La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Cultura 14 de octubre de 2020

Apareció la octava novela de Balestena: “En el centro del desierto”

Está inspirada en textos del escritor Antonine de Saint Exupéry.

El escritor marplatense Eduardo Balestena regresa al campo de la ficción con la novela “En el centro del desierto”. Se trata de su octava novela: esta vez inspirada en los textos de “Tierra de hombres” y “Vuelo nocturno”, ambos de Antoine de Saint- Exupéry.

“Mi novela narra dos historias, una es central y está dada por las alternativas de un grave problema de salud que debí sufrir. Las metáforas de Saint-Exupéry trabajan en esta parte de la historia”, dijo.

Y agregó que el vínculo con el escritor de El Principito aparece cuando narra “el accidente del aviador en el desierto Libio –en 1935- y las peripecias que sufrieron él y su mecánico, que a punto de morir de sed fueron rescatados por un beduino”.

“Tal como está expresado en el agradecimiento, quise con esta novela retribuir a todos quienes nos acompañaron y apoyaron en esa etapa tan crucial”, deslizó el escritor, quien decidió utilizar las historias de vida de conductoras y conductores de Uber que conoció en Buenos Aires, mientras permanecía en tratamiento.

“Fueron meses de consultas y estadías en Buenos Aires, antes y después de la operación, de ver la vida habitual interrumpida e invadida por las circunstancias de salud y luego ir recuperándola de a poco. De todo aquello, algo que usé estilísticamente fueron historias de vida de conductores de Uber en Buenos Aires”, contó.

Y recordó que en “Vuelo Nocturno”, Saint- Exupery habla de las luces de las casas que sobrevuela en la Patagonia; luces dispersas en la oscuridad que son mundos y que tienen cada una su historia. “Tomé esa idea y me interesó mucho escuchar esas historias de vida, que de manera casi casual, es posible entrever a partir de lo narrado en el lapso de un viaje urbano y rescatarlas: exiliados venezolanos, un ex camionero, un fabricante de zapatos de vestir de dama, una encargada de escuela jubilada, un taxista que era un exquisito entendido en música clásica”.

Balestena reconoció que “En el centro del desierto” está atravesada por la pasión de la vida y la salida adelante, a pesar de todo. “Me pareció importante mostrar el registro opuesto al de la violencia urbana que nos invade. Hay otra vida, a veces anónima, que encarna el mismo espíritu por sobrevivir que el de Saint- Exupéry en el desierto”, dijo y contó que la tapa de la novela es una fotografía que obtuvo su hija, María José Balestena.

Caber señalar que “En el centro del desierto” la escribió en dos cuadernos, a mano. Arrancó en marzo, cuando se hizo su último control médico, la siguió en Lago Puelo, “donde me sorprendió la cuarentena” y la terminó en Mar del Plata, para cumplir el aislamiento preventivo.