La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Gastronomía 9 de noviembre de 2019

El ancestral mambeo de la coca cerró las ponencias de Bogotá Madrid Fusión

Leonor Espinosa escucha a un indígena de la etnia huitoto de la Amazonía colombiana durante la ceremonia del mambeo. Foto: EFE | Mauricio Dueñas Castañeda.

BOGOTA, Colombia.- El ancestral mambeo de la coca, un ritual con fines espirituales de los indígenas de la Amazonía, trasladó a la selva a los asistentes a la ponencia de la cocinera colombiana Leonor Espinosa, que cerró el programa en el auditorio de Bogotá Madrid Fusión, para dar paso a un fin de semana de talleres.

Espinosa, una de las colombianas más conocidas internacionalmente por su trabajo con las comunidades indígenas, llevó a dos huitotos para mostrar el ritual por el que se produce el mambe, hojas de coca reducidas a polvo y mezcladas con la ceniza de hojas de yarumo, y el zumo de tabaco, que inspira a estas comunidades en la toma de decisiones.

“La cocina es cultura y hay que mostrar estas tradiciones, el significado del mambe, cómo a partir de ese alimento espiritual consiguen los físicos estas comunidades”, indicó posteriormente en rueda de prensa.

En este caso, se pidió a través de la planta sagrada de la coca por el “canasto de la abundancia”, representación de la cosecha de la chagra, un sistema de cultivo tradicional y familiar que alimenta a estas familias desde hace siglos.

“Queremos que estas semillas que tenemos que plantar en nuestra chagra puedan alimentar a mucha gente, que estos alimentos ayuden a sanar, porque para nosotros los alimentos son medicina porque curan no solo la parte material sino también la espiritual”, pidió uno de los asistentes a la ceremonia.

También se agradeció a la tierra un regalo como la yuca, principal alimentos de estos pueblos. “La yuca es el espíritu de la mujer; es amarga, pero tiene un proceso para convertirla en algo bueno: arepa, fariña, almidón… Nos alimenta”, explicó otro de ellos.

Tras compartir leche de macambo, una fruta amazónica, Espinosa defendió que para entender el origen de los ingredientes hay que conocer su origen, algo que ella ha practicado gracias a múltiples viajes por su país.

Ganadora del Basque Culinary World Prize 2017 de la Universidad de Ciencias Gastronómicas Basque Culinary Center de España por su trabajo con la fundación Funleo en favor de las comunidades indígenas y afrocolombianas, señaló que entiende que debe “visibilizar los problemas políticos, sociales, las bondades culturales y la riqueza biológica” de Colombia.

Lo hizo cediendo el espacio a quienes son los “protagonistas” de su cocina, que ofrece en los restaurantes Leo, de alta cocina, y Misia, más popular.