La Capital - Logo

× El País El Mundo Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Policiales 18 de abril de 2019

Matan de cuatro balazos a un comerciante delante de su esposa e hijos

Sucedió en el partido de La Matanza. Vecinos de la zona reclamaron justicia y mayor seguridad.

Foto ilustrativa.

Un hombre de 33 años fue asesinado este jueves de cuatro balazos frente a su esposa y uno de sus hijos durante un robo a su local de productos de granja en el partido de La Matanza.

Fuentes judiciales y policiales informaron que el hecho comenzó cuando el comerciante fue asaltado por dos personas armadas y lo amenazaron con fines de robo en su local de productos de granja “El Pollo”, situado en Hualfin y Soldado Sosa, en la localidad de Rafael Castillo.

La víctima, identificada como Alejandro Cano, estaba junto a su pareja, con una bebé de un año y uno de los cinco hijos menores de edad del matrimonio.

En esas circunstancias, los asaltantes se apoderaron de dinero en efectivo y los celulares de Cano y de su esposa y antes de escapar efectuaron varios disparos contra el hombre, quien murió en el lugar con cuatro impactos de bala.

Poco después de la huida, el vehículo de los asesinos apareció incendiado en un descampado en la zona conocida como “El Chaperío”, a unos 200 metros de la escena del crimen, y los pesquisas determinaron que lo habían robado horas antes del hecho en la localidad de Villa Luzuriaga, también en La Matanza.

Al conocerse el crimen, vecinos de Cano se reunieron frente al comercio en reclamo de justicia y mayor seguridad. “Nos duele porque era una excelente persona”, exclamó un vecino que contó que a Cano “ya le habían robado dos o tres veces antes”. El hombre también contó al canal Crónica TV que la víctima “hacía dos años que tenía el local” en el barrio.

Asimismo, una vecina dijo que pasó por el frente del negocio poco antes del crimen y estimó que el asalto ocurrió cuando el comerciante “estaba por cerrar”, al tiempo que describió a Cano como “un buen muchacho” y “colaborador”. La mujer recordó, además, que Cano había abierto el local “con la indemnización con la que lo habían despedido de otro trabajo”.

Durante la tarde, decenas de vecinos cortaron el tránsito frente al negocio de la víctima y quemaron neumáticos, mientras algunos aplaudían o portaban carteles escritos a mano con leyendas como “Justicia. Nos están matando”.

Luego, un nutrido grupo de manifestantes se trasladó hasta la comisaría más cercana, situada en el vecino barrio de San Carlos, donde continuaron con la protesta y se reunieron con autoridades policiales que les explicaron que había suficientes pruebas testimoniales para avanzar en el esclarecimiento del homicidio.

El crimen es investigado por el fiscal Marcos Borghi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza, quien estuvo presente en el lugar del hecho al frente de las primeras diligencias.

Las fuentes judiciales detallaron que en el lugar se secuestraron tres vainas y dos plomos de los disparos efectuados por los asaltantes y que a simple vista el cuerpo de la víctima presentaba cuatro heridas de bala, aunque esto será corroborado luego con la autopsia de rigor.