La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Cultura 9 de febrero de 2019

Cartolano, trabajador de la poesía

Con la excusa de hablar acerca del Festival Internacional de Poesía de Mar del Plata, que se realizará del 21 al 24 de marzo, y del cual es impulsor y organizador, LA CAPITAL conversó con Carlos Enrique Cartolano. Poeta, editor y "trabajador" de la poesía.

La próxima edición del Festival Internacional de Poesía de Mar del Plata tendrá lugar del 21 al 24 de marzo, anunció Cartolano en LA CAPITAL.

 

Carlos Enrique Cartolano llegó a Mar del Plata, en 2010, luego de haber vivido 14 años en Buenos Aires. Oriundo de Punta Alta, provincia de Buenos Aires, vive desde muy joven para la poesía, escribiendo todos los días, durante un horario similar al de cualquier trabajador. En promedio, “trabaja” así creando poesía, durante cuatro horas por día.

Es dueño de una larga trayectoria en el campo poético, ya como autor, editor, coordinador de talleres literarios, gran promotor y difusor de las obras poéticas, como director o codirector de revistas literarias o culturales.

Al llegar a la ciudad alentó y protagonizó el festejo del Día Mundial de la Poesía (propuesto en 1998 por la Unesco, y que se celebra cada 21 de marzo (equinoccio de primavera, en el Hemisferio Septentrional) con “el propósito de consagrar la palabra esencial y la reflexión sobre nuestro tiempo”.

A partir de 2016 se hacen coincidir este Festival Internacional de Poesía con la celebración del Día Mundial de la Poesía, con actividades cada vez más relevantes a lo largo de cuatro días.

Este año el festival tendrá lugar los días 21, 22, 23 y 24, con las presencias de poetas de todas partes del país, incluso del exterior.

La convocatoria con vistas a “esos cuatro días a pura poesía” siempre se lanza en diciembre, con un certamen literario internacional llamado “Hacia Itaka”, que incluye poesía, microcuento y ensayo sobre poesía.

Importantes premios

Cartolano indica que en años anteriores ganaron poetas de México, de España, de Chile y de la Argentina. Además se realizan presentaciones de libros y performances.

La premiación tendrá lugar el día 23 de marzo en la librería El Aleph, de Corrientes y peatonal, y, como todos los años se entregarán tres primeros premios y diez menciones para cada género.

En esta actividad también colaboran los poetas Gastón Sequeira, Dardo Festino, y Silvina Vukovic. Como presidente del jurado se desempeña el también poeta Sergio Giuliodibari.

Como padrino del festival llegará “un gran poeta argentino”, según lo refiere Cartolano, Jorge Paolantonio, quien ha recibido el más importante premio del Gobierno nacional, el premio Sarmiento del Senado de la Nación, distinción que en su momento recibió Ricardo Piglia.

Cartolano destacó otras presencias en el próximo festival: como invitados se espera a Valeria Pariso, de la localidad bonaerense de Muñiz y Jotaele Andrade, de Capital. “Son dos poetas jóvenes, destacados, revulsivos, grandes innovadores”. En el jurado estarán también Alicia Márquez, de Vicente López, y Claudio Simiz, de Moreno.

Carlos Enrique Cartolano es inspirador e impulsor del Festival Internacional de Poesía de Mar del Plata.

Carlos Enrique Cartolano es inspirador e impulsor del Festival Internacional de Poesía de Mar del Plata.

Tarea incansable de difusor

Hace talleres presenciales y virtuales. Tiene una radio virtual. Una página de internet llamada “miradasdeartista.com”. Es coordinador del taller literario Despierta Palabra.

Participa de un programa de la Asociación Guitarrística, creado por su esposa Nora Albalat, quien es además de música, escritora y autora de microcuentos.

Dice que “en absoluto se puede vivir de la poesía”. Pero también es editor, orientando su servicio especialmente “a los narradores de Mar del Plata que son editables y a los de mi pueblo”, tratando de cobrar valores bien reducidos por imprenta y diagramación.

Su concepción de la poesía

“Vivo por y para la poesía. Creando y difundiendo poesía. Mi tarea la concibo también como una experiencia con el lenguaje, con el idioma, que parte de la sorpresa, de esa revelación como decía Borges. Puedo contemplar algo que presencia todo el mundo pero yo puedo definirlo trabajando con el lenguaje”.

“Considero que la poesía es una forma de atar el sueño con la realidad, también una forma de preguntar y algunas veces un vehículo para obtener respuestas, algunas o al menos una, porque si no buscáramos respuestas, no seríamos humanos”.

“Y las preguntas son siempre las mismas, como las sorpresas, como los pasmos (palabra que le agradaba usar a Borges). Todo esto está emparentado. Por ejemplo, el ángulo de la luz a determinada hora de la mañana, yo podría -cómo decía- redefinirla trabajando con el lenguaje”.

La poesía y las redes sociales

Cartolano es un defensor de las redes sociales como herramienta de la literatura. “Las redes sociales son hoy el principal vehículo de difusión, ofreciendo extraordinarias posibilidades a la circulación de la poesía. En un tuit, se pueden incluir tres o cuatro líneas de versos.

Cartolano tiene en Twitter de 1.000 a 2.000 lecturas por día, y “esto -dice- supera en un día a lo que se lleva lograr con un libro impreso de dos a tres años. “Hoy el libro tradicional es más estructurado y distante”.

También tiene en Facebook 4.000 “amigos”, unos 2.500 de ellos también cultores de la poesía.

Cartolano y su obra

Lleva 37 libros publicados, 34 de poesía, uno de ensayos históricos, uno de cuentos cortos y otros de microficciones, de las que también es amante (“género que exploté bastante”) “porque tiene una génesis parecida a la poesía, parte de la sorpresa”.

“Los cortos son una deuda con mi historia personal, Escribí mucho sobre el pueblo en que nací, muchas ficciones tienen que ver con Punta Alta. Y en cuanto a los ensayos históricos “tienen que ver con ese ambiente, y con dos trazos históricos que atravesaron a mi pueblo: el primero, la llamada conquista del desierto, el avance de la frontera sur con sus soluciones finales que hicieron víctimas a los pueblos originarios, siendo que los primeros habitantes de mi pueblo fueron dos familias mapuches y una tehuelche. Y el otro trazo es el de la última dictadura cívicio militar; en mi pueblo funcionarios dos centros de detención”.

“La gente quiere leer corto”, dice Cartolano. “Hoy la novela y el ensayo están en crisis, y tienen cada vez menos lectores”.

“La poesía está buscando nuevos nichos de proclamación o de comunicación, como las redes sociales y performances. De aquí, también el crecimiento de la microficción porque en menos de un minuto el lector se sorprende, ve el final, y disfruta de un texto que puede contener humor, ironía, sorpresa.

Guía Lucian Freud, Abarrotes y Cuadratura del Horizonte. Según Cartolano, “estos tres libros se vinculan con lo que considero lo que es el arte en sentido amplio, la poesía es un elemento más de lo que es el arte”.

Sobre “Guía Lucian Freud”, indica que Lucian fue el nieto menor de Sigmundo Freud. El libro se configura en base a 33 pinturas de Lucian Freud, “ante las cuales cuando escribo, siento que tengo un pincel y no un teclado, con el cual puedo reproducir el mismo cuadro pero con la escritura. Esta es una tarea habitual mía, estar frente a un cuadro, una partitura musicial o una escultura, y aún una película, y describirla desde la poesía”.

Cuadratura del Horizonte es un libro en fascículos, cuartetos de versos muy largos, cada fascículo tiene una consigna. Decía Lacan que nosotros somos una suma de fragmentos, y esa suma de fragmentos es variable al infinito. Yo digo en este libro que somos como un cubilete que se agita al despertarnos, y nos compone de una forma particular para esa mañana, algún accidente puede variar, esa composición de recuerdos, sensaciones, malos humores, alegrías, cada cosa que compone algo que compone cada persona en cada momento. Somos varios individuos a lo largo del día, yo interpreto que cada cuarteto tiene que ver con una composición diferente de otra, entonces digo que como son 520 cuartetos, son 520 borradores y una porción vital”.

Sobre Aborrotes es breve: “Ahí encuentro la revolución”, invitando al lector a ir a buscarla en sus páginas.

 

Cartolano piensa que la poesía y las redes sociales "se pueden llevar muy bien".

Cartolano piensa que la poesía y las redes sociales “se pueden llevar muy bien”.

Quién es Carlos Enrique Cartolano

Nació en Punta Alta, provincia de Buenos Aires, el 15 de enero de 1947. Desde los catorce años vivió en Buenos Aires; más tarde en el conurbano. Escribe sistemáticamente desde un año antes de un trasplante. Tuvo amigos y maestros que lo motivaron; aunque cree hoy que su equilibrio en el lenguaje poético nació de los relatos de una tía abuela italiana que lo paseó por sus sueños desde muy chico. Después tuvo sus propias ilusiones. Su primer libro de poemas nació en 1969: Los cantos van al canto (Editorial Ergon, Buenos Aires). Sus padrinos y presentadores en la aventura fueron Jorge Calveti y Joaquín Gianuzzi; y el libro vistió pañales nada menos que en la galería de arte que entonces dirigía Carlos Débole. Después hubo dos o tres poemarios que censuró y quemó, seguramente aterrado ante la indiscreción que significó haber publicado precozmente. Se casó en 1970. Llegaron cinco hijos junto con la felicidad de su matrimonio. Dirigió o codirigió varias revistas literarias o culturales: Gente Joven, El Candil, Taller de Letras; también organizó junto con el poeta Jorge Castillo recitales de poesía musicalizada en el Bar La Poesía de San Telmo (1982), en el preciso momento en que el pueblo emergía de la dictadura. Con el sello editorial Taller de Letras, apadrinó también con Jorge Castillo algunas publicaciones de nuevos autores argentinos. En aquel mismo año participó de la antología Poesía Varia, junto con otros diez poetas. Asistió a los talleres literarios de Grillo Della Paolera, Osvaldo Rossler y Elizabeth Azcona Cranwell; después tuvo su propio taller de poesía y narrativa en la Sociedad Estímulo de Bellas Artes de Ramos Mejía. En 1997 publicó La resurrección de Neruda, poemas (Taller de Letras, Buenos Aires). Detrás de ese poemario siguieron Cuerdas (1998-2003); El piquete y otros poemas (2002); Avisos y señales (2004-2006); Nuevos homenajes (2007); Poemas del amor que vence a la muerte (2007-2008) y A ojo y de oídas (2009-2011); los primeros cinco editados en 2011 por Emooby (Madeira, Portugal), el sexto aún inédito. Actualmente avanza en la escritura del poemario Brida. En 2008 comenzó a publicar sus trabajos en el blog La trampa de arena. Entre 2007 y 2009 trabajó arduamente en una colección de ensayos que vino presentando en diversos certámenes: Tierra regada, la independencia mal tenida. También fue este volumen, publicado en 2011 por Emooby (Madeira, Portugal), iniciador de una saga que continuará De Fierro, ocupar la tierra, actualmente en proceso de escritura. Estos trabajos se fueron publicando en el blog Diáspora Sur, y también en De Fierro (ambos de WordPress). Mantiene en elaboración, desde 2009, una colección de cuentos, que se titulará Completar la mirada. Fue premiado y mencionado en diversos certámenes literarios argentinos, americanos y europeos. Participó de antologías argentinas, latinoamericanas y europeas, tanto ortodoxas como virtuales. Algunos de sus poemas fueron traducidos al italiano. Actualmente coordina talleres literarios en Mar del Plata.

Otro festival de nivel internacional

Día Mundial de la Poesía fue propuesto en 1998 por la Unesco y se celebra cada 21 de marzo (equinoccio de primavera, en el hemisferio Septentrional) con “el propósito de consagrar la palabra esencial y la reflexión sobre nuestro tiempo”.

A partir de 2016 se hacen coincidir el Festival Internacional de Poesía con la celebración del Día Mundial de la Poesía, con actividades cada vez más relevantes a lo largo de cuatro días.

Este año el festival tendrá lugar los días 21, 22, 23 y 24, con las presencias de poetas de todas partes del país, incluso del exterior.



Poesía de puertas giratorias

por Dante Galdona

Cartolano no escribe poesía, es parte de ella. Un ladrillo en esa casa, a veces es castillo pero prefiere hogar de barrio obrero. Y ya que, intrépido y desvergonzado, empiezo con metáforas, conviene avisar cómo construye este don poeta. En sus versos no usa métaforas, construye sentidos, no son meras comparaciones, débiles eufemismos, tímidos azares del juego con las palabras. El hace métaforas y crea puertas giratorias que invitan a salir y entrar, pero uno prefiere quedarse atrapado, girar, marearse, saltar a otra, emboscarse. Así son sus cuadernillos, su Cuadratura del Horizonte, si giro en ciernes de eterno. Se puede agarrar un cuadernillo y dar vueltas, y saltar al último, y volver. Se puede jugar, como un chico que descubre esas puertas. Y otra vez la comparación desvergonzada… disculpe maestro, no lo merece.

(Extractos de Cuadratura del Horizonte)

Cuadernillo 1
Epílogos del verano

11.
en declives de marzo al balcón me brota un nido
despues/ rozan plumas pelusón su carne:
y lana es universo sin desvíos/ he de medir en torno
recuadrar mi horizonte por apropiarme un diccionario

12.
pone semillas el abrazo/ manos son retoños
dan guías por la carne/ brotes de jalapa/ destinos
de piel de pétalos collares: la corola y el color/ así
la breve realidad circunda es recorte de luz y voz

13.
vino con tu tierra es decir/ ella llegó bajo mis plantas
en derredor del pie/ ella vestido floración y ramo/ letras
del abecedario es / idénticas vocales dibujan mi boca
en la pantalla/ acaso sabés quién de dos mueve los hilos

14.
me sostiene el viento norte/ él peina verdades y otorga
claridad/ fuerza por contener el odio: las 66 ráfagas
que impactan en mi nuca/ la guerra cursa sinfín y sólo
soy/ un paño de enjugar dolor y devolver palabras

Cuadernillo 2
Sobre el tapiz
57.
desvanecidos en concierto/ los cuerpos
sus sombras son imágenes del bosque/ son hilachas
de memoria/ hay ropas con nombre
vestidos vacíos guardan formas/ briznas de luz

58.
y el tiempo fluido evanescente que confunden
con agitación o pulso/ frasco la realidad
playa de cinco mares del cambio sinfín/ soy
estación de cuanto desprende y muda

59.
rasgos tras/ brillos sobre y palabras entre
ráfagas/ sístoles/ son porque después mayúscula la mano
entrega suspira oscuro por alcanzar el día/ este dolor
en la cintura y el cansancio son festejo

60.
cincuenta por cuatro doscientas líneas dan razón
al delirio con brotes: una herida que sana sólo
en sueños/ me falta la bestia por montura y desde allí comprenderle fugas al poeta

Cuadernillo 8
Escribir bajo cáscara
237.
el propietario de mis pies no otro/ soporta podas y tutor
aunque en otoño escasean palabras: las hogueras languidecen
espálido el rojo y avanza la madera/ el que mueve hilos
sobre el escenario es dueño de mis manos/ él escribe

238.
de varias superficies: papeles para tinta oscura/ otros
que apropia el blanco/ planos de estilete o gubia/ patrias
del pincen: allí el color gobierna/ y está tu piel también
la propia donde memoran caricias dientes o miradas

239.
ya voy llego a decirlo: son tesoros si inundan la boca
cuando la palabra prueba el libro/ dice el mundo mejor
el gran arcano de regreso/ quien sobrenada las generaciones
triunfo de una verdad indefendible/ la repito sin saberlo

240.
el cuerpo entonces suma de goces y dolor/ esta carpeta
de archivos que desbarata el viento/ un territorio que holló
la negación y tatúan promesas/ este cuerpo late aún
más fuerte cada vez contra tu piel y la escritura
Cuadernillo 16
Tras la hoguera brasas-Guiños de interior

473.

la existencia consiste entonces en trazar aire entre las rejas/
soplos
cada paso/ la palabra escrita nunca suena aunque alguien
diga
que se escucha/ una memoria labra mil y más itinerarios/ yo
naci
para extraviarlos/ fui arrastrando un mantón y el polvo
olvida

474.

algo dura pregunto/ es acaso el mismo pájaro que atraviesa
la ventana
soy parte del ciclo o me opongo a la corriente/ al revolver
cenizas
funde en brillos la mirada/ puedo quemar con ella o permitir
remanso:
digo con el río y contestan llamas/ enciendo un nombre y
es venero

475.

reposo y estiro las piernas/ cuál será la superficie: ésta que
las plantas tocan/ o la que tiende nivel de ojo y fauce/ dice y
pesca/ es ancha
mi pregunta/ espacio abierto al suceso/ la forma/ cuanto la
máscara
del futuro riega/ si me planto en pie prefiero mirar de frente/ existo

476.

entonces qué de mí sin gravedad/ sin luna sin mareas/ sin
cercas
ni distancias borrado el límite/ qué de estos imanes y rechazos
con que vinieron educándome/ del peso en cuanto vuela o
arremansa
que habrá de mí sin sonido color mirada/ andaré como dios
sin halo