La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
El País 10 de noviembre de 2019

Visiones encontradas en Cambiemos tras la renuncia de Evo Morales

Dirigentes de la coalición de gobierno se expresaron sobre la salida del presidente de Bolivia.

Julio Cobos.

Luego de que dirigentes del Frente de Todos salieran en masa a condenar el “Golpe de Estado” en Bolivia contra el Gobierno de Evo Morales en Bolivia, algunos dirigentes nacionales de Cambiemos rompieron el silencio en el oficialismo aunque sin una visión unificada sobre el tema.

El senador nacional de la UCR Julio “Cleto” Cobos fue el primer dirigente del oficialismo en salir a condenar el accionar de las Fuerzas Armadas bolivianas que “obligaron a dimitir” a Morales como presidente de ese país, “provocando” -a su entender- un “quiebre institucional”.

“Ya el Presidente había aceptado y convocado a un nuevo llamado a elecciones. Esa era la salida. No existe justificación alguna en el proceder de las Fuerzas Armadas de requerir la renuncia del Presidente, obligándolo a dimitir y provocando un quiebre institucional en Bolivia”, opinó el radical en su cuenta de Twitter.

En este sentido, Cobos expresó “preocupación” por la situación boliviana y consideró que “era necesario un proceso electoral absolutamente transparente, el cual tuvo episodios fuera de lo normal y fue puesto en duda por los veedores internacionales y generó reclamos legítimos de la oposición”. Sin embargo, aclaró que “la historia latinoamericana nos ha enseñado que los problemas institucionales requieren soluciones institucionales y democráticos, no de otra índole”.  “Abogamos por una resolución institucional y conforme a la Constitución, por el bien del pueblo y de la estabilidad de la región”, concluyó.

Por su parte, el diputado nacional del PRO Daniel Lipovetzky fue todavía más vehemente en su crítica al accionar de las Fuerzas Armadas y habló directamente de “Golpe de Estado”.
“¡Si mueve la cola y ladra es un perro! Si las Fuerzas Armadas “recomiendan” (léase obligan,exigen) la renuncia de un presidente elegido democráticamente esto es un Golpe de Estado”, sentenció.  ¡Es necesario que se aplique la Carta Democrática Interamericana de OEA y que dicho organismo intervenga ya!”, consideró el legislador macrista, en sintonía con el mensaje del kirchnerismo.

En cambio, el canciller Jorge Faurie evitó calificar de “Golpe de Estado” lo sucedido en Bolivia, y dijo que la expectativa está puesta en que el Gobierno de transición que se constituye pueda llamar a un proceso electoral limpio y sin sospechas, en línea con el pedido de la OEA.

En la misma sintonía que el canciller, la diputada nacional de la Coalición Cívica Paula Oliveto evitó calificar el procedimiento militar contra Morales y sostuvo que “la única forma de sostener la democracia es con elecciones libres y sin fraude”.  “Esperamos que los bolivianos puedan volver a votar en paz y así elegir a sus autoridades”, remató.