La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Zona 9 de junio de 2019

Faro Punta Hermengo, un ícono que aguarda su reconocimiento patrimonial

En 2013 fue demolida la vieja estructura de hierro que antiguamente contenía la histórica baliza en las puertas del vivero dunícola de Miramar. El lugar es reconocido por considerarse un punto fundamental para el tráfico marino.

Antigua imagen del faro "Punta Hermengo". (Museo Miramar).

por Hernán Espinosa

MIRAMAR (Corresponsal).- El 2 de enero de 2013, el municipio de General Alvarado tomó la acertada decisión de remover la vieja y corroída estructura de hierro que contuvo por muchos años al Faro Punta Hermengo, el cual dejó de funcionar oficialmente en 1971, pero que hasta ese momento permanecía erguida como un símbolo histórico.

Diversos estudios realizados por profesionales habían determinado que el esqueleto había sufrido un deterioro profundo producto especialmente del salitre marítimo y el mantenerlo en un lugar tradicionalmente turístico como el acceso al vivero dunícola Florentino Ameghino, determinaba un riesgo innecesario para residentes y turistas.

Es así que operarios con diversas maquinarias se encargaron de “bajar” los fierros y despejar un sector de tránsito continuo especialmente los fines de semana y más aún en temporada estival.

La idea siempre fue otorgar el valor patrimonial que este sitio merece aunque nunca se llegó a buen puerto, quizá por la falta de entendimiento entre el sector público y privado para llevar a cabo un proyecto que otorgara la importancia histórica que merece, algo que sí se logró en otros objetivos como la Bienal Internacional de Arte, un evento tan particular como exitoso que llegó a esta ciudad para quedarse.

La ordenanza 248 del año 1988 establece en su artículo 1, “que la municipalidad de General Alvarado será responsable y protectora de los bienes históricos, culturales y de las reservas naturales existentes en este partido, ya sean públicas o privadas, dado sus deberes naturales en materia de desarrollo cultural”.

La baliza dejó de funcionar en 1971, siendo reemplazada más tarde por la que se encuentra en la terraza del edificio Playa Club, ubicado en la avenida costanera y 25, la cual tiene como responsable a Prefectura Naval Argentina, formando parte de un circuito náutico que abarca desde Mar Chiquita hasta Bahía Blanca.

En su momento, una comisión de patrimonio formada por funcionarios comunales y representantes de diversas instituciones mantuvo una serie de reuniones con el propósito de recuperar la trascendencia de este espacio pero no se llegó a buen puerto. Altos costos o falta de entendimiento entre las partes sobre lo que se quería realmente imponer – una réplica a una escala menor de la misma baliza u otra construcción alusiva -, truncaron el proyecto y todo se terminó diluyendo.

Estado irreversible

Durante una entrevista realizada por LA CAPITAL allá por 2008 sobre este tema, una autoridad política de aquel entonces declaraba: “Somos conscientes que el estado es irreversible aunque se pudieron recuperar elementos simbólicos, de hecho el faro se encuentra en el museo municipal. En su momento hubo un empresario hotelero que quiso reflotar la idea de reestructurar la baliza, pero quedó en la nada”.

Baliza removida en 2013.

Baliza removida en 2013.

“El faro pertenecía a la Marina Argentina quien le dio de baja hace muchos años. En un futuro puede llegar a construirse una réplica”, agregaba la misma fuente con cierta esperanza.

En ese sentido, el avance concreto fue nulo. Quizá sea hora de volver a reunirse, dejar de lado los colores políticos y avanzar en un proyecto concreto que determine una merecida valorización de este patrimonio que marca, como tantos otros, la historia e identidad de la ciudad.