explicar qué es y que trata de llegar a ser la iniciativa “Mar del Plata Vibrante”, de la que meses atrás se hiciera un anticipo público, no oficial, en el Torreón del Monje.

– H.F.T: “En Mar del Plata Vibrante estamos trabajando para crear un ecosistema económico y social para atraer a todos los que quieran hacer cosas nuevas para beneficio de la ciudad y sus habitantes. En otras palabras: que la ciudad le dé todas las posibilidades al que quiera emprender, siendo creativo, innovador, distinto, abierto a transformarse él y su entorno. Que esas posibilidades sean dadas por las universidades, los centros culturales, las instituciones civiles, los gobiernos que se sucedan. Y hacer de Mar del Plata una ciudad otra vez distinta, interesante. Una ciudad copada, para decirlo llanamente”.

– LA CAPITAL: ¿Ya hubo un adelanto público, pero cuando será el lanzamiento oficial de la propuesta?

– Sucederá en los próximos meses, cuando estén disponibles dos plataformas informáticas sin fines de lucro, una llamada Crowdsourcing y la otra Crowdfunding.

Crowdsourcing es un sistema digital que posibilita que la gente cargue sus ideas. Se puede comprender mejor con ejemplos de su funcionamiento. Imaginemos que alguien dice: quiero pintar muchas paredes de Mar del Plata con murales artísticos y representativos. En la misma plataforma, otra gente puede sumarse a la idea, ofreciéndose para hacer una de las obras, o aportando fondos, o simplemente acompañando o sugiriendo lugares dónde esas obras de arte públicas deberían concretarse. Otro ejemplo: propongo fabricar algo nuevo, de lo que sea, imaginemos: inteligencia artificial en el campo, y allí otra gente se integra para concretar la idea.

– ¿El Estado, el gobierno de la ciudad, participaría?

– Puede apoyar y ayudar, pero se trata de una energía, o sinergia, que no necesita sí o sí del gobierno, sino que haya una convergencia, en la que los medios de comunicación reflejen lo que se está gestando, las universidad aporten su capital intelectual, los empresarios con su ejecutividad e infraestructuras. Hasta no hace falta que las empresas donen plata, sino que aporten desde su logística, sus redes informáticas, su personal organizado y dispuesto al voluntariado social.

Modelos en el mundo

– ¿Existen experiencias de este tipo en las cuales referenciarse?

– Sí, muchas. Tomemos sólo una: la NASA. En su Crowdsourcing, la NASA expone el 60 por ciento de sus proyectos o simplemente los desafíos o problemas que debe resolver. Y allí gente de todo el mundo le aporta ideas. Todo en forma gratuita. Es una gran construcción colectiva de conocimiento.

– ¿Y de qué se trata del Crowdfunding?

– Es una comunidad de gente que quiere aportar y financiar ideas y proyectos. Alguien tiene una idea, un proyecto, que puede ser brillante pero no cuenta con el dinero para concretarlo. En esta comunidad puede encontrar esa financiación, o clientes y hasta socios para concretar lo que planificó.

– Este tipo de proyecto supone un cambio en la cultura de los negocios, ¿no es así?

– Ciertamente. Funcionará con organizaciones comprometidas socialmente, que no estén aisladas sino pensando en hacer asociativismo con otras para trabajar en favor de toda la sociedad, sin estar enfocadas exclusivamente en su propia productividad y las ganancias.

– ¿Existen ciudades “vibrantes” en el mundo?

– Sí, por supuesto. Ahí está Medellín, cuya sociedad civil convirtió esa ciudad colombiana en otro tiempo tristemente famosa por la violencia, en un centro urbano con gran calidad de vida e imán poderoso para atraer visitantes. Veamos Boston, con la Universidad de Harvard y el Massachusetts Institute of Technology (MIT). O vale preguntarse como se gestó Silicon Valley. Potencialmente, Mar del Plata tiene buenos recursos para recrearse. Falta, como decía, conformar ese ecosistema, articulando buenas voluntades, inteligencia, capacidades, nuevas tecnologías, imaginación.

De aquí a diez años

– Para concluír. ¿Cómo imaginar Mar del Plata de aquí a diez años si iniciativas de este cáracter se desarrollan exitosamente?

– Ante todo, imaginemos que nuestros jóvenes no se van y que, al revés, vienen otros de distintas partes del país y del exterior a disfrutar de una ciudad copada, una ciudad con diversidad, sea productiva, sexual, cultural. Una Mar del Plata que sea imagen de talentos, que salgas a la calle y te sorprendan las novedades artísticas, gastronómicas y comerciales, que van apareciendo aquí y allá. Que haya trabajo porque un tiempo antes se alineraron, en ese ecosistema motivador, las condiciones económicas, de inversión, estructurales, administrativas, científicas y académicas para progresar, y no decaer.