11 de septiembre de 2018
Comentarios

En esta nota

Una mordida y el cabello teñido fucsia, las claves para esclarecer un asalto

A fines de junio un taxista fue asaltado y se defendió a los mordiscones. La mujer que lo tenía reducido con un cuchillo sufrió una herida en una mano pero igual se dio a la fuga junto a su cómplice. Semanas después fue detenida.

El taxista no tuvo otra manera de defenderse de la asaltante que con su boca. Apenas sintió que tenía al alcance de una morida la mano de la mujer que le estaba sacando su recaudación a punta de cuchillo, la atacó. Y lo hizo con tanta fuerza que la lastimó y la puso en fuga. Días después la policía pudo confirmar la identidad de la asaltante gracias a la lesión en la mano y de otra seña particular inconfundible: el cabello teñido de fucsia.

La mujer resultó ser Marisol Alonso (27) que recién fue detenida en las últimas horas pese a que el violento asalto al taxista, del que también participó un hombre que permanece prófugo, ocurrió a fines del mes de junio.

La fiscal Andrea Gómez decidió acusarla del delito de robo agravado y lesiones, y ordenó su detención en el destacamento femenino.

La investigación se inició el 21 de junio último horas más tarde de que el taxista de 47 años sufriera el asalto. El hecho se había iniciado a las 5.30, aproximadamente, cuando una pareja subió al vehículo de alquiler en la zona céntrica y pidió un viaje hacia el sur de la ciudad.

Cuando el taxímetro llegó a Valentini y San Salvador, la mujer colocó un cuchillo en el cuello del chofer y le pidió el dinero de la recaudación y otras pertenencias de valor. En ese momento se produjo un forcejeo en el que la víctima fue cortada en la cara y el cuello pero la mujer también se llevó su parte: fue mordida en una mano.

Con la denuncia hecha en la comisaría tercera y la intervención de la fiscal Gómez, se llevó a cabo el reconocimiento fotográfico en la oficina de la OTIP, donde el taxista pudo identificar a Alonso.

Con ese dato la policía allanó un domicilio de Vértiz al 6300 pero no pudo secuestrar elementos vinculantes al asalto, como el teléfono celular robado o prendas de vestir. En cambio, la mujer fue identificada y en una de sus manos mostraba la marca de la dentadura del taxista. También presentaba el cabello coloreado en sus puntas de color fucsia, tal lo descripto por la víctima.

A pesar de esas evidencias, la Justicia necesitaba algunas otras más sólidas, como la declaración precisa del taxista, la que finalmente se pudo materializar en los últimos días. Eso permitió que se autorizara un nuevo allanamiento en la tarde de este martes durante el que Alonso fue localizada y aprehendida. Un buzo con los colores y el escudo de Aldosivi también fue relevante a la hora de respaldar la acusación.

Respecto a la autoría del asalto, los investigadores no tienen dudas sobre la mujer, aunque podría existir un trasfondo de violencia intrafamiliar vinculada con cierta sumisión y obediencia. Esa circunstancia es investigada ahora por la fiscalía, como también la identidad del hombre que fue cómplice en el asalto.

Subir