La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 28 de marzo de 2020

Expectantes y en calma, los enfermeros se preparan para afrontar la emergencia

En los últimos días se intensificaron las capacitaciones para actuar ante la emergencia del coronavirus. Están llegando los insumos y en general los asistentes en el área de la Salud se muestran confiados en poder desempeñarse sin riesgos. Todos alientan a la población a no ceder en el cumplimiento estricto de la cuarentena.

La nueva contagiada es residente en el Hospital Interzonal de Agudos.

Atentos, expectantes, con una natural preocupación pero en calma. De este modo, en pocas palabras, puede resumirse el estado de ánimo de los trabajadores de la salud en el sector público de la ciudad y la región.

Durante la semana, tanto en el Hospital Interzonal General de Agudos “Oscar Alende” como en los otros establecimientos sanitarios dependientes del Estado, se intensificaron las capacitaciones y la provisión de materiales e insumos, circunstancia que brindó más tranquilidad a los cientos de enfermeras y enfermeros que trabajan en la primera línea de atención, ante el esperado incremento de pacientes alcanzados por el contagio comunitario del coronavirus.

Un incremento que, obviamente, se pretende moderado, para lo cual debe cumplirse efectivamente la masiva cuarentena, que a la vez es condición indispensable para que no colapse el sistema de salud.

Facundo Villalba es secretario de Organización y principal representante de los trabajadores de la salud dentro de ATE Mar del Plata, que suman alrededor de un millar. En diálogo con LA CAPITAL, se mostró confiado respecto de las medidas de adecuación en los hospitales.

“Al promediar la semana -señaló- tuvimos una reunión con la dirección del Regional, en la que fueron exhibidos los kits que deberán llegar a la totalidad de los compañeros para que puedan desempeñarse con seguridad, bien cuidados, y así cuidar a los internados”.

También en estos días, puntualizó el dirigente de ATE, llegarán remesas de mascarillas que fueron realizadas en impresoras 3D por una organización de ingenieros y a través de una campaña solidaria.

Villalba también señaló: “durante estas dos semanas vamos a seguir bien de cerca, hora a hora, las acciones que se vayan tomando para la protección de los compañeros, que no sólo deben ser las más convenientes dentro de los establecimientos sino también en el movimiento general de la ciudad”.

Facilitar el transporte y la SUBE

Se refirió entonces a los problemas que encuentra ahora una gran parte de las enfermeras y enfermeros para movilizarse con el transporte público: “hemos solicitado a la Municipalidad y a la UTE de los colectivos que se garanticen la mejor frecuencia posible de paso de los micros por los hospitales, más aún en los horarios de ingreso de nuestros compañeros, que son los de las horas 0, 6 y 18, como también que de algún modo se les facilite a los trabajadores de la salud, económicamente y en aspectos prácticos, la recarga de la SUBE”.

Antes de finalizar el diálogo, el secretario de Organización de ATE quiso hacer un llamado a toda la gente: “la población en general también puede proteger a las enfermeras y los enfermeros cumpliendo con la cuarentena y manteniendo la calma. No hay razones para perderla. Los hospitales están equipados y los compañeros preparados y si logramos mantener el llamado distanciamiento social, se evitará un gran pico de contagios y con éste el colapso del sistema sanitario”.

Operadores de las terapias intensivas de los hospitales, que prefirieron no ser identificados, también se reconocieron confiados. “Hasta ahora -dijo uno de ellos- sólo recibimos casos de sospecha de coronavirus sin confirmación aún de la enfermedad. En las terapias la relación entre enfermera o enfermero y asistido deberá mantenerse uno a uno, o a lo sumo uno por cada dos pacientes”.

La misma fuente reservada admitió que semanas atrás “había un temor natural al contagio ante este nuevo virus”, no sólo de contraerlo sino de llevarlo al hogar, pero que “al tiempo que se recibe buena información y se ve que llegan los insumos, la inquietud va convirtiéndose en confianza y en la decisión estar atento a no descuidarse”.

En la guardia del Hospital Interzonal, mientras tanto, se ajustan detalles operativos y también allí se nota un clima de tranquila expectativa. Están destinados al sector unos 50 enfermeros, que se dividen en cuatro turnos de 6 horas cada uno. En cada franja horaria actúan unos siete u ocho enfermeros, dotación que, de resultar necesario en las próximas semanas, obviamente será acrecentada.

La formación

Como parte del mismo relevamiento, LA CAPITAL también consultó a la directora de la Carrera de Licenciatura en Enfermería de la Universidad Nacional de Mar del Plata, en el marco de la Facultad de Ciencias de la Salud y Servicios Social, Laura Mabel Orosco.

Sobre la capacidad del conjunto del personal de enfermería que se desempeña en los dos sectores de salud, el público y el privado, de Mar del Plata y la zona, Orosco consideró que “los recursos humanos de enfermería están totalmente capacitados y actualizados en cómo brindar los mejores cuidados en esta situación de emergencia. Nos han llegado a nosotros, aquí en la facultad, buenos comentarios respecto de los talleres de capacitación que se están realizando tanto para la atención primaria como secundaria”.

Desde hace tiempo, mucho antes del surgimiento de la pandemia, se venía comentando que la enfermería era una de las especialidades que presentaba una demanda de empleo mayor a la oferta de nuevos profesionales. “En Mar del Plata y localidades aledañas -puntualizó Orosco- la mayoría de los profesionales de enfermería son egresados de la Universidad Nacional de Mar del Plata, como también han surgido de esta casa de estudios los docentes que imparten enseñanza en instituciones privadas de formación de nuevos operadores”.

Quienes cursan esta carrera al tercer año tienen la posibilidad de obtener el título intermedio de enfermero/a y así estar habilitados para dar servicio en un establecimiento de salud. Al término de la carrera, con un plan de estudios diagramado en cinco años, alcanzan la licenciatura. Anualmente egresan unos 60 enfermeras/os y unos 40 licenciadas/os.

Como consecuencia de esa posibilidad cierta de empleo, dado que el número de egresados no alcanza a cubrir la demanda del mercado, en los últimos años la matrícula ha venido aumentando en cada ciclo lectivo. Para el actual, aún no iniciado debido precisamente a la crisis provocada por la pandemia del COVID-19, hay un número récord de 1.800 inscriptos para cursar el primer año.