La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 25 de marzo de 2020

La historia detrás de los dos policías que robaron a un bañero en plena cuarentena

El hecho sucedió el lunes y los dos policías, un hombre y una mujer, fueron desafectados. Son días en los que se requiere más que nunca de la empatía y honestidad de la fuerza policial.

El lunes el propio Jefe Departamental de policía, el comisario mayor Mariano Laure, se comunicó con el jefe del comando de patrullas, comisario inspector Cristian Daniel, y le dio la indicación de que mandara una patrulla al balneario Alfonsina. Alguien había visto movimientos extraños en el sector de carpas y había llamado a la Jefatura Departamental porque el 911 colapsaba. Y dos policías, un hombre y una mujer, fueron a poner un poco de orden en medio de tanta cuarentena.

La historia comenzó así, con un acto de compromiso y preocupación del máximo jefe de policía –tiene situaciones mucho más prioritarias que encargarse de quienes caminen por una playa-, y acabó con dos policías de bajo rango desafectados e imputados de un robo. Un robo tan estúpido y desleal que la propuesta de sacarlos del medio de la fuerza es en extremo saludable.

El lunes los dos miembros del Comando de Patrullas se dirigieron hasta el balneario Alfonsina y lo primero en lo que se enfocaron lo hicieron relativamente bien. Fueron hasta el área de carpas y ordenaron a las personas que estaban allí que se retiraran. Pero antes de retornar al móvil y continuar con su servicio público, tan esencial por estas horas, hicieron una parada atraídos por un par de objetos: un banderín, una crema para protección solar y un parlante portátil.

El policía varón se los apropió y la policía mujer acompañó con su complicidad la maniobra. Seguros que nadie los había observado dejaron la playa sin advertir las cámaras de seguridad.

El verdadero propietario de esos objetos poco valiosos en términos económicos si se quiere pero elementales para su trabajo era uno de los guardavidas del lugar. Al notar su ausencia, junto a personal del balneario, revisaron las cámaras de seguridad y descubrieron, azorados, a los autores.

No pasaron muchos minutos hasta que el jefe departamental fue ubicado por los dueños del balneario Alfonsina que le hicieron notar esta situación. Laure de inmediato ordenó que le tomaran la denuncia, para luego notificar a la Auditoría de Asuntos Internos y a los fiscales Javier Pizzo y Juan Pablo Lódola, con competencia compartida por tratarse de efectivos policiales y por ser un robo en el turno fiscal.

Los dos policías involucrados en la maniobra de robo fueron desafectados de sus servicios en el Comando de Patrullas y se les inició la correspondiente causa penal.

“Si hay algunos que están en una vereda, el Jefe Departamental y yo estamos en la otra”, resumió Daniel.