La Capital - Logo

× El País El Mundo La Zona Cultura Tecnología Gastronomía Salud Interés General La Ciudad Deportes Arte y Espectáculos Policiales Cartelera Fotos de Familia Clasificados Fúnebres
La Ciudad 29 de septiembre de 2020

Ya se realiza en la ciudad un test rápido que arroja el resultado en 20 minutos

Se trata de una prueba de antígenos virales, una herramienta clave y más económica que permite saber en escasos minutos si una persona tiene coronavirus. El laboratorio Fares Taie proyecta su aplicación para el turismo, las instituciones de salud e incluso playas y bares en temporada.

Un laboratorio de Mar del Plata acaba de instrumentar, luego de varios ajustes, un test rápido de antígenos virales cuya principal ventaja es la rapidez con la que se obtiene el resultado. El proceso demora menos de 20 minutos y permite establecer -aunque con un menor grado de certeza que una PCR- si una persona tiene o no coronavirus.

Las pruebas fueron exitosas y hace pocos días el laboratorio Fares Taie comenzó a aplicar estos test rápidos que cuestan casi la mitad que una prueba PCR y el resultado es prácticamente inmediato. Se trata de una herramienta fundamental ante los tiempos que corren y se proyecta su aplicación para el turismo, pero también para geriátricos, instituciones de salud y también playas, bares y otros espacios donde se concentra la gente. Mientras tanto, ya se realiza de manera particular.

El test rápido de antígenos virales puede cambiar el paradigma de la situación actual en cuanto al control y la mitigación de la pandemia. Sin embargo, la explicación en torno a su funcionamiento “no es nada sencilla” e incluso a los profesionales de la salud les resulta complejo volcarla en palabras claras para quienes no son férreos conocedores de la materia.

Básicamente se trata de una prueba más rápida y fácil de hacer. Demanda menos exigencias  de tecnología de laboratorio y no necesita un paso complejo como es la extracción del ARN. Por ende, su costo es significativamente menor a la prueba PCR. Cuesta alrededor de 2900 pesos. Sin embargo es menos preciso o sensible, ese es su único riesgo, la alta tasa de posibles falsos negativos.

Foto: archivo

Foto: archivo

“Las pruebas de antígenos se pueden utilizar en una variedad de estrategias para responder a la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019”, indicaron desde el laboratorio Fares Taie tras la implementación del test.

Sobre esta herramienta, explicaron que hacer una evaluación de utilidad clínica de las pruebas de laboratorio “no es un tema sencillo”, ya que la tendencia de nuestras mentes es a llevar a simplificar todo en un pensamiento dicotómico, “si o no”, es decir, la prueba es positiva y la persona está enferma o la prueba es negativa y la persona esta sana.

El test rápido de antígenos virales puede cambiar el paradigma de la situación actual en cuanto al control y la mitigación de la pandemia. 

En este caso la respuesta no es tan sencilla. Todo test es imperfecto. La variable que considera este test es la “probabilidad condicional”, algo así como la posibilidad de que un suceso ocurra de acuerdo a su probabilidad previa.

La analogía que desde el laboratorio utilizaron para comprenderlo en otros términos, es la siguiente: “Supongamos que estamos en un submarino y vemos una mancha en el radar, ¿cuál es la probabilidad que sea una ballena o un barco enemigo? Esta probabilidad está condicionada a que estemos en una guerra en zona de combate o que estemos en tiempos de paz en una zona de ballenas. Si bien el instrumento de medición es el mismo y lo que vemos es lo mismo, las probabilidades de que sea una ballena o un barco enemigo cambian absolutamente y las decisiones de disparar un misil van a estar asociadas a estas probabilidades”.

Entonces, la diferencia entre la prueba de PCR y los test rápidos pasan principalmente por la velocidad y la sensibilidad. El primero podría ser calificado como más certero, mientras que con el segundo se gana rapidez.

En un ejemplo concreto: un profesional de la salud ingresa a un geriátrico. Si realiza las pruebas PCR debe volver al laboratorio para, en 48 o 72 horas, obtener un resultado certero. Con el test rápido, en apenas 20 minutos -con menos sensibilidad o certeza- se obtiene un resultado, y por ende se puede testear a mayor cantidad de personas.

Utilidad

Los tests rápidos para confirmar positivos son útiles y agregan valor porque “la velocidad de toma de decisiones en estos casos tiene mucho valor”.

También es útil para confirmar rápidamente personas con síntomas o riesgos elevados por el alto valor predictivo positivo.

Además, son útiles para excluir de la enfermedad a personas sin síntomas o de bajo riesgo en una situación donde es necesario definir rápido y no van a estar involucradas en situaciones de alto riesgo frente a un falso negativo, como ir a visitar a un pariente de alto riesgo. 

Puede ser útil, a su vez, para estudios rápidos de vigilancia epidemiológica en barrios, para hacer un relevamiento de la cantidad de casos en lugares de mayor riesgo.

No obstante, no es útil para descartar personas con síntomas o riesgos elevados por la alta tasa de falsos negativos. De hecho, tiene un bajo valor predictivo negativo.

Los tests rápidos son útiles para confirmar rápidamente personas con síntomas o riesgos elevados por el alto valor predictivo positivo.

Turismo

El laboratorio Fares Taie ya acercó al gobierno municipal esta nueva herramienta que se emplea en distintas partes del mundo, con el objetivo de instrumentarla entre los vecinos de Mar del Plata pero también con el objetivo de implementarla de cara a la temporada 2021, para la cual pronto la Provincia dará a conocer los protocolos.

Meses atrás, el intendente Guillermo Montenegro deslizó la posibilidad de abrir el turismo exigiéndole un test de Covid-19 a los visitantes. Sin embargo, luego fue aclarado por profesionales de la salud que la medida no sería 100% efectiva, ya que el turista podría estar incubando la enfermedad y dar resultado negativo, pese a estar infectado.

“Nosotros lo estamos pensando para abrir el turismo. Si se exige un hisopado hecho 48 o 72 horas de viajar y acá en el ingreso en la ruta podemos hacer un test rápido, haciéndolo esperar 20 minutos o menos, se cierra ese período de ventana de tres días. Es un doble testeo y se reduce al mínimo o bien a un número aceptable la posibilidad de que el turista entre a Mar del Plata con el virus”, explicó Hernán Fares Taie.

Por supuesto, el contagio puede darse a la inversa. Mar del Plata es una zona de transmisión comunitaria y un turista “sano” puede contraer el coronavirus en la ciudad. Para ello, desde el laboratorio propondrán que los test rápidos también puedan hacerse en playas, en bares u otros espacios donde se concentre gente, para ampliar la capacidad de testeo e identificar con significativa mayor rapidez a personas infectadas y así mitigar los contagios y los efectos de la pandemia en la ciudad.