CERRAR

La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
Deportes 9 de julio de 2021

“Nos llevamos la valija grande”

Raúl Pelorosso, una de las grandes cartas ofensivas de Quilmes, transmite confianza antes del inicio de los play-offs de la Liga Argentina. El equipo marplatense viaja esta noche y debuta el domingo a las 11 ante Lanús. Si llega hasta el final, se quedará en Viedma hasta el sábado 24.

Raúl Pelorosso ante Lucas Pérez, un duelo que se repetirá en cuartos. El tirador admitió que no les gustó que Viedma haya sido elegida como sede de los play-offs.

El plantel de Quilmes parte esta noche hacia Viedma para afrontar los play-offs de la Liga Argentina de Básquetbol desde el domingo. Ese día, a partir de las 11, se medirá con Lanús en el primer partido de la serie de cuartos de final de la Conferencia Sur. “Estamos con muchas ganas. Esto es un desafío para nosotros. Los play-offs es lo más lindo del torneo y esperamos hacer buenos partidos”, aseguró Raúl Pelorosso, la carta de gol más importante del perímetro “tricolor”.

En la capital rionegrina ocho equipos se medirán durante casi dos semanas hasta dirimir al campeón de Conferencia. Si Quilmes supera los cuartos, enfrentaría en semifinales al vencedor del cruce entre Deportivo Viedma y Racing de Chivilcoy los días 16, 17 y 19 (eventual tercero). Y si logra sortear esa instancia, las finales están previstas para los días 21, 22 y 24. Todas las series son al mejor de tres partidos. “Nos llevamos la valija grande”, advirtió Pelorosso en esta charla con LA CAPITAL.

-¿Acomodaron al equipo en la “burbuja” de Olavarría?

-Si no sacábamos tantos partidos, se nos hubiera complicado. Creo que esa presión nos jugó a favor. Resolvimos bien y encontramos la regularidad que no tuvimos en todo el torneo. Fue clave que pudimos defender bien. En ese sentido, hicimos un clic. Eso nos posibilitó atacar más tranquilos y encontrar por fin la química.

-Aunque no dependen demasiado de jugador alguno, ¿es una tranquilidad contar con un jugador como Brown capaz de resolver en cualquier momento?

-Sí, tal cual. En nuestro equipo hay muchos jugadores que pueden anotar. Pero es bueno que cuando uno no está en su día o fue muy “scouteado”, que otro pueda tomar la posta. Ese fue otro de los aspectos en los que avanzamos en Olavarría.

-¿Por qué antes había costado tanto?

-Más allá de los problemas, no encontrábamos la química. Nos costaba mucho no defender bien. No convivíamos con el error del compañero y nos frustrábamos mucho. Pero, de a poquito, pudimos superarlo, fue clave poder hacerlo. Teníamos entender que erámos un equipo nuevo, que nos estábamos conociendo y que nos pasaron muchas cosas: las lesiones de Fran González y Nico Bravo fueron muy dolorosas para nosotros, después vino el corte del extranjero, adaptar a Brown, el contagio masivo de Covid-19 y acostumbrarnos a este formato de juegos tan seguido. Y, para colmo, la zona nuestra fue muy dura, muy competitiva. A punto tal de que no supimos a quién enfrentaríamos hasta último momento. Del Progreso, que parecía seguro adentro, perdió dos partidos y se quedó afuera de todo. Y nosotros perdimos tres partidos (los dos ante Parque Sur y el de Rivadavia) que debimos haber ganado y que nos impidieron llegar más arriba.

-Ante Lanús en Olavarría jugaron el mejor partido de la temporada, ¿sirve como antecedente?

-Es raro. Sirve porque pone la cabeza positiva, pero no te podés confiar. Lanús es un tremendo equipo, con muy buenos jugadores y mucha experiencia. En Olavarría ellos tuvieron un mal día y nosotros el mejor de la temporada. Pero es bueno el antecedente porque indica que, si jugamos bien, les podemos ganar.

-¿Les gusta como rival?

-El otro día charlaba de ese tema con Facu Gago. Yo no quería a Del Progreso, un equipo que te hace jugar mal, que te hincha las bolas. En cambio, a Lanús es como que lo tenemos más claro: Lucas Pérez toma decisiones, ejecuta el pick and roll, hace jugar al equipo…Ojalá no me equivoque.

-¿Cómo se pueden sentir en una burbuja extendida?

-Puede ser duro. No nos gusta que se haya hecho en Viedma, hubiera preferido una cancha neutral, como Ferro u Obras en Buenos Aires. Así nadie tiene ventajas. Pero, bueno, lo más importante es que se juega. Por otro lado, nunca estuve ante la perspectiva de estar tanto tiempo alojado en un hotel por un torneo. Llegado el caso, intentaremos estar lo más concentrado posible.

-¿Se llevan ropa hasta el 24?

-Por supuesto, jajaja…Estoy preparando la valija grande.